"Las tomas de Buenos Aires no son decoración, son una parte importante de la historia de Nisman"

La serie de Netflix sobre el caso Nisman del realizador Justin Webster no sólo generó "ruido" por su contenido. La estética, la fotografía y el montaje también llamaron la atención y recibieron elogios de parte de los televidentes

Lucas Gath es un director argentino de fotografía de cine y documental, tiene 35 años de edad y 12 años de experiencia en EE.UU. y Europa y colaborando con directores internacionales como Spike Jonze, Luca Guadagnino y Lucy Walker, además de músicos como Black Eyed Peas y Ricky Martin.

Nacido en Buenos Aires, se mudo a Nueva York a estudiar cine donde empezó su carrera.

Desde entonces llegó a filmar en mas de 60 países. Sus trabajos se presentaron en Netflix, BBC, canal+, Apple TV, y en los festivales de Berlin, Cannes, Sundance, Nueva York (Tribeca), y Toronto. Su ultima labor fue para la serie documental sobre Nisman del director Justin Webster que se estrenó en Netflix el 1 de enero.

Estrenos de Netflix en enero: qué series películas y documentales llegan a la plataforma

Mesías (1/1/2020) Un oficial de la CIA investiga a una figura carismática cuyos seguidores creen que puede hacer milagros ¿Será una entidad divina o un peligroso estafador? The Circle (1/1/2020) El concurso que te pregunta hasta dónde estás dispuesto a llegar en las redes sociales por un premio de cien mil dólares.

Más allá de la importancia que tiene el documental en términos políticos y del impacto que tiene en la Argentina, uno de los principales elogios que recibió la producción está vinculado justamente con su estética y fotografía, sobre todo las imágenes aéreas de Buenos Aires.

¿Entonces, cómo es que se definió esta parte de la producción? ¿Qué es lo que quisieron mostrar?

La estética del documental de Nisman la empezamos a trabajar hace muchos años, cuando empecé a trabajar con Justin (Webster, el director del documental), con quien colaboré en proyectos en Escocia, en México, Nueva York, Guatemala, Colombia, etc. Justin es una persona que se toma el tiempo, como director y periodista, para encontrar el diálogo visual que quiere generar. Durante estos años fuimos hablando de lo que es la no-ficción, y como se muestra, como se expresa, como se representa de forma directa sin mostrar algo, o solo representar ciertas cosas que la gente dice.

"Nisman" es el proyecto más grande en el que nos hemos embarcado juntos, por el tiempo que tomó, por la complejidad, porque era también la primera vez que estábamos generando seis horas de material. Y lo interesante de Justin como director es que ve a Buenos Aires "de afuera".

El Caso Nisman llegó al Festival de Cine de San Sebastián: mirá el tráiler

A casi 5 años de su muerte, el caso de Alberto Nisman sigue generando repercusiones: se proyectó en el Festival de Cine de San Sebastián el documental ' El fiscal, la presidenta y el espía', una serie de 6 episodios realizada por el británico Justin Webster, que indaga sobre los hechos que precedieron a la muerte del fiscal.

¿El conocía Buenos Aires?

Conocía pero no venía hace mucho tiempo. Si no me equivoco vino para su luna de miel.

Hay charlas que entre los porteños no tenemos, nosotros sabemos donde queda la Plaza de Mayo, Puerto Madero. Él, cuando llega de afuera y empieza a entender el caso, también empieza a entender las distancias, los movimientos. Si vos ves los planos aéreos, de pronto estás sobre la Plaza de Mayo y la cámara va hacia atrás y entendés que las Torres Le Parc están muy cerca. Y estas series están pensadas para ser vistas en otras partes del mundo con lo que hay que explicar bien las cosas. Tenés que explicar Buenos Aires. Le prestamos muchísima atención a los recorridos que hacían los protagonistas. Es una cosa que trabajamos mucho, explicar dónde está cada cosa "Casa Rosada está acá y la Side está ahí y Nisman vivía allá" Y esa relación es importante. Un húngaro que está viendo la serie tiene que entender la relación física.

Tratamos de ser muy correctos en ese sentido. Hicimos mucho hincapié en no mostrar cosas que vinieran de nuestro imaginario. Las tomas de Buenos Aires no son decoración, son una parte importante de la historia de Nisman.

¿Había algún clima especial durante la filmación teniendo en cuenta el caso?

Todos los protagonistas sabían lo que estábamos haciendo, por eso pudimos trabajar muy tranquilos. Hemos estado en otras situaciones bastante más complicadas, como trabajar en Guatemala donde el clima político es más pesado. Y como acá hubo mucha transparencia era difícil que alguien venga a enojarse.

Pero es un caso grande, complejo y a medida que íbamos avanzando sí tuvimos momentos de sobrecarga de información…

El tema es que ustedes tienen un guión, pero de lo que les van a contar no tienen un guión...

Es verdad, a medida que íbamos filmando iban cambiando las cosas. Filmábamos y de repente se abría el caso. Es decir no entramos a un caso cerrado.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar