Receta fácil de fondue de chocolate y tarta de manzana y costillas de cerdo con whisky

Receta fácil de fondue de chocolate y tarta de manzana y costillas de cerdo con whisky

Es que al whisky no solo podemos beberlo solo, con hielo, con ginger ale o en algún exquisito coctel como los clásicos Old Fashioned o Manhattan; también podemos morderlo, disfrutarlo en un bocado, siendo protagonista del sabor de un plato en alguna de estas recetas.

El whisky es uno de los destilados más antiguos. Se ha ganado un lugar en los corazones de los bebedores de todo el mundo. Un vaso de whisky da vida a tus sentidos, te permite disfrutar de unas sensaciones en boca y unos aromas únicos. Humo, yodo, miel, hojas de té, cacao, fruta y especias; la lista sería interminable porque el ADN del whisky es vasto y complejo.

Las variaciones son muchas, desde el tradicional sabor acaramelado y meloso del Bourbon o el histórico y especiado whisky de centeno, ambos íconos del estilo americano; hasta el multifacético Scotch o el delicado Irish. Los perfiles de sabor son infinitos, aunque las apreciaciones también pueden variar según los paladares y costumbres de cada consumidor.

Whisky: una historia de guerras, impuestos y contrabando

Pero hoy, no vamos a entrar en los detalles técnicos o geográficos de cada uno de ellos; mejor vamos conocer una nueva faceta del whisky, una muy entretenida: el whisky como un ingrediente. Es que al whisky no solo podemos beberlo solo, con hielo, con ginger ale o en algún exquisito coctel como los clásicos Old Fashioned o Manhattan; también podemos morderlo, disfrutarlo en un bocado, siendo protagonista del sabor de una torta, de un plato o su salsa o en alguna de las recetas que a continuación podés aprender.

Muchos cocineros o expertos en whisky, consideran que una pequeña dosis de este espirituoso, puede ser una sazón original a la comida, un resaltador de sabores como la sal. Quizás un pequeño secreto sea la cantidad y en qué momento o paso de la receta lo agregás, no debería someterse a altas temperaturas porque el alcohol se evapora y también sus compuestos aromáticos se pierden. Así que mejor, poquito pero bueno.

Whisky: conocé a los emprendedores detrás de las etiquetas más caras

Una manera sensata de introducirnos en la cocina con una botella de whisky, seria hurgar en las tradiciones culinarios de los países productores de esta bebida destilada. La cocina regional, esa que se ha construido a través de los años en pequeñas ciudades o pueblos, con los pocos productos locales que estaban a su alcance, casi como una cocina de supervivencia, es en muchos casos, la más auténtica, respetable y me animo a decir, la que pocas veces falla.

En estos países, donde no crece la uva – por cuestión de latitudes – y el cereal ha sido la fuente de alcohol, el whisky se presenta tanto en el vaso como en la cocina. Centenares de recetas escocesas, irlandesas o americanas, tienen el whisky en sopas, salsas, guisos y hasta carnes, así como en mermeladas, o recetas más contemporáneas como helados o budines, por citar algunos ejemplos.

Veamos a continuación algunas recetas sencillas, para cocinar con tu familia o en pareja, sin demasiadas reglas técnicas ni precisiones.

La paradoja del Tennessee Whisky: el más vendido del mundo pero prohibido en su ciudad

Infaltable con un queso

Para comenzar, y si te gusta el queso, esta opción es imperdible. Un camembert horneado, con frutos secos, un rico pan tostado, y un vaso de whisky es todo un lujo.

Los ingredientes para esta sencilla preparación son:

  • 1 queso camembert
  • 4 ramitas de romero
  • 4 ramitas de tomillo (ambas hierbas frescas)
  • 50 g. de nueces picadas (podes reemplazar y/o agregar otras como almendras)
  • 3 cl. de whisky
  • 3 cucharadas de jarabe de Maple o miel

Preparación

  • Calentar el horno a 220 C. (medio).
  • Colocar el queso sobre papel manteca.
  • Mezclar las hierbas con las nueces y picar groseramente.
  • Mezclar el whisky y la miel, rociar sobre el queso.
  • Agregar (sobre el queso), las nueces y hierbas.
  • Envolver el queso, (como un paquetito) colocarlo sobre una placa.
  • Hornear durante 15-20’.
  • Acompañar con pan o tostadas, higos frescos, peras, y obviamente, un Scotch “on the rocks”.

Costillitas BBQ

¿Quien se resiste a unas costillitas BBQ? Pocos. Tiernas y sabrosas, son imperdibles cuando se deshacen en la boca. Uno de sus secretos es la salsa y claro, si esta lleva Bourbon, mejor. Un clásico de la cocina norteamericana.

Ingredientes

Para las costillas:

  • 2 kg. costillitas de cerdo
  • 2 tallos de apio, cortado en trozos
  • 1 cebolla, en rodajas gruesas
  • 2 pimientos rojos, cortados en tiritas
  • 6 dientes de ajos, cortado por la mitad horizontalmente

Para la salsa BBQ:

  • 125ml. de salsa de tomate natural
  • 150 g. de azúcar morena
  • 2 cucharadas de salsa inglesa (ideal la Worcestershire)
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • 1 cucharadita de pimentón dulce (si uno de los 2 es ahumado mejor)
  • 75ml. de vinagre de vino o de manzana
  • 50ml. de whisky Bourbon

Preparación:

  • Colocar en una olla profunda, los vegetales (apio, cebolla, pimiento, ajo), las costillitas y agua hasta cubrir.
  • Llevar a fuego bajo, durante 1 ½ hora o hasta que la carne esté tierna. De vez en cuando chequear la textura.
  • Mientras tanto, preparas la salsa de BBQ.
  • Llevar a fuego bajo la salsa de tomate y el azúcar, hasta que el azúcar se haya disuelto.
  • Agregar la salsa Worcestershire, los pimientos ahumados y el vinagre y llevar a hervor.
  • Cuando hierva, bajar el fuego a mínimo y cocinar durante 5’.
  • Retirar del fuego, y agregar el whisky Bourbon.
  • Cuando las costillas estén listas, retirarlas de la olla y colocarlas en una placa.
  • Salpimentar, y pintar las costillas con la salsa BBQ.
  • Llevar a horno medio, por 20’, volteándolas cada 5’ y repintando la salsa. Y listo!
  • Claro que, si te gusta prender el fuego, podes darles el toque final en la parrilla.

De acompañamiento, proba con un puré de batatas o una ensalada de repollos morado y blanco, con una rica vinagreta agridulce. Y desde luego, un vaso de Bourbon con hielo, o en un vaso alto, lleno de hielo, 3 cl. de Bourbon, piel de limón y completar con soda.

Destilados made in Argentina: quiénes son los creadores de las espirituosas nacionales

Para la hora del té: Irish Apple Tart

Una tradición irlandesa, el Irish Apple Tart o Tarta de Manzana, una delicia para acompañar la merienda, con un toque diferente, en donde el whisky hace de las suyas. Claro que es posible obviar el whisky en el relleno de la tarta, y solo utilizarlo en la crema que la acompaña, para que los niños de la familia puedan disfrutarla.

Ingredientes

Para el azúcar salado

  • 150 g de azúcar
  • 15 g. de sal marina (como Maldon)
  • ralladura 3 limones

Para el relleno

  • 200 g. de pasas de uva
  • 100 ml. de whisky
  • 250 g. de azúcar (si es morena mejor)
  • 1 ½ kg. de manzanas rojas (la rome beauty, tipo arenosa, ideal para cocinar)
  • manteca necesaria
  • 1 pisca de canela (opcional)
  • 300 ml. de crema de leche batida

Para la masa

  • 500 g de harina
  • 250 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar
  • 2 huevos

Preparación

  • Para la azúcar salada (una tradición inglesa imperdible): colocar el azúcar, la sal marina y la ralladura de limón en licuadora y procesar hasta obtener un polvo lo más fino posible.
  • Para la masa: mezclar la harina y la manteca (en cubos muy fría), en una procesadora hasta que tenga la textura de una arena gruesa. Agregar el azúcar y los huevos y pulsar hasta que todos se una. Retirar la masa, integrar un poco más con las manos, cubrir con film y dejar reposar 30’ en heladera.
  • Luego, estirar la masa y colocarla en un molde para tarta, llevar a heladera hasta el momento de hornear. Queda un resto de masa para la tapa.

Para el relleno

  • Colocar las pasas en una sartén con el whisky y agregar 1 cucharadita de azúcar.
  • Llevar a fuego muy bajito (que no hierva), hasta que la azúcar disuelva, y luego retirar del fuego. Colarlas del whisky y reservar*. NO tirar el whisky.
  • Cortar las manzanas en cubos y dorarlas en una sartén con manteca.
  • Agregar la mitad del azúcar y la pisca de canela.
  • Cocinar las manzanas durante 4’ hasta que estén coloreadas, y retirarlas.
  • Encienda el horno a 160 ° C. Hornear la masa por 20’.
  • Luego agregar la mezcla de manzanas y las pasas.
  • Estirar el resto de masa para la parte superior de la tarta.
  • Pinchar la parte superior para liberar el vapor de la cocción.
  • Batir un huevo con dos cucharadas de leche y pintar la tapa de la tarta.
  • Espolvorear con el resto del azúcar. Cocinar hasta que la tapa resulte dorada
  • Finalmente, batir la crema con tres cucharadas del whisky de las pasas*.
  • Servir una porción de tarta, idealmente tibia, acompañarla con crema y la azúcar salada en un tazón para espolvorear a gusto. Por último, un té y un vaso de Irish whisky, suave y frutado, para rematar la merienda.

 

Fondue de chocolate

Y para una tarde de otoño, que mejor con una fondue de chocolate, mientras matamos el tiempo jugando al ahorcado o a la escoba. Nada mejor que un nutritivo chocolate, y un rocío de whisky, el que gustes, para darle un sabor diferente y exquisito.

Rodrigo Bauni, maestro chocolatero y fundador de @purocacao, nos deja los mejores tips, y su receta básica para disfrutar con los niños y su versión “borrachita” para la hora de protección al menor. “Esta es una receta muy simple, rápida de realizar, es un postre riquísimo, entretenido para compartir; además de tener todas las propiedades que aporta el buen cacao y chocolate. No olvdemos que, el chocolate está considerado un super alimento”, nos cuenta Rodrigo, que nos deja 3 opciones para realizar esta receta en microondas, a baño María o en olla a fuego directo, con los 3 mismos ingredientes. O sea no tenes excusas.

Ingredientes

  • 250 grs. cobertura de chocolate 80%
  • 200 grs. crema de leche (no descremada)
  • Rayadura de piel de una naranja
  • 50 cl. whisky, tu favorito, por que lo vas a disfrutar mucho.

*Como el whisky se agrega al final, podes separar antes una cantidad de fondue para los niños de la familia.

Opción 1. Microondas

  • Colocar la crema de leche (en bowl apto para microondas) a calentar 1.5’.
  • Retirar del microondas, agregar el chocolate picado en trozos pequeños y dejar reposar 1’. Llevar a microondas otra vez y calentar de a 30” segundos, retirar y mezclar, hasta que este totalmente fundido.
  • Sumar la rayadura de naranja y el whisky* (o no si queres separar para los niños), y calentar 30” segundos más. Listo. ¡retirar, mezclar y Voila!

Opción 2. Baño María.

  • Colocar la crema de leche en un bowl a baño María, dejar calentar hasta que los bordes de la crema comiencen a hacer microburbujas, colocar en ese momento el chocolate picado en trozos pequeños. Dejar reposar 4’  y mezclar, incorporar la rayadura de naranja y el whisky*.  Mezclar hasta lograr una textura oscura, pareja y brillante.

Opción 3. Olla a fuego directo.

  • Colocar en una olla pequeña, la crema de lecha, y llevarla a fuego bajo, hasta que veamos las microburbujas que se formaran en los bordes.
  • Colocar en ese momento el chocolate picado y apagar el fuego. Dejar reposar 4’.
  • Incorporar la rayadura de naranja y el whisky*, mezclar.

¿Finalmente, con que la acompañamos?

Según Rodrigo: “Frutas que me gustan, banana, naranja, mandarina, pomelo, frutos rojos todos, kiwi, pera, en fin… y las masas, desde un brownie, merenguitos, madalenas, bizcochuelo, medialuna, muffins, también confituras o frutas secas, como ciruelas, higos, y si te animas porba con jengibre confitado (lo conseguis en las dietéticas) y unos cubos de queso azul”. Atención: Tener cuidado de no quemar (no pasar de 60º C), dado que se quema el chocolate y es inolvidable ese aroma. O sea a menor temperatura que la que tomas un mate o un café.

Cómo elegir el mejor chocolate, por el pastelero de los millennials

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar