Coronavirus: duro golpe para Disney, que se ve obligada a cerrar sus parques en China

La compañía tiene predios en Shanghai y Hong Kong. Tuvo que devolver la plata de las entradas, de las reservas de los hoteles y pierde importantes ingresos que le proporciona esta temporada vacacional alta

Coronavirus: duro golpe para Disney, que se ve obligada a cerrar sus parques en China

Por primera vez en la historia Disney se ve obligada a cerrar sus parques temáticos por motivos de salud. Se trata de los predios de Shanghai y Hong Kong, que el domingo clausuraron sus puertas hasta nuevo aviso para evitar contagios del coronavirus.

Esta decisión sin precedentes ha sido anunciada en sus páginas web, donde aseguran que se trata de "una medida cautelar en la línea de los esfuerzos de prevención que se están tomando" en el país y que servirá para garantizar "la salud y la seguridad de nuestros invitados y personal".

El parque temático de Shanghai, que abrió sus puertas a mediados de 2016 con su mayor inversión en el extranjero (u$s 5500 millones) se encuentra a más de 800 kilómetros de la ciudad china donde se originó el brote, Wuhan, de 11 millones de habitantes.

Pero la magnitud del contagio del coronavirus en China es tal que desde este parque temático añaden que toda medida de precaución es poca, por eso aseguran que mantendrán un "cuidadoso seguimiento de la situación" y "anunciaremos la fecha de reapertura una vez confirmada".

La contrapartida económica para Walt Disney supone perder los importantes ingresos que le proporciona esta temporada vacacional alta, ya que coincide con los fastos del Nuevo Año lunar, que duran una semana y provocan todo un éxodo en el país de personas que vuelven a sus ciudades de origen, lo que podría conllevar que se acelere la propagación del virus.

La ocupación del parque de ocio es tan alta para esta época que el pasado año tuvieron que dejar de vender entradas porque se encontraba al máximo de capacidad.

La medida conlleva la devolución del importe de las entradas, las reservas hoteleras efectuadas y otros servicios del parque. Devoluciones que sumadas a las entradas que no se puedan vender para estos días supondrán un impacto financiero de gran magnitud para la compañía.

La noticia hizo que este lunes las acciones de Disney cayeran casi un 3%.

Las ganancias operativas en el parque de Hong Kong cayeron u$s 55 millones a mediados del año pasado, ya que las protestas regionales disuadieron a los turistas, dijo Disney a los analistas en noviembre de 2019. La compañía advirtió que podrían caer hasta u$s 275 millones si la interrupción continúa.

Mientras tanto, el parque de Shanghai disminuyó la asistencia en un 2% el año pasado, según el informe anual del grupo. En una "llamada de ganancias" en febrero, el CEO Bob Iger culpó a la menor confianza de los consumidores. "Eso lo ha hecho menos rentable de lo que esperábamos que fuera en este momento", dijo.

La prolongada guerra comercial de China con los Estados Unidos también ha pesado sobre el gasto del consumidor según Business Insider , y la rápida propagación de un virus letal no ayudará en nada.

Los parques temáticos son un elemento clave del negocio de Disney. Su división de parques, experiencias y productos generó alrededor de u$s 26.000 millones en ingresos, de los cuales u$s 6800 millones son ingresos operativos del año pasado, o aproximadamente el 38% de sus ingresos totales y el 45% de sus ganancias.

Los parques de Disney son de los pocos parques temáticos de todo el mundo que abren todos los días del año, incluida Nochebuena, debido a la alta ocupación durante esas fechas.

Los anteriores cierres de parques se produjeron por motivos de seguridad. Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 cerraron sus parques temáticos de Estados Unidos. Disneyland Paris se vio obligada a cerrar por primera vez en su historia en noviembre de 2015 después de los atentados de París. Y el resort de Orlando cerró en 2016 y en 2017 por los fuertes huracanes.

ALERTA MÁXIMA

La alerta sanitaria por este virus es máxima en China y, por tanto, no sólo afecta de lleno al negocio del ocio, sino también al comercio o al turismo, entre otros sectores.

De hecho, el brote ha provocado que siete películas chinas que se iban a estrenar en la fiesta del Nuevo Año lunar, la semana más taquillera del año en China, pospongan su proyección ya que han cerrado sus puertas 70.000 cines en todo el país.

También permanecerá cerrada por seguridad la Ciudad Prohibida, todo un icono del turismo en Pekín. Pero también el Templo del Lama y el Parque de la Tierra, populares lugares de celebración del Año Nuevo de los pequineses. También cerrarán el Museo Nacional, la Biblioteca Nacional, el Museo de Arte y la Mansión del Príncipe Kung.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar