MIÉRCOLES 28/10/2020

Medio Oriente: las obras clásicas inspiradas en la región arrasan en las subastas

Las obras de los pintores clásicos orientalistas han vuelto a valorizarse y en los diferentes remates llevados a cabo los últimos días en las casas de Londres alcanzaron sumas millonarias.

Medio Oriente: las obras clásicas inspiradas en la región arrasan en las subastas

En la década del 80, Londres comenzó a ser la plaza donde se vendían las pinturas realizadas por artistas europeos en Medio Oriente. Británicos, americanos, franceses, alemanes, austríacos y otomanos, que pintaron coloridas escenas durante el final del Siglo XIX y los primeros años del Siglo XX.

Los franceses destacados fueron Delacroix y Géricault, y el más prolífico fue Jean-Léon Gérôme (1824-1904), quien enviaba al Salón de París sus obras orientales que eran arrebatadas por los coleccionistas.

Además, los pintores que lo admiraban se convertían en sus discípulos y alumnos, como el otomano Handy Bey quien estudió en París nueve años con él. La calidad del detalle de sus obras, hace que los expertos sostengan que debía trabajar con lupas para lograrlo.

Generalmente los artistas orientalistas, hacían bocetos en sus viajes y eran acompañados por fotógrafos para así realizar generalmente sus obras en París. Fue fundamental para promocionar este tipo de pintura un matrimonio inglés que fundó en 1975 su galería Mathaf en Knightsbridge, Londres y en poco tiempo impulsó esta escuela que tenía unos precios promedio de 50 mil dólares y ahora algunos de ellos se han cotizado en tan solo 35 años para llegar a los 8 millones de dólares, como ocurrió con una pintura del turco Handy Bey, hace dos semanas, en un remate de Bonhams en Londres, con una de sus pinturas que estaba tasada en diez veces menos!!

La misma había costado hace 43 años solamente 4 mil dólares, es decir que se valorizó 200 veces. En 1984 se comienza a formar la colección Najd, con 155 obras que ahora se están vendiendo en Sotheby's y que han vuelto a poner a los pintores orientalistas en el tapete. Esta colección es de un propietario anónimo que confió en la galería Mathaf y adquirió todas las obras allí, con una inversión cercana a los 15 millones de dólares y ahora lograrán más de 50 millones en las ventas.

En 1991 hicieron un libro con las obras y también hicieron exposiciones en Sidney y en Nueva York y prestaron obras al Metropolitan hasta hace 3 años. El martes comenzó la venta en Londres y se vendieron 36 obras en 42 millones de dólares.

Cinco de Gérôme se vendieron en 10,5 millones y una pequeña (ver ilustración), pintada en el Sinaí llegó a los 4 millones, mide solo 41x56 cm y el jinete con túnica roja es maravilloso.

Fueron 6 las obras vendidas de Rudolf Ernst (1854-1932) que se vendieron en 4,5 millones, para darse cuenta de su valorización, una comprada en 80 mil dólares hace 35 años se vendió ahora en 1,6 millones (20 veces más).

Siete fueron las obras vendidas de Ludwig Deutsch (1855-1939) en 14 millones, y una de ellas, adquirida hace 6 años, se vendió en 5,5 millones (ver imagen) y triplicó su base, otra multiplicó por 15 lo que había costado hace también 35 años.

El mayor precio fue para una obra de Osman Handy Bey (1842-1910) nacido y muerto en Estambul, fundador del Museo Arqueológico y de la Academia de Bellas Artes, luego de sus estudios en París con Gérôme, son pocas sus pinturas y solamente 20 han salido a la venta en los últimos 35 años.

Tal es el interés por estas obras que algunas recibieron 50 ofertas durante la puja. Una del valenciano José Benlliure subió 11 veces su estimación. Renacen los pintores orientalistas y veremos que comenzarán a aparecer en el mercado estas obras ante la valorización que han tenido en esta semana de ventas.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar