Artistas no tan visibles

Lejos de los principales museos europeos y americanos, hay también una movida artística interesante. Por caso, el arte africano promete. Un pequeño recorrido por algunas de las obras plásticas más valuadas que dan cuenta de la vitalidad e innovación para imaginar y crear de artistas continentales

Artistas no tan visibles

No es fácil elegir artistas plásticos/as del variopinto universo que es África, de más de 50 países y habitado por unas 1.200 millones de personas. Hay para todos los gustos, pero el criterio de las obras subastadas en cifras millonarias, puede ofrecer una pauta de quiénes son los/as artistas contemporáneos/as más reputados/as del continente.

Ghana, Etiopía y Sudáfrica. A simple vista, países que no tienen mucho en común más allá de compartir continente y pese a que la mirada simplista foránea a África crea que se trata de un "país" caracterizado por guerras, hambre y epidemias, y/o bellos y primitivos paisajes. De allí provienen los/as artistas renombrados/as, Al Anuatsi, Julie Mehretu y Marlene Dumas. 

Esplendor ghanés (desde Nigeria)

De Ghana proviene el afamado El Anatsui, nacido en 1944, aunque residente y activo en Nigeria donde se radicó tras finalizar sus estudios en la ciudad ghanesa de Kumasi. Además de artista es docente universitario en la University of Nigeria Nsukka. Su "New World Map" (2009) fue vendida por un récord de u$s 781.240 dólares en una subasta de 2012.

Como refleja esa obra, su forma de trabajar es con reciclados y une una serie extensa de productos desechables para crear principalmente enormes lienzos. Dichas creaciones parecieran impresionar generando la imagen de artículos suntuarios (como vestimentas de la realeza Ashanti, un importantísimo grupo poblacional de Ghana), pero en realidad se trata de materiales módicos, como aluminio, madera y cobre. El artista fue por más y el año pasado un comprador de la India adquirió su "Earth developing more roots" (2011) por € 825.000, un tejido enorme realizado con tapones de botellas de aluminio y alambres de cobre.

Pinturas abstractas

Del país cuna del movimiento rastafari proviene la artista Julie Mehretu, nacida en 1970, de madre estadounidense y padre etíope, una de las tantas familias que debieron marcharse del país en los turbulentos años 70, instalándose en la patria de su progenitora. En la ciudad de New York comenzó a hacer carrera a partir de sus gigantescas pinturas que atraviesan su experiencia personal y la temática de un mundo convulsionado: el racismo, la opresión y la violencia.

La obra "Retopistics: A Renegade Excavation" (2001) fue vendida en 2013 por u$s 4,6 millones en la ciudad donde la artista reside hace unos 40 años. Al año siguiente "Mumbo Jumbo" (2008) superó dicha venta, al ser adquirida por u$s 4,85 millones. La artista creó, entre otras producciones bien visibles, el famoso mural de las oficinas centrales de la firma Goldman Sachs.

Recuerdo de la niñez

En 1953 vino al mundo la galardonada pintora Marlene Dumas en la ciudad sudafricana de Cape Town. Le tocó ser testigo del infame Apartheid, sistema que marcó a fuego en parte su obra y con el que creció. Hoy vive y trabaja en Ámsterdam.

Pinta sobre todo retratos. "The Teacher" (1987) evoca el régimen de segregación racial al ser un recuerdo de una clase de la artista de pequeña, un lienzo vendido por u$s 3,34 millones en 2005, el más cotizado por el momento de Dumas. Más actuales, "Night Nurse" (2000) alcanzó los u$s 2,51 millones en 2016 y "The yellow fingers of the artist" (1985) y "Colorfields" (1997), u$s 3,61 y u$s 4,17, respectivamente, en subastas de 2017.

Misterio nigeriano

Se develó el misterio de "La Mona Lisa africana", cuyo nombre es "Tutu", obra perdida desde su última exposición, en 1975. El cuadro retrata a una princesa yoruba, Adetutu Ademiluyi, y fue creado un año antes por el artista nigeriano Ben Enwowu. El autor es de origen igbo, por lo que su obra se convirtió en icónica al ser un símbolo de la reconciliación tras la Guerra de Biafra, en donde los igbo intentaron la secesión provocando más de 1 millón de muertes. La obra apareció en un departamento de Londres y fue subastada en 1,36 millón de euros.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping