MIÉRCOLES 21/10/2020

El coronavirus no afecta las subastas de arte, pero faltan compradores y bajan las ventas

Todavía en el mercado de arte no se han suspendido remates o exposiciones a raíz de la epidemia de coronavirus, pero la gente está poco afecta a ver muestras o a concurrir a museos o galerías.

El coronavirus no afecta las subastas de arte, pero faltan compradores y bajan las ventas

No es solamente el mercado del arte el que está sufriendo la incertidumbre que domina el mundo desde hace dos semanas, no es una guerra, o la amenaza de alguna la que ahora sacude al mundo económico, sino que es un virus "el coronavirus", que no se conocía, para el cual no hay vacunas y cuyos efectos se agravan día a día.

Sin hacer nada, el mundo es más pobre sin haber realizado nada para serlo, en muchas partes la gente no sale de sus casas, no consume y se resiente la economía de todo el mundo, cuándo se termina esto o cuáles serán sus consecuencias no lo sabe nadie.

Aún en el mercado de arte no se han suspendido subastas o exposiciones, pero la gente está poco afecta a ver arte o a concurrir a museos o galerías.

No hay dudas que el volumen del mercado será más pequeño, las ventas han bajado en un 5% en el mundo, y un 10% en China, y en un 9% en Inglaterra y han subido un 7% en Francia, creo que este año deberán bajar. Los chinos serán los primeros en comprar menos y otro tanto los británicos que se arrepentirán de su salida de la comunidad europea.

La semana pasada se vendieron en Nueva York unas 400 obras de arte contemporáneo y se recaudaron 54 millones de dólares. Viendo las ventas se me ocurrió recomendarles a tres artistas que considero que están en buenos valores para comprar obras de ellos, si les gusta lo que hacen o hicieron.

Arnaldo Pomodoro (1926) es el más conocido escultor italiano, sus bronces son pulidos y es generalmente la forma de esfera lo que domina sus obras. La de mayor tamaño que conozco está en el Vaticano y fue un regalo del artista a Juan Pablo II, la misma esfera tiene 4 metros de alto y ancho. Sus valores van desde 1000 dólares en adelante y se pueden comprar obras de unos 20 cm en 40 mil dólares. Sus precios son un 15% más bajos que hace 20 años, no todo el arte sube.

George Segal (1929-2000) es otro escultor muy personal y que representa como nadie a la gente de Nueva York en mi opinión. Sus figuras son en yeso blanco o bien son bronces pintados de blanco para parecer de yeso y ser anónimos y solitarios por la gente de Manhattan. Hay obras suyas en múltiples de 150 que se pueden comprar en menos de 5 mil dólares y la semana pasada se vendió un bronce del cual hay 8, pintado en blanco y de tamaño natural de un mujer sentada en una silla que se vendió en 125 mil dólares y hace 6 meses se vendió otra igual en 80 mil dólares en París. En los últimos 20 años su obra vale un 60% menos.

Y finalmente recomiendo a Robert Indiana (1928-2018), este americano hijo de la palabra LOVE, un autorretrato de su obra y la palabra la ha realizado en esculturas, tapices y pinturas. Hay de todos los tamaños y materiales, mis preferidas son las esculturas, el artista intentó registrar la palabra como suya, pero no fue posible y me parece lógico. Su valorización en 20 años ha sido solamente del 15%.

No hay obras de ellos en el mercado argentino, pero enviando un mail a Christie's y Sotheby's, ellos les avisarán cuándo sale algo a la venta.

Ahora a cuidarnos y a no contagiarnos.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar