Willem de Kooning, arte, quién fue el padre del expresionismo abstracto y su vínculo con la Argentina

De Kooning, el padre del expresionismo abstracto y su vínculo con la Argentina

Willem de Kooning es uno de los artistas contemporáneos más importantes de la historia. Viajó como polizón desde Holanda en un barco hacia la Argentina, pero en una escala los Estados Unidos decidió quedarse allí

Los norteamericanos han sido los grandes coleccionistas de arte desde fines del siglo XIX a la actualidad, pero no habían logrado que sus artistas fueran reconocidos internacionalmente como lo eran los europeos. Es a partir de la Escuela del Expresionismo Abstracto que logran que algunos de sus artistas tengan un gran reconocimiento internacional. Pollock, Rothko, Still, Gorky y sobre todo De Kooning son hoy figuras indiscutidas.

 

 

Willem de Kooning, nacido en Róterdam, Holanda, en 1904, fue un joven precoz y estudió ocho años en la Academia de Arte del principal puerto de los Países Bajos. No se sabe porqué, a los 22 años viaja como polizón en un barco que venía a la Argentina pero que hizo escala en Estados Unidos y allí baja clandestinamente. Se instala en Manhattan y su gran amigo es otro fabuloso artista, Arshile Gorky. Están muy influenciados por la escuela mexicana como también le ocurrió a Jackson Pollock. Ahí comienza a formarse el Expresionismo Abstracto que es figuración, más cubismo, más surrealismo, un resumen de todos los movimientos artísticos del Siglo XX.

 

 

Vivió en una gran pobreza, incluso su primera exposición, en 1948, es en Blanco y Negro porque no tenía dinero para comprarse colores. Con su mujer Elaine, que era una gran artista, consumían alcohol a toda hora y su relación era tormentosa, pero siempre volvían a estar juntos.

 

'Mujer sentada', insipirada en su pareja Elaine

 

Sus obras más famosas son de la década del '50 y se destacan 6 obras sobre la mujer, que son con ojos gigantes, pechos caídos y mucho empaste y material. Dos de ellas están en el MOMA de Nueva York y la número 3 fue comprada por el financista Steve Cohen, en 2006, en u$s 137 millones, las otras tres están en museos también. 

 

 

En 1970, a instancias de Henry Moore, comienza con la escultura y luego contrae alzheimer, es declarado incapaz y queda bajo la curatela de su hija. La última década de su vida no pudo trabajar y fallece a los 92 años en 1997. Fue un trabajador incansable y sostenía: "No vivo para pintar, pinto para vivir".

 

Obra expuesta en el Museo Thyssen

 

Una de sus obras que perteneció al actor y coleccionista Steve Martin, se vendió hace dos años en un remate de Christie's en 69 millones, y por otra obra de 1977 se pagaron 66 millones. Un coleccionista abonó, en operación privada, u$s 300 millones por su obra "Interchange" y la dejó en préstamo en el Instituto de Arte de Chicago.

Lujuria de color, empaste y creatividad en este holandés que se nacionalizó americano en 1962 y recibió en vida el reconocimiento de todo el pueblo americano.

 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar