Soy Rada

Empezó como artista callejero y ya trabajó para YPF, Adidas, Motorola y Chevrolet: hoy debuta en la tele

Agustín Aristarán se encontró con el negocio de la publicidad en las redes y de la monetización en otras plataformas, que ya domina como experto. Hoy estrena su nuevo programa en El Trece

 Mago, comediante, actor, músico, emprendedor. YouTube, Instagram, Twitch, Twitter, Spotify, Netflix, Flow y desde hoy la pantalla de El Trece... Las listas de universos de Agustín Aristarán -Soy Rada- son cada vez más extensas. Pero la etiqueta de creador lo atraviesa todo. 

Este bahiense que comenzó como artista callejero y siguió con actos en eventos, asegura que llegó al mundo de las redes "en el momento justo" (era el año 2013) y que, al principio, servían como estrategia para lograr que la gente comprara una entrada para verlo en el teatro. 

Luego se encontró con el negocio de la publicidad en las redes y de la monetización en otras plataformas, que ya domina como experto, y hace tres años creó Juegue, una agencia y productora de contenidos digitales.  

 "Hay un laburo muy grande atrás para que las cosas vayan sucediendo. No era tan fácil de visualizar lo de hacer un negocio al principio. Pegarla es muy efímero. El gran laburo está en mantener la nave", asegura en diálogo con APERTURA y dice que para lograrlo hay que hacer mucho y mantenerse genuino. 

"En un medio donde lo primero que ponés es un filtro, digo ‘ser genuino'", explica y menciona que hoy ya son un gran equipo que para llegar a los números que tiene (más de 1,5 millones de seguidores en Instagram y contenidos que se reproducen en Netflix o Flow) el proceso también requirió de mucha capacitación e investigación. 

 "Todas las redes son perversas y quieren que des más. Las más amigables son YouTube y Twitch, o el streaming en general, porque son las que más facilidades dan al creador en cuanto a herramientas de estadísticas. YouTube también en la monetización y Twitch en la libertad que tenés para hacer lo que quieras", explica sobre las plataformas, pero asegura que siempre optó por buscar la publicidad más que otras formas. "Lo prefiero porque no tengo que estar tan pendiente del rating. Es como laburar en cable o en aire. Puedo hacer la calidad que me dé el bolsillo para hacer, siempre intentamos que tengan mucha calidad los contenidos, y al tener la disponibilidad económica de los sponsors es mucho más fácil". 

Motorola, Chevrolet, YPF, Colgate, Flow, Bosch y Adidas son las firmas que hacen realidad proyectos como Radahouse, un ciclo que ya va por su cuarta temporada y que su realización implica, según Aristarán, una inversión de varios millones. Ese proyecto da trabajo a unas 45 personas, y Rada explica que sin el apoyo de marcas no se hubiese podido hacer, más allá de que es un programa pensado para YouTube. 

Desde hoy se anima a la pantalla de TV con un nuevo programa que estrena por El Trece. MatchGame irá de lunes a viernes a las 14.30hs y lo tendrá como conductor.

"Las redes son una de las patas comerciales que alimenta a las otras, están todas conectadas", explica el artista y asegura que este vertical ya representa el 80 por ciento de su negocio,  si se habla de facturación. Sin embargo, su corazón está en el escenario: "Representa más que el teatro, aunque para mi alma es 200 veces más importante. Pero esta pata es la que mantiene todo lo demás, que también es un negoción, pero el mundo publicitario es imbatible". 

Juegue, su productora, brinda servicio a todos los sponsors y, además, trabaja en asesoramiento a empresas sobre comunicación digital y contenidos. "Hoy ya hay mucha más claridad de las empresas sobre qué es lo que quieren de los creadores. Entendieron que van a llegar directamente al target que necesitan de una manera muy simple, directa y mucho más barata que la publicidad tradicional y con una devolución de datos automática", explica el creador de la empresa que llamó a Juan Resúa, que venía del mundo corporativo, para hacer de nexo con las empresas. Hoy en la agencia trabajan 8 personas full time, aunque moviliza a unas 25 para los distintos proyectos.

La versión original de esta nota se publicó en el número 332 de revista Apertura.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios