Workaholic en home office: qué es adicción al trabajo, cómo saber si soy adicto al trabajo, cómo hacer home office

por  DANIEL COLOMBO

Máster Coach Ejecutivo especializado en alta gerencia, profesionales y equipos. LinkedIn Top Voice América Latina 2019. Miembro de John Maxwell Team. www.danielcolombo.com

0

Workaholic en cuarentena: cómo saber si el home office te hizo adicto al trabajo

Debido a la cuarentena por el coronavirus, el home office se volvió la nueva normalidad. Con más de 80 días de confinamiento, el gran problema es poner límites al tiempo que se dedica a lo laboral, una conducta que se puede incluso transferir a los hobbies.

Debido a la cuarentena por el coronavirus, el home office se volvió la nueva normalidad laboral. Más allá de las ventajas que supone en términos de productividad, además de su razón de ser en términos de prevención epidemiológica, esto implica que la gran mayoría no cuenta con las herramientas esenciales de gestión del tiempo. Así, con más de 80 días de confinamiento hogareño, el gran problema es saber poner límites al tiempo que se dedica a lo laboral. De allí que la gran amenaza del home office extendido es convertirse en workaholic.

Salir a correr en cuarentena en Buenos Aires: horario, barbijo, protocolo, cómo evitar contagio y lesiones

A partir del lunes 8 de junio se puede salir a correr en la ciudad de Buenos Aires. En qué horario hacer running, caminata aeróbica o andar en bicicleta. Hay que usar barbijo o no. Cómo evitar lesiones y contagio de coronavirus

El término workaholic es una combinación de work (trabajo, en inglés) y alcoholic (alcohólico) y es una denominación para identificar a los adictos al trabajo.

Adicción a trabajo: test para saber si sos workaholic y 10 claves para superarla

Cómo saber si sos adicto al trabajo

  • Trabajás una cantidad de horas excesiva, y no sabés poner ningún tipo de límites (días, horarios, condiciones).
  • Continuamente asumís nuevas tareas adicionales además de tus responsabilidades habituales.
  • No podés poner freno a tu adicción: sentís un vacío existencial si no estás dedicado a algo productivo (incluso si es un hobby).
  • Dedicás al trabajo hasta un 50% más de horas que la media del resto de tu equipo.
  • Te quedás hasta altas horas de la noche trabajando, o te desvelás y te ponés a 'adelantar' tareas.
  • Comés a las apuradas y prácticamente no hacés pausas (a veces, ni siquiera para ir al baño, porque la ansiedad te hace sentir que es una pérdida de tiempo).
  • No dedicás tiempo equivalente al ocio y al entretenimiento.
  • Te definís como profesional de alto rendimiento, sin tener en cuenta que ese ritmo sostenido a lo largo del tiempo atenta contra tu performance. 

Coronavirus y home office: cómo trabajar en casa y ser productivo en cuarentena

Ante las medidas del Gobierno para suspender las clases y las actividades con público hasta el 31 de marzo, las empresas -incluso las más anticuadas- avanzan con el teletrabajo. Su impacto en los que no están habituados a trabajar desde casa.

  • Vivís ignorando las señales físicas y emocionales del cansancio, frustración, enojo.
  • Tenés alta tolerancia al maltrato, el hostigamiento y los abusos: los considás normales dentro de un marco de alta exigencia.
  • Te sobreadaptás a situaciones, problemas y personas muy por encima de tus posibilidades reales. Estás todo el tiempo sobregirándote en tu entrega de energía hasta el extremo del agotamiento total.
  • No sabés delegar y acumulás responsabilidades porque así sentís que sos más útil.
  • No disfrutás los logros e inmediatamente pasás al siguiente desafío.
  • Te automedicás para seguir adelante, paliando asi afecciones típicas de la adicción al trabajo como gastritis, estreñimiento, alergias, insomnio.

Síndrome de burn out: qué es el estrés laboral crónico, cuáles son los síntomas y por qué pasa más en la cuarentena

Tres disparadores de la adicción al trabajo 

La búsqueda de objetivos rápidos y la inmediatez a la que nos ha llevado el acceso instantáneo a información hacen que exista un aceleramiento en los procesos de trabajo. Muchas personas se vuelven adictas al trabajo a partir del temor a perder su empleo si no rinden, aún a costa de postergar su salud y su vida afectiva.

También son adictos al trabajo aquellos con tendencia a la sobreexigencia: intentan ser perfectos en todo en vez de aspirar a la excelencia, que es hacer lo mejor posible, todo el tiempo, con los recursos disponibles.

El tercer factor es el liderazgo coercitivo: un jefe extremadamente demandante lleva a las personas hasta su límite, un modelo poco efectivo pero aún vigente.

Cómo mantener la motivación en home office: 10 claves para equipos de trabajo en cuarentena

En plena y cuarentena por coronavirus , el home office y otras formas de teletrabajo han puesto de relieve la importancia de los líderes de equipos: de ellos depende en gran medida el éxito de la gestión a distancia.

Sin embargo, es necesario resaltar que cada vez hay más líderes conscientes que trabajan enfocados en el desarrollo humano además del profesional. Y van surgiendo con mucha fuerza los líderes exponenciales, aquellos que pueden articular los resultados que se necesitan manteniendo el foco en las personas, en la sustentabilidad, el equilibrio y una razonable porción de vida personal-profesional para sí y para los colaboradores. En este balance radica parte del éxito de muchas compañías enfocadas en la innovación.

Mentalidad ganadora: cómo entrenar el cerebro para tener éxito

Cómo dejar de ser un workaholic

  1. Buscá ayuda profesional. Un psicólogo o psiquiatra te ayudará a encauzar las prioridades, revisar el origen del trastorno y contener tu adicción. En los aspectos de motivación, metas, liderazgo y rediseño personal y profesional, un coach también puede contribuir.
  2. Cumplí horarios y rutinas de trabajo a rajatabla. Al ajustar estas pautas podrás empezar de a poco a dedicarte a tu familia, ocio, relajamiento y cualquier otra distracción. Es un proceso gradual, pero vale la pena.
  3. Aprendé a delegar. Confiá en tu equipo, compañeros e incluso jefes para que haya equilibrio en el reparto de tareas y responsabilidades. 
  4. Respetá tu cansancio. Frená a tiempo para evitar llegar al agotamiento.
  5. Evitá sobreadaptarte. No sos imprescindible, así que moderá tu ansiedad y tendencia a resolver todo ya y antes que los demás.
  6. Establecé prioridades en la lista de pendientes. Es una herramienta básica de productividad, para ayudar a equilibrar tu vida personal y laboral.
  7. Cuidá tu alimentación y tu descanso. Dormí no menos de 7 a 8 horas diarias y hacé ejercicio físico con regularidad, como mínimo tres veces por semana.
  8. Variá tus rutinas laborales. Alterná momentos de alta demanda de foco y concentración, con descansos y recreación.
  9. Disminuí activamente el estrés. Practicá meditación, yoga, taichi. 
  10. Compartí tiempo cualitativo con afectos genuinos. Dales prioridad a tus seres queridos, colegas y amigos. Son tu círculo de contención.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar