Japón y el COI acuerdan y el gran negocio de los Juegos Olímpicos se pospone para el año que viene

Lo comunicaron el martes el gobierno de Japón y el COI. Es la primera vez que se posponen unos JJ.OO. en sus 124 años de historia. Se cancelaron tres veces, en 1916, 1940 y 1944, por las dos Guerras Mundiales.

Japón y el COI acuerdan y el gran negocio de los Juegos Olímpicos se pospone para el año que viene

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se celebrarán el año próximo tras un acuerdo alcanzado el martes entre el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, quienes atendieron a un reclamo de la comunidad internacional en el marco de la pandemia.

Luego de recibir varios avisos en contra de su realización, programada entre el 24 de julio y el 9 de agosto, el país anfitrión, a través del premier Abe, diagramó una charla con Bach y entre ambos se llegó a un acuerdo.

"En las circunstancias actuales y con base en la información proporcionada por la OMS, el Presidente del COI y el Primer Ministro de Japón han concluido que Tokio 2020 debe reprogramarse para una fecha posterior a 2020 pero no más tarde del verano de 2021 para salvaguardar la salud de los atletas y de todos los involucrados en los Juegos", sostiene el comunicado oficial.

En la charla se acordó que la llama olímpica permanecerá en Japón y que se mantendrá el nombre de Juegos Olímpicos y Paralímpicos Tokio 2020.

La suspensión llega en plena crisis sanitaria mundial y bajo la presión de varios pesos pesados del mundo del deporte, entre ellos las influyentes federaciones de atletismo y natación de EE.UU; y los Comités Olímpicos de Canadá y Australia, que advirtieron que no enviarían a sus deportistas a competir en medio de la pandemia.

El COI había anunciado recientemente que se tomaría un plazo de cuatro semanas para decidir sobre la cita olímpica, algo que originó la inmediata reacción de las federaciones, y precipitó la conversación.

Se trata de una medida lógica en la que se evita poner en riesgo a 11.000 atletas y a las demás personas involucradas en la organización del evento.

Es la primera vez que se posponen unos JJ.OO. en sus 124 años de historia -se cancelaron tres veces, en 1916, 1940 y 1944, por las dos Guerras Mundiales-.

De esta manera, el aplazamiento de los Juegos se suma al de otros eventos deportivos importantes a nivel mundial, como la Eurocopa, la Copa América, la NBA, la Fórmula 1 y las principales ligas de fútbol de Europa y Sudamérica.

UN NEGOCIO HISTÓRICO

Los especialistas japoneses ya trabajan para calcular el impacto económico que tendrá aplazar un evento para el cual se habían invertido a la fecha casi u$s 12.000 millones. Están en riesgo no sólo cientos de contratos firmados para su explotación comercial, sino también el costo económico que puede significar este cambio para un país que tenía puesto en los Juegos una gran expectativa para acelerar su economía.

Es que según la firma de inversión SMBC Nikko Securities, el producto bruto interno (PBI) del país se reduciría en un 1,4% interanual por la suspenderse del evento (u$s 70.000 millones). La consultora proyectó que el consumo generado por la competencia debía alcanzar los u$s 6000 millones.

En el caso del COI, sus dos socios principales son el grupo Discovery, que se hizo con los derechos de emisión para casi toda Europa por u$s 1400 millones para el período comprendido entre 2018 y 2024, y el grupo NBCUniversal, que renovó recientemente su acuerdo para Estados Unidos por u$s 7500 millones hasta 2032. La cadena norteamericana tenía previsto más de u$s 1200 millones en ingresos por publicidad, de acuerdo al sitio Palco23.

La segunda fuente de ingresos más importante del ente es la comercial. Los contratos de patrocinio representan un 18% de todo el negocio y en el último ciclo ya se logró superar por primera vez la barrera de los u$s 1000 millones por este concepto.

Actualmente tiene una docena de socios globales, como Allianz, Visa, Atos, Alibaba, Bridgestone, Dow, GE, P&G, Samsung, Intel, Omega, Panasonic y Toyota.

En esta lista no se incluye la larga lista de patrocinios nacionales que se aseguró Tokio, y que batirá todos los récords de facturación por este concepto en la historia del evento.

Los últimos datos revelados por el Comité hablan de ingresos por u$s 3300 millones por auspicios, más que lo que obtuvieron en conjunto Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016.

Es quizás, por estas tamañas cifras que se tardó en tomar una decisión, que fue de aplazamiento y no de cancelación.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar