Desde adentro: cómo trabaja el responsable de las producciones latinas de HBO

Desde adentro: cómo trabaja el responsable de las producciones latinas de HBO

Roberto Ríos está a cargo de las producciones originales de la señal para América latina. A 15 años de la pionera 'Epitafios', revela por qué la región es una factoría de ficciones rentables. 

El fanatismo de Roberto Ríos por la televisión se remonta a su infancia. Como fiel seguidor de la serie 'Perdidos en el espacio', que se emitía a fines de la década del ‘60 todos los domingos a la tarde en su Brasil natal, recuerda que un verano estaba en un pueblo costero con su familia y le pidió a su mamá si podía acompañarla al centro para ver si había una casa con antena de tevé. Estaba seguro de que si había un chico en esa casa, querría ver la misma serie y no perderse el capítulo semanal. Luego de dar varias vueltas, encontraron una casa con antena y, efectivamente, había un niño de casi la misma edad de Roberto que, cada domingo, veía la misma serie. La familia lo invitó a pasar y vieron juntos el capítulo. Según cuenta el vicepresidente corporativo de Producciones Originales de HBO para América latina, esa anécdota lo acompañó toda su vida. Y moldeó gran parte de su carrera.

Ríos es administrador de empresas, trabaja en la señal de TV paga hace 20 años y es fanático del cine y las series. Su labor es coordinar la producción de todos los contenidos latinos de HBO que emite esa pantalla en casi todo el mundo. Antes, fue periodista de espectáculos. Y, especialmente, un gran investigador: llegó a editar una enciclopedia de cine y televisión con directores, actores y productores de todo el mundo.

Para los televidentes, muchas veces no queda claro qué es lo que hacen, concretamente, los productores en la industria del cine y la pantalla chica. ¿Cómo definiría su labor?

Justamente, mi trabajo es ser invisible a los ojos de los talentos, los directores y los actores. Eso hace un productor: tiene que estar en el detrás de escena de todo. Recuerdo una anécdota de los primeros años, cuando empecé a trabajar con personalidades de Hollywood. Era un encuentro de la industria y yo veía que las grandes estrellas no hablaban entre ellas, sino que siempre lo hacían a través de su productor, que es la persona de confianza de los talentos artísticos.

 

Entiendo que, además, es el responsable de que la obra llegue a término en toda su dimensión, incluido que los actores y directores cobren su cheque, ¿verdad?

Sí, por supuesto: hay toda una cuestión operativa porque mi objetivo es liberar el terreno a los artistas, pero no intervenir en el proceso creativo. Digamos que soy un maestro mayor de obra en una obra en construcción: tengo que lograr que la casa o el edificio se hagan en tiempo y forma pero sin interferir con el aspecto creativo del arquitecto ni con el día a día de los albañiles. Si llevamos esta metáfora un poco más allá, todos trabajamos como productores de nuestra propia vida.   

A diferencia de la tele abierta y algunos canales pagos, HBO no depende de los anunciantes para llevar a cabo la producción de su contenido. ¿Ese atributo, en este contexto actual, es positivo o negativo?

Siempre fue una oportunidad para HBO, no solamente ahora. Al no depender de anunciantes que dictaminen con su pauta publicitaria qué contenidos están bien o cuáles están mal, sino que es la audiencia la que los define, tenemos una mayor libertad. Y eso nos permitió tomar riesgos creativos que otros competidores no pueden asumir. Son historias que, además de ser atrapantes, no es común ver en la pantalla chica, sino más bien en el cine. Eso es lo que ha diferenciado a HBO desde los inicios.  Asimismo, como le damos mucho valor a la libertad de creación, podemos reunir a los mejores equipos de producción y formar alianzas que nos lleven a producir contenidos con los más altos estándares de calidad, logrando que lo que comienza en un papel cobre vida de la manera más impactante.

¿Cómo es el proceso de elegir producciones, reunir al mejor talento disponible y lograr productos de calidad en una industria tan competitiva, donde la demanda de renovación de pantalla es constante?

Todo comienza con una buena historia y personajes entrañables, aunque sean villanos. Sin esos condimentos no se puede hacer absolutamente nada. Hace 15 años, cuando comenzamos con las producciones originales en América latina, no teníamos un conocimiento profundo de cuáles eran las productoras, guionistas o grandes contadores de historias. Y tuvimos nuestra curva de aprendizaje, pero siempre con el objetivo de contar una buena historia con personajes atrapantes. Luego, con los años, confirmamos lo que ya sabíamos: que en la Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México hay un excelente nivel de producción audiovisual. Así, todo resultó menos difícil. En América latina hay buenas historias, además de talento para dirigir y para actuar. 

¿Hubo, de alguna manera, un traslado del expertise que tienen en Hollywood hacia las producciones de América latina?

Por un lado, nuestra experiencia en Hollywood nos permite entender de manera muy precisa los procesos de producción, los tiempos de realización, el manejo de costos y otras cuestiones que tienen que ver con la eficacia en la posproducción para que todo esté al servicio de la historia que se quiere contar. Pero, además, somos grandes impulsores de historias que podrían incomodar a la audiencia: no tenemos miedo de molestar al televidente y no pretendemos contar historias comunes. Nuestro proceso de producción original no busca cantidad sino calidad. Y eso es algo que también hacemos con las historias de América latina, que están exactamente al mismo nivel que cualquiera de Hollywood.    

Sr. Ávila, otro de los hits made in Latam de HBO

Pero debe haber una fórmula…

Dar libertad a los actores, directores y, fundamentalmente, a los guionistas. Por ejemplo: cada episodio de 'Sr. Ávila' llevó 8 días de filmación; con la posproducción, la serie implicó entre 8 y 9 meses de trabajo, más tres meses de preparación, más entre 6 y 9 meses de escritura de los guiones. De esta manera, una temporada de una serie puede implicar entre un año y medio y dos de trabajo. Cada año, además, tenemos en realización dos producciones en Brasil y dos en el resto de América latina. Por eso decimos que somos muy rigurosos con la calidad.

 

15 años de Epitafios

Desde 2003, cuando la serie argentina 'Epitafios' catapultó las producciones latinoamericanas a las pantallas internacionales, se han sumado más de 750 horas de contenidos de HBO en América latina a través de narrativas atrevidas, formatos innovadores y personajes inolvidables. Así, se impulsó la industria de la producción en países como Brasil, México, la Argentina, Colombia y Chile. Y se traspasaron las fronteras con los estrenos simultáneos en más de 50 países de series como 'El hipnotizador', El jardín de bronce y 'Sr. Ávila', serie ganadora del Emmy Internacional.