Autoestima y autoconfianza: cómo entrenar la confianza, cómo perder el miedo

por  DANIEL COLOMBO

Facilitador y Máster Coach Ejecutivo especializado en alta gerencia, profesionales y equipos. LinkedIn Top Voice América Latina 2019. Miembro de John Maxwell Team. www.danielcolombo.com

0

Los 5 trucos del coaching para tener una actitud de superhéroe en los negocios

El liderazgo emocional se basa en entrenar la autoestima y la autoconfianza. El coaching y el mindfulness son herramientas clave para tener mentalidad ganadora como líder, emprendedor y empleado.

¿Tenés tanta confianza en vos como te gustaría? Sin dudas, la pregunta es capciosa, porque en algún momento todos tenemos bien alta la autoestima pero en otros, decae fuertemente. La autoconfianza permite tener seguridad en uno mismo en los distintos aspectos funcionales de la vida. Constituye la base para afrontar mejor las tareas y los desafíos, y así superarse permanentemente. Por eso, es clave entrenarse para tener una mentalidad ganadora.

La falta de autoestima limita el potencial, porque construye un muro entre quien sos y quien querés ser. Es en esa brecha de autopercepción positiva que perdés, porque permitís que las valoraciones restrictivas copen su lugar.

 

 

La buena noticia es que la seguridad en vos que se basa en la autoconfianza es una habilidad y, como tal, se puede entrenar y desarrollar. ¿Cuáles son los beneficios de confiar en uno mismo?

  • Mayor autonomía para decidir
  • Creciente sentido de disfrute
  • Mejora en la satisfacción sobre quién sos y lo que podés lograr
  • Afrontamiento de los problemas con decisión
  • Equilibrio para pasar del estilo de vida real al deseado

 

 

Cómo entrenar la autoconfianza

 

La emoción del miedo es transversal a la falta de confianza. Es posible que ante determinados estímulos internos o externos, tu valía disminuya tanto que te sientas poca cosa y pienses que no sos capaz de afrontarlos. Sin embargo, el miedo puede ser un motor para impulsarte más allá de esa barrera invisible de la limitación.

La clave está en tomar acción. Los humanos reviven permanentemente el instinto reptiliano de afrontamiento o huida de las situaciones: en el caso de la falta de seguridad y confianza en uno mismo, es este último el que prevalece, anteponiendo todo tipo de excusas y consideraciones que limitan la expansión personal más allá de la zona conocida o habitual.

Sentir miedo es normal: la clave es estar atento a cuando limita (o a veces directamente coarta) todo despliegue y desarrollo. El origen del miedo en la ausencia de autoconfianza puede ser total (te sentís totalmente anulado para tomar decisiones, por mínimas que sean) o parcial (en ciertas situaciones se manifiesta tu falta de seguridad).

 

 

1- Superar el miedo a fracasar

 

Las personas con mayor indecisión interna son las que fantasean negativamente la mayor parte del tiempo. Como el miedo es una construcción interna sobre una expectativa externa aparentemente real (en tu mente), es posible deconstruirla para reconvertirla en algo propositivo que te impulse hacia adelante. Por día tenemos aproximadamente 12.000 diálogos internos: empezá a observar esa autocharla, a detectar qué tipo de palabras te decís, y con qué niveles de certeza les prestás atención y actúas en consecuencia.

En general, el miedo al fracaso se siente como una emoción muy potente que traba, estanca y limita todo tu accionar. La buena noticia es que es posible cambiar las cadenas de creencias para cambiarlas por otras más funcionales para alcanzar tus metas y objetivos.

 

 

2.- Callar los pensamientos negativos recurrentes

 

Tenemos unos 60.000 pensamientos diarios; y según estudios de neurociencias, el 90% son negativos. Uno de los mayores problemas son esas advertencias de fracaso que te decís internamente porque generás profecías autocumplidas. Es decir que, a través de las emociones y sentimientos de tu mente subconsciente, llevás eso que pensás a la realidad, y allí, sencillamente perdés.

Es posible entrenarse en desarmar ese sesgo cognitivo inconsciente de pensar en negativo casi todo el tiempo para llegar a cierta neutralidad funcional que también impulse tu potencial en vez de restringirlo.

 

 

Cómo entrenar la autoconfianza en 5 pasos

 

1 - POSTURA CORPORAL

 

La postura erguida y los hombros hacia atrás es conocida como la pose del superhéroe o heroína. En la Universidad de Harvard experimentaron con 42 participantes. A un grupo le pidieron que sostuviesen esa postura de triunfo durante dos minutos, y a otro, una postura de derrota (hombros caídos, vencidos, hacia adelante, cabeza gacha). El resultado arrojó que quienes tenían la postura erguida se inundarono de sentimientos de poder, fuerza, entusiasmo y confianza; mientras que el otro grupo aseveró sentir abatimiento, angustia, poca autoestima, bajo rendimiento.

  • Toolbox: Antes de enfrentar una situación estresante o difícil, hacer la postura del superhéroe o heroína durante 3 minutos, respirando lentamente hasta llegar a tu máxima capacidad pulmonar. También funciona subir los brazos como si ganaras una maratón; hacer saltos repetidos unas 10 veces como festejando un gol; estirar la columna con la cabeza erguida; cantar o silbar alegremente cada vez que puedas para alentarte.

 

2- TOMAR DECISIONES A DIARIO

 

Un factor decisivo para adquirir autoconfianza es la habilidad de decidir. A muchas personas les cuesta lograrlo, ya que implica un riesgo: las cosas pueden salir bien o no tanto.

  • Toolbox: Empezá por decisiones pequeñas hasta adquirir la destreza de elegir las mejores opciones; evitá que otros elijan por vos (por ejemplo, la comida, la música, la película); analizá pero no demores la decisión (evitá la parálisis por análisis); pensá qué es lo peor que puede suceder respecto a la decisión que tomás y tené en cuenta que, en general, las consecuencias tremendistas son producto de la fantasía más que de la realidad.

 

 

3 - DETECTÁ TUS DISPARADORES DE INSEGURIDAD

 

Todos tenemos algunas teclas internas (situaciones o personas) que, cuando se activan, nos hacen sentir especialmente inseguros. Si logramos detectarlas, habremos superado las barreras invisibles que traban nuestra seguridad.

  • Toolbox: Trabajá con un psicoterapeuta en casos muy limitantes, ya que habrá que bucear en el inconsciente. En otras situaciones, un coach experimentado o un experto en programación neurolingüística pueden ayudarte a esclarecer y reestablecer el circuito interrumpido de seguridad interna para apoyarte en tus fortalezas.

 

4 -ENFOCATE EN TUS LOGROS 

 

Una visión frecuente de las personas inseguras es que se enfocan demasiado en los fracasos o situaciones catastróficas.

  • Toolbox: Hacé diariamente una lista de tus pequeños logros (siempre los hay); detectá los avances en aspectos mínimos para reforzar el centro de recompensa del cerebro (el lugar del auto reconocimiento); trabajá en tus modelos mentales limitantes para detectar creencias y paradigmas que pueden estar coartando tu seguridad.

 

 

5 - REEVALUÁ LA FUENTE DE ESTRÉS QUE BAJA TU AUTOCONFIANZA

 

Sin dudas, la falta de seguridad en uno mismo es motivo de estrés per se. Pero también es posible que sientas que algunas personas o entornos te empequeñecen y así  aparece la falta de asertividad para actuar.

  • Toolbox: Engañá a tu cerebro con palabras superadoras sabiendo que lo que necesitás gestionar es el miedo. Aunque te parezca raro, decite directamente: “Lo sé, sos el que me mete miedo y quiere frenarme. No lo conseguirás esta vez". También trabajá con afirmaciones: son una herramienta excelente para avanzar. Repetite: “Yo puedo”, “Soy valioso/a y supero con éxito esta y cualquier situación que se presente”, “Me amo y me acepto como soy”. Cambiá las palabras que describen la emoción que sentís: en vez de decir “Tengo pánico a esta reunión con mi jefe”, decite: “Me entusiasma tener la reunión con mi jefe y tomaré esa experiencia para aprender y avanzar”. 

 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar