Barça - Real, más que un partido un gran negocio, pero esta vez blindado

Hoy se juega uno de los clásicos del fútbol más importantes del mundo, tanto en lo deportivo como en lo económico, a lo que que hay que sumarle en esta ocasión un importante y peligroso componente político

Barça - Real, más que un partido un gran negocio, pero esta vez blindado

Dos meses después de que el partido más importante de la liga española (y quizás del mundo) fuera aplazado debido a protestas independentistas, Barcelona recibirá hoy a Real Madrid (ESPN2, 17 hs) con nuevas marchas programadas.

El choque podría tener un gran impacto en la lucha por el título: el campeón, Barcelona lidera la clasificación tras 16 jornadas, empatado en 35 puntos con el Madrid, aunque con mejor diferencia de gol.

La ciudad catalana está mucho más tranquila desde entonces, sin embargo el grupo de protesta catalán Tsunami Democratic llamó a los partidarios de la independencia a reunirse en varias áreas que rodean el estadio cuatro horas antes del comienzo del clásico.

El grupo, que organizó protestas masivas en el aeropuerto en octubre y bloqueó una gran autopista, dijo en sus cuentas de redes sociales que más de 25.000 personas han confirmado que participarán en las marchas.

Este encuentro se ha convertido en el mayor espectáculo del mundo, capaz de reunir a 650 millones de espectadores frente a los televisores en más de 180 países. Es la gallina de los huevos de oro de La Liga y el motor de crecimiento económico y expansión internacional de Barça y Madrid.

De acuerdo a un análisis del diario local La Vanguardia, todos en Barcelona se entusiasman con la posibilidad de volver a ganar la Champions. Pero a efectos prácticos de las cifras y el marketing, es más relevante el clásico para el Barça que una final del torneo regional, especialmente si los equipos llegan al enfrentamiento igualados en la clasificación.

Los estudios que maneja el Barcelona apuntan que el principal factor de crecimiento en los países que considera clave es el partido contra el Madrid, el acontecimiento deportivo más seguido a nivel global por delante del Superbowl. La audiencia de la final de la NFL está muy restringida a Estados Unidos, mientras el fútbol es el único deporte global, que presenta un fuerte crecimiento en los mercados que tenía pendientes de conquistar: EE.UU. y Asia.

Los dos clásicos de cada temporada son los dos momentos de mayor exposición global de la marca Barça, lo cual se traduce en ingresos. Cuanto más crezca la audiencia, indican en el club, mayores posibilidades tienen de captar patrocinadores y de renovar al alza los contratos existentes.

También ha entrado en escena, en este sentido, la repercusión en las redes sociales. La media de menciones al Barça en Facebook, Twitter e Instagram en un día de partido se sitúa en 8 millones, cifra que se incrementa hasta los 17 millones con motivo del clásico. Y aunque el seguidor del Barcelona desearía tener al Madrid a 20 puntos, y viceversa, desde el punto de vista del negocio es más conveniente que la situación competitiva esté igualada.

La Liga organiza actos promocionales del clásico por todo el mundo. Es la tarjeta de presentación de un producto único, original y sin competencia que llegará a todos los rincones del planeta a través de casi un centenar de operadores de TV, de los cuales 22 están en China.

Resulta tan vital para sus intereses que la patronal futbolística española solicitó la titularidad de la marca El Clásico, petición que acaba de ser denegada por la Oficina Española de Patentes y Marcas. Así, El Clásico se convirtió en un término que puede ser utilizado sin problemas en el mercado.

En tanto que según el último informe Deloitte Football Money League en el que se analiza el ranking de los clubes más ricos del mundo, El Real Madrid ocupa el primer puesto con 750,9 millones de euros, seguido del Barcelona con 690,4 millones de euros.

El estudio se centra en la capacidad de las entidades para generar ingresos los días de partido, incluyendo la venta de tickets y paquetes de hospitality, los derechos de emisión y las actividades comerciales, como patrocinios, merchandising, tours al estadio y otras operaciones.

En lo que tiene que ver con las apuestas, el local es amplio favorito. El conjunto culé paga apenas 1.70 por dólar apostado, el empate 4.20 y la victoria del equipo de Zidane, que no contará con Eden Hazard, 4.75.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar