Un rompecabezas  en la mitad del mundo

La cara más genuina de Ecuador puede verse en sus mercados pueblerinos y sus artesanías, tanto como en las maravillas naturales que deslumbran en las Islas Galápagos.

Un rompecabezas  en la mitad del mundo

En Ecuador hay un mercado indígena para cada día de la semana, y hay un pueblo para cada tipo de artesanía. Luego de visitar la ciudad, la iglesia de San Francisco, en el corazón de Quito, y sus edificaciones históricas que se levantan desperdigadas por la urbe, una buena idea es salir de la capital con rumbo norte hacia el cercano pueblo de Calderón, donde se elaboran preciosas figuras de mazapán. Más adelante, cruzando los valles de Guayllabamba y Cayambe se llega a San Antonio de Ibarra, famoso por las tallas de madera que realizan sus habitantes. También merece la pena hacer una parada en Cotacachi, un pueblo dedicado a la confección de artículos de cuero, y que posee una iglesia cuyo interior está íntegramente pintado con motivos locales.

Pero, sin dudas, el fin de fiesta es Otavalo, donde tiene lugar la más famosa feria indígena de Sudamérica. En este pueblo, a unos 100 kilómetros al norte de Quito, se pueden encontrar todo tipo de tejidos y tapices, adornos, blusas y vestidos bordados, bijouterie hecha con materiales autóctonos, pinturas naif y esculturas. Además, suelen ofrecerse los famosos sombreros panamá, que los ecuatorianos aseguran son de origen nacional, y que se vendían a ese país centroamericano del que tomaron el nombre. Cierto o no, es un hecho que los que venden en Otavalo son de excelente calidad, y algunos hasta pueden doblarse como una tela y al abrirlos retoman su forma original. Los hombres otavaleños, sencillos y amables, visten sobrios pantalones negros, camisa blanca y el pelo muy largo recogido en una trenza en la espalda. Las mujeres, en cambio, complementan sus faldas oscuras con bordados y encajes, y unos collares de colores cubriéndoles el cuello; de acuerdo con su color y su cantidad se establece su importancia social. 

Serenos, seguros, van y vienen por entre el callado fervor de la Plaza de los Ponchos, donde el olor de las comidas típicas se mezcla con el rumor de los visitantes. Allí aparece el retrato más auténtico de Ecuador: el de su gente, el de sus costumbres, el de su arte; una imagen que en el fondo desmiente aquella primera idea de que todo esplendor ecuatoriano ha sido absorbido por las sucesivas dominaciones, ya sean políticas o económicas. En las manos de estos hombres de expresión apacible perdura una riqueza inigualable, inconquistada.

Galápagos: volcanes y tortugas

Chimborazo es el volcán más elevado del mundo. Mide 6310 metros y es ecuatoriano. Aunque no puede igualar esa marca, el Cotopaxi, situado algunos kilómetros al sur de Quito, ostenta el privilegio de ser el volcán en actividad más alto sobre la Tierra. La vista de su cumbre eternamente nevada, a 5897 metros, es imponente. Sin embargo, contar con ella es una cuestión de suerte, ya que muchas veces la niebla envuelve el lugar y hace imposible divisarla.

Más allá de estos datos, lo cierto es que la formación volcánica más inusual y famosa del Ecuador se encuentra a unos 1000 kilómetros de la costa continental: las Galápagos. Aunque muy pocos lo saben, las 30 islas son las cimas visibles de una cordillera sumergida, en las que se ha desarrollado un santuario de fauna y flora con peculiares sistemas de adaptación.

Antiguo territorio de piratas y conquistadores, las Galápagos se hicieron famosas tras la visita, en 1835, de Charles Darwin, quien allí terminó de delinear su famosa "Teoría de la evolución de las especies", inspirado por sus escenarios inigualables: desde selvas y bosques hasta desiertos, paradisíacas playas y enormes extensiones de lava negra. Y en ellos, tortugas gigantes, iguanas anfibias, lobos marinos, pingüinos y decenas de especies de otras aves y peces.

Datos útiles

-Aéreos: Hay vuelos diarios a Quito con precios que empiezan en los $ 8500.

- Impuestos: El tributo para entrar a Galápagos es de u$s 100 por cada turista.

-Hay hoteles para todos los presupuestos; desde alojamientos de lujo de unos u$s 300 la noche, hasta hoteles de tres estrellas por u$s 70.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping