The last dance: por qué ver la serie de Michael Jordan en Netflix que 'esconde' 5 consejos de liderazgo

The last dance: por qué ver la serie de Michael Jordan en Netflix que 'esconde' 5 consejos de liderazgo

En The last dance, la serie de Netflix, Michael Jordan, el famoso basquetbolista de los Chicago Bulls, cuenta cómo motivó a sus compañeros Scottie Pippen y Dennis Rodman para convertirse en los mejores en la cancha. Cuáles son las lecciones de liderazgo de Michael Jordan para la vida y los negocios

Si 'Poco ortodoxa' fue, en abril, la serie de Netflix  de la que todos hablamos, en mayo -el segundo mes de cuarentena  por coronavirus  en la Argentina- la cima del podio es para una serie documental que se estrenó en ESPN y la rompió en la plataforma de streaming, donde compitió con tanques como la nueva temporada de 'Billions' y 'Outlander', más otros lanzamientos que te contamos acá.

El día después del coronavirus: cómo tener éxito como emprendedor después de la cuarentena

En estos tiempos cambiantes, se hace necesario pensar en una total y profunda reinvención personal y laboral. El mundo tal como lo conocimos no existirá más. Y sólo tendrán lugar aquellos que se atrevan a explotar sus dones y habilidades, a salir de la comodidad del sueldo fijo, a desplegar la flexibilidad suficiente para integrar los desafíos, a elevar su compromiso con el nuevo orden.

En 'The last dance', el basquetbolista número 1 del mundo de toda la historia, Michael Jordan, se quiebra y pide una pausa. Dice, palabras más, palabras menos: "No fui amable con mis compañeros porque quería ganar. Quería que todos fuesen la mejor versión de sí mismos. Y pagué un precio alto por ser líder". 

Bajo su comando, los Chicago Bulls pasaron de ser un equipo de segunda a disputar la final de la NBA y ganar varios torneos consecutivos. De hecho, se hicieron de 6 trofeos entre 1991 y 1998, cuando se desmanteló el equipo estrella que también incluía a Scottie Pippen, Dennis Rodman y Horace Grant. No fue la felicidad de ganar lo que motivó al equipo más taquillero de los '90 a ganar sino la competitividad feroz de Michael Jordan y cómo la contagiaba a sus compañeros de equipo.

Estrenos de Netflix en junio: qué series y películas se estrenan: cómo ver Volver al futuro en Netflix

Cuáles son los estrenos de Netflix . Qué ver en Netflix. Lo nuevo de Netflix. Con diferentes variantes, esas son las preguntas que todos nos hacemos cada mes. Y más durante la cuarentena por el coronavirus , cuando todos queremos ver la serie popular del momento.

"Me hizo un mejor jugador", confiesa en la serie su teammate Steve Kerr. "No hay que tener miedo porque estamos para competir. Y en eso, Michael era el mejor. Quería que te lucieras y entonces tuve que mejorar mi juego a otro nivel". 

De este estilo de liderazgo, reconocen los expertos en coaching, se pueden sacar 5 lecciones para aplicar a la vida y a los negocios si se quiere ser el número 1. 

 

1. Ser un competidor feroz

Jordan fue el mejor pero se esforzó para llegar a serlo en nivel superior. Jugaba con talento pero también con furia, como si estuviese enojado con el equipo contrario. En cada partido, entraba a la cancha como si fuese una final y llegaba 45 minutos antes que todos a las prácticas durante la semana. De esa forma, no mejoró solamente su propia habilidad en el deporte sino que también inspiró con su ejemplo a otros jugadores de su equipo. 

2. Estar abierto al feedback 

Algunos competidores extremos tienen, también, un ego enorme. Eso los lleva a pensar que se las saben todas. Michael Jordan resistió esa tentación durante toda su carrera. "Soy una esponja", dice en el documental cuando habla de su relación con Phil Jackson, su entrenador estrella durante gran parte de su carrera. Incluso si no estaba de acuerdo, aceptaba el feedback para ver si había allí algo que aprender. 

Uno de sus ídolos, Magic Johnson, tiene un lugar predominante en la serie. Era su ídolo a seguir y a imitar. Le pidió consejos e incluso escuchó sus críticas. Luego, con un joven Kobe Bryant, intentó emular el sistema de mentor-alumno. "Cuando me preguntan quién es mejor, si Michael Jordan o yo -reconoció Kobe en la serie, unas semanas antes de morir- tengo una respuesta muy clara: nunca hubiese llegado a nada si no fuese por los consejos que me dio". 

3. Ser flexible

Si uno quiere ser líder, tiene que entender que hay que saber cómo funciona todo el sistema. De esa manera, cuando algo falla, el líder sabe dónde y cómo compensar. 

En ese sentido, Michael Jordan era extremadamente versátil como jugador, desde sus primeros años jugando para la Universidad de Carolina del Norte, en donde se destacó en tres posiciones distintas. Más tarde, ya como profesional, esa disposición también ayudó a que el juego en equipo fuera más dinámico porque podía tapar baches. Esa flexibilidad fue clave en su consagración como multicampeón de la NBA. 
 
 
 
 

4. Aprender de los propios errores

En el documental, es increíble ver la manera en la que perder un partido crucial afectaba a Michael Jordan. Él estaba ahí para ganar y simplemente no aceptaba otro resultado. Por eso usaba el fracaso como fuerza motivadora para empujarse a sí mismo y a sus compañeros a mejorar año a año. 

Un ejemplo que marca la serie de Netflix ya es histórico: el equipo que los tenía 'de hijos' era los Pistons de Detroit. Claramente, cada final perdida con ellos lo frustraba a tal punto que se lo ve llorando desconsoladamente en la última que se les escapó. Ese día se prometió que no iba a volver a pasar y entrenó todo el verano para ganar musculatura, su punto débil. Al año siguiente, los Chicago Bulls se cruzaron con su archirrival otra vez en la final. Y esa vez sí alzaron la copa. 

5. Querer ganar más que cualquier otra cosa

No le interesaba jugar para el segundo puesto. En la serie, lo dice claramente: "La gente paga u$s 100 para verme jugar, se toma parte de su tiempo para entretenerse con nuestro juego. No le voy a fallar no dando todo de mí". 

Esa sed, ese hambre por ser el mejor, es lo que lo motivó toda su carrera. Cuando en 1996 se retiró del basquet después del asesinato de su padre, empezó a jugar al baseball y cambió drásticamente su cuerpo para estar a la altura de ese nuevo desafío. Otra vez, no le interesaba ser uno más: quería ser el mejor. "Si eso hizo que no fuese el jugador más amable en la cancha, me hago cargo", reflexiona Jordan hacia el final del capítulo 8. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

MJ had them boys WORKING �� #TheLastDance (via @iamdesibanks)

Una publicación compartida por ESPN (@espn) el

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar