Berthe Morisot: el regreso de "la gran dama del arte" a los primeros planos

Es una de las diez pintoras mujeres más reconocidas en la historia del arte universal y con tres importantes muestras por delante en París, Filadelfia y Dallas, posiblemente sus obras aumenten su cotización

Berthe Morisot: el regreso de

Berthe Morisot nació en 1841 en una familia acomodada y con unos padres que apoyaron su dedicación al arte, pese a los consejos "machistas" que no era un mundo adecuado para señoritas, como ella y su hermana Edma.

Vivían en una lindísima casa en el barrio más aristocrático y con las mejores mansiones de Passy en París, donde se encuentra el Bois de Boulogne y las mayores embajadas, como la Argentina en la Av. Foch. Y allí permaneció hasta 1895 cuando fallece con tan sólo 54 años, tras dedicarse durante 30 años a realizar 860 pinturas impresionistas.

Las hermanas Morisot tuvieron de adolescentes dos profesores, y a los 20 años las orienta Camille Corot que las introduce en el masculino mundo del arte. Así, traban amistad con Pissarro, Degas, Alfred Stevens y Édouard Manet, quienes las visitaban en su casa los días martes, mientras que los jueves se encontraban en la casa de Manet.

Berthe, curiosamente con tan sólo 23 años fue admitida en el Salón de París , adonde expuso durante diez años más hasta que su estilo impresionista hizo que la rechazaran.

Fue mimada de los marchands, y en 1872 Paul Durand-Ruel le compra 22 obras, que años después expone en Nueva York con gran éxito.

Junto con Camille Pissarro participó en la mayoría de las exposiciones impresionistas y en la primera de 1874 expuso cuatro de sus obras, incluso "La Cuna" que hoy podemos ver hasta el 22 de septiembre en el Museo Orsay de París, en una de sus muestras más completas, que luego irá al Museo Barnes de Filadelfia y luego a Dallas.

Pocas obras conocía de ella, hasta que tuve la dicha de ver una fabulosa retrospectiva en el Museo Marmottan hace ya seis años, que luego se expuso en Madrid en el Thyssen y en la National Gallery de Washington.

Es una de las diez pintoras mujeres más reconocidas en la historia del arte universal y es la número uno de las pintoras impresionistas, junto a Mary Cassatt y Eva Gonzalès.

También fue buena amiga de Édouard Manet, quien realizó numerosos retratos de ella y posó para alguna de sus mejores pinturas como "El Balcón".

A los 33 años se casó con el hermano menor del pintor: Eugène Manet, y al año quedó embarazada de su única hija Julie, quien fue modelo de muchas de sus obras y que cuando ella y su marido fallecen queda al cuidado de Edgar Degas.

Son sus amigos artistas los que luego de su muerte montan una gran retrospectiva con 380 de sus pinturas. En los últimos años de su carrera y por su amistad con Auguste Renoir, su pincelada se hace más libre y rápida. Son los blancos y los verdes claros sus colores preferidos y toda su obra es intimista y refleja una vida burguesa y cotidiana.

Son pocas las pinturas que aparecen en el mercado, unas 6 en el año y 5 de sus obras se han vendido entre 11 y 4 millones de dólares, pero normalmente sus valores no llegan al millón.

Ahora con estas tres importantes muestras en París, Filadelfia y Dallas, posiblemente aumente su cotización y llegue a los valores mayores. Tierna, cálida y revolucionaria para su época, con justeza se la llama "La gran dama de la pintura". En nuestro Museo Nacional de Bellas Artes hay una de sus obras que es un placer disfrutar.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar