Jaguares perdió la final del torneo Súper Rugby ante Crusaders

El equipo neozelandés logró su tercer título consecutivo y décimo de su historia ante una franquicia argentina que llegó por primera vez a la final.

Jaguares perdió la final del torneo Súper Rugby ante Crusaders

Jaguares de Argentina, perdió hoy la final del torneo Super Rugby al caer ante ante Crusaders, de Nueva Zelanda, por 19 a 3 (primer tiempo 10 a 3), en definición celebrada en la ciudad de Christchurch.

El partido se jugó en el Orangetheory Stadium, Crusaders logró su tercer título consecutivo y décimo de su historia ante una franquicia argentina que llegó por primera vez a la final.

Los tantos del tricampeón se concretaron con un try de Codie Taylor y cuatro penales y una conversión de Richie Mo'unga, mientras que Jaguares sumó con un penal de Joaquín Díaz Bonilla.

Jaguares, dirigido por Gonzalo Quesada, culminó la temporada con 13 triunfos y seis derrotas, mientras que Crusaders ganó 14 encuentros, empató tres y perdió apenas dos ante Waratahs y Chiefs.

El desafío argentino fue inmenso: en final del Super Rugby por primera vez en su historia y en su cuarta participación solamente, los Jaguares se enfrentaron a los Crusaders, ganadores de las dos últimas ediciones en Christchurch, en el sur de Nueva Zelanda.

Los "Crusaders", poseedores del récord de títulos (9), solo han perdido dos de sus 16 partidos de la temporada regular, concluida en primera posición (entre todas las conferencias) y con el mejor ataque (81 tries).

Ese 2016 llegaron los Jaguares al Super Rugby, con el objetivo de mejorar la competitividad de la selección argentina, de la que son el esqueleto. Y si los resultados de los Pumas en el Mundial de Japón (20 de septiembre-2 de noviembre) van en consonancia con los obtenidos por los Jaguares este año, entonces Francia e Inglaterra, sus rivales de grupo en el torneo, deben estar preocupados.

Su progresión, poco evidente en 2016 y en 2017, un poco más visible en 2018, con una primera participación en la fase final (derrota en cuartos de final), fue destacada este año.

Terceros de la temporada regular, lograron la primera victoria de un equipo argentino en Nueva Zelanda (en el terreno de los Auckland Blues a finales de abril), antes de terminar la temporada en tromba con una serie, en curso, de siete triunfos. Su balance frente a la provincias neozelandesas muestra igualmente su evolución: tras haber perdido los siete primeros partidos, lograron después cinco victorias frente a dos derrotas. Aunque nunca han ganado a los Crusaders (dos reveses en 2016 y en 2018).

"Hemos conocido muchas frustraciones, pero cuatro temporadas más tarde, vamos a disputar la final. Es algo loco, increíble", estima el centro Matías Orlando.