Subastan el reloj más deseado por los fanáticos de los autos: es de película

El 12 de diciembre se subasta un reloj mítico. Es uno de los TAG Heuer Mónaco que usó el actor y piloto Steve McQueen en la película Le Mans, de 1971. El modelo revolucionó el mercado porque fue uno de los primeros relojes de pulsera con cronógrafo automático del mundo. Cuándo se remata y cuánto cuesta

El mítico reloj Heuer Mónaco usado por el actor y piloto Steve McQueen en la película 'Le Mans' (1971) saldrá a subasta el 12 de diciembre en Racing Pulse, la subasta insignia de relojes de Phillips en Nueva York.

 

 

Lanzado en 1969, el modelo de TAG Heuer revolucionó el segmento porque fue uno de los primeros relojes de pulsera con cronógrafo automático del mundo, con el Calibre 11 ubicado dentro de la primera caja impermeable del mercado, con forma cuadrada.

Diseñado por Jack Heuer, el reloj recibió su nombre de la famosa pista de carreras de Fórmula 1 y fue elegido por Steve McQueen cuando comenzó la filmación de 'Le Mans' en 1970.

 

 

En palabras de Jack Heuer, bisnieto del fundador Edouard Heuer y presidente honorario de TAG Heuer: “Le Mans fue un momento decisivo en la historia y el legado del Mónaco. Su diseño se adelantó a su tiempo, incomprendido al principio, pero su carácter audaz, su emocionante espíritu de carreras y su estilo vanguardista resonaron en Steve McQueen, y luego el mundo también lo vio. Me conmueve que un monumento de la relojería como este sea también un símbolo de amistad”.

Siendo el último de los 2 relojes de pulsera Mónaco conocidos y regalados por el propio Steve McQueen para ser ofrecidos públicamente, se presenta una oportunidad espectacular de poseer uno de los relojes de pulsera más famosos del siglo XX en Racing Pulse, la subasta de relojes insignia de Phillips en Nueva York.

 

 

Paul Boutros, director de Phillips Watches, Américas, dijo: El Heuer Monaco siempre estará asociado con el glamour y la emoción de las carreras de autos. Nos sentimos honrados de ofrecer este histórico Heuer Monaco, usado por Steve McQueen y regalado a Haig Alltounian en 1970. Conservado en excelente estado original, con su fascinante grabado en el fondo de caja que permanece perfectamente nítido, sin duda puede considerarse como uno de los relojes de pulsera Heuer más importantes de todos los tiempos. Usado en la muñeca de McQueen mientras conduce el Porsche 917 de la película a velocidades superiores a las 200 mph, su increíble procedencia y maravilloso estado de conservación lo convierte en un trofeo para el conocedor".

 

 

La película 'Le Mans' fue el tributo de McQueen a su deporte favorito, y parte de su éxito residió en que "ubicó a los espectadores en el asiento del piloto por primera vez. La película es un clásico recordado por sus innovadoras escenas en la pista". 

Para Jean-Christophe Babin, ex-CEO de TAG Heuer de 2001 a 2013, el mayor logro de Jack Heuer "es haber logrado colocar un cronógrafo 'Mónaco' en la muñeca de Steve McQueen durante el rodaje de la película 'Le Mans'", dado que la marca recibió una exposición inédita hasta ese momento, y que perdura porque continúa asociada a las carreras automovilísticas.

Quizás el miembro más importante del equipo técnico fue el mecánico jefe de Le Mans, Haig Alltounian: aparece parado detrás de McQueen en uno de los pósters de promoción de la película.

 

 

Según reporta el sitio especializado Road & Track, la trayectoria profesional de Haig Alltounain contribuye a la fama del reloj y su valor en el mercado de subastas. Allí se detalla que "era un piloto que competía en su propio Porsche RSK Spider de 1959 pero, cuando se quedó sin fondos, entró a trabajar en Shelby America en la línea de montaje del 289 Cobra, empleo que no le duró mucho porque en apenas dos semanas ya estaba trabajando como mecánico en la división de competición de Shelby. De ahí pasó al All-American Racers de Dan Gurney y en 1968 dio el salto a la Indy 500 como mecánico de Dennys Hulme, con quien entabló amistad. El siguiente paso fue incorporarse al equipo Competition Motors de John Von Neumann, donde ejerció de jefe de mecánicos para pilotos como Richie Ginter y Ken Miles".

Hasta que en 1970 tuvo su gran golpe de suerte profesional. "Ese año la productora de McQueen le pidió si podía ser el jefe de mecánicos para la película, dado que los bólidos que participaban debían estar a punto para que no hubiera accidentes".

 

 

Cuentan desde TAG Heuer que "McQueen apreció tanto a Alltounian por el papel fundamental que desempeñó para mantenerlo a él y a todos en el set con vida que, en el último día de rodaje, le regaló uno de los relojes de pulsera cronógrafo Heuer Monaco que había usado en las escenas más riesgosas". Si bien Haig al principio se negó a aceptarlo, McQueen se le había adelantado grabando la dedicatoria 'To Haig Le Mans 1970' en el fondo de la caja.

Haig Alltounian tuvo una carrera de más de 3 décadas en el automovilismo como piloto, diseñador y mecánico. Ya jubilado, se dedica a la restauración de motos antiguas y clásicas.

 

 En este link hay más detalles sobre la esperada subasta. Si bien el precio base todavía no fue dado a conocer, se estima que alcanzará una cifra histórica dada su singularidad.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar