Qué chardonnay de Argentina comprar: precios de vino chardonnay

Este blanco es el vino del otoño: 10 etiquetas de hasta $12.000 para elegir

El 23 de mayo se celebró el Día Internacional del Chardonnay. Cuáles son los 10 chardonnay de Argentina que hay que probar en cuarentena

Pasan los años, las distintas cepas blancas van y vienen entre las modas de consumo, pero en el mundo queda claro que al chardonnay no hay con qué darle. Más allá del encanto que puedan lograr los chenin blanc del Loire francés, los pinot grigio italianos o los torrontés salteños, la gran variedad blanca -la que se planta en todas las latitudes y en la gran mayoría de los casos es capaz de dar un vino blanco serio- es el chardonnay.

Quién es Matías Merlo de Cucinare: creó el primer tiki bar en Mar del Plata y de la Argentina

Matías Merlo es uno de los mejores bartenders del país. Se hizo famoso por su programa en Cucinare. Abrió hace 10 años Tiki Bar, primero de esa corriente de la coctelería en el país. Así lo reconvirtió para llevar sus 'cócteles de mar' a todo el país

Atención con esto porque aquí reside una de las claves de su éxito: la versatilidad para crecer en los más diversos tipos de climas y suelos, desde Mendoza o la Patagonia, Chablis o Borgoña en Francia, el Valle de Napa, California, o en el Maipo chileno. Y esté donde esté, siempre se adapta al terruño y entrega, además de sus tradicionales notas melosas que recuerdan al damasco o al durazno, algo del carácter del lugar: una mineralidad, un toque almibarado aportado por el sol, su rasgo distintivo. Es, además, injustamente o no, la única cepa blanca que el imaginario colectivo percibe como “de calidad”, y por ello, la más elegida. Lo cual no es poco.

Quién es Rodrigo Calderón, el sommelier de Mauro Colagreco que hace delivery de vino en la cuarentena

Rodrigo Calderón es uno de los sommeliers más importantes de la Argentina. Trabajó junto a Jean Paul Bondoux en el restaurante La Bourgone (Punta del Este, Uruguay) y nada menos que junto a Mauro Colagreco en Mirazur (Menton, Francia), donde alcanzó un hito en su carrera como creador de las cartas de vino de los restaurantes más importantes.

Más allá del crecimiento (acotado) que en los últimos 10 años ha tenido el torrontés local, la Argentina nunca fue reconocida por sus blancos. De hecho, antes del año 2000, eran contados con los dedos de una mano los que ostentaban cierta consistencia desde lo cualitativo.

Quien lideró en Mendoza el desarrollo del chardonnay de gran nivel, y uno de los primeros que lo fermentó en barricas de roble, fue José 'Pepe' Galante, en aquel entonces (década de los ’90) enólogo de Catena Zapata, y quien recibió al consultor estadounidense Paul Hobbs, contratado justamente para lograr un upgrade de los chardonnay de la bodega, allá por 1995. A partir de allí, lentamente, los blancos en general comenzaron a transitar un camino en ascenso, que en los últimos años se amplió positivamente a un mayor número de establecimientos y etiquetas.

La revancha de los vinos blancos

Pero no todo ha sido a favor en su corto devenir como varietal. La señorial chardonnay también cayó trágicamente en los designios de las tendencias, y no sólo en nuestro país, sino en muchas otras zonas vitivinícolas del mundo. Uno de los puntos cruciales entre los que osciló (al igual que muchas otras variedades) fue la sobremadurez de moda. Sucede que más allá del impacto que pueda generar en el paladar la madurez excesiva, cuando la fruta es recogida muy tarde los racimos rebalsan de azúcar y las uvas no tienen nada de acidez, con lo cual, luego los vinos resultaron muchas veces planos, sin un mínimo de frescura; cansaban antes de terminar la primera copa. En nuestro país, hace ya un tiempo, muchos enólogos empezaron a trabajar de manera más cuidada este tema, aunque con resultados disímiles. Algunos han logrado más sutilezas, otros no tanto.

Otra clave está en la vinificación. Al ser una uva corpachona, que da vinos con buena estructura, es de las que mejor se llevan con la crianza en madera. El problema es que en el Nuevo Mundo muchas veces se ha tendido a maderizar a sus ejemplares premium, a sobretostar el chardonnay y que ya desde el aroma se perciba más el roble que la fruta.

 

Cómo elegir un vino para beber en la cuarentena

¿Qué es lo que falta para dar otro paso más con la variedad? Más allá el nivel superlativo que han logrado los muchos chardonnay en nuestro país, hay dos cosas claves. Una es trabajar y entender más las diferentes zonas para comprender la identidad y las características que tienen los distintos terruños de manera más profunda. 

La otra tiene que ver con el trabajo de las bodegas. No podría demostrarlo empíricamente, pero tengo la impresión de que aún no se usó la misma cantidad de tiempo para pulir los chardonnay como sí se hizo, por ejemplo, con los malbec.

Quién es el mejor enólogo argentino de 2020: es de Bodega Norton y fue elegido por Tim Atkin

10 chardonnay para probar este otoño

Chacra Chardonnay 2019 ($12.100)

Algo que jamás nadie hubiera pensado: el más destacado productor de chardonnay del mundo, Jean-Marc Roulot, quien hace vinos en Borgoña, Francia, creó junto al italiano Piero Incisa della Rocchetta (propietario de la Bodega Chacra) el que seguramente sea el más maravilloso vino blanco argentino alguna vez elaborado: Chacra Chardonnay con uvas de la Patagonia. Aromas minerales y de fruta blanca acompañan una expresión salina mágica. Un blanco casi perfecto. Mucha energía, cuerpo muy bien trabajado, sutileza y fuerza. Un ejemplar con el perfil de los grandes chardonnay del mundo. Con 5 ó 6 años de botella, este vino va a lograr una expresión a la que ningún otro ejemplar ha podido llegar.

Otronia Chardonnay III y VI Chardonay 2017 ($4.800)

Otro de los nuevos chardonnay que han entrado en la escena sorprendiendo gratamente. Este blanco, sumamente elegante y complejo, inaugura un terruño nuevo: Chubut. Su expresión es muy singular, bien de clima frío, con aromas a frutas blancas, algo de especias, y notas herbales y silvestres muy atractivas. En el paladar es igual de sobrio: gran estructura y profundidad, acidez en su punto justo, y un ancho de boca muy preciso. Otra muestra del nivel que puede alcanzar esta cepa bien trabajada en la Argentina.

Zuccardi Fósil 2018 ($3.300)

Si dudas uno de los blancos emocionantes argentinos, también impensado unos años atrás. Un 100% chardonnay de San Pablo (Tunuyán) que conjuga a la perfección el filo y la tensión con un medio de boca sólido y compacto. Frutas blancas, especies y mineralidad en nariz, y un paladar más bien austero pero con cierto cuerpo muy equilibrado. Ojalá en las próximas añadas conserve el medio de boca y siga siendo emocionante; si gana el filo y la tensión, se transformará en un blanco eléctrico y perderá tipicidad varietal.

El Enemigo Chardonnay 2018 ($865)

Un chardonnay que tiene el sello autoral de Alejandro Vigil: un blanco algo salvaje, especiado y herbal, muy seductor, con muy buena tipicidad, equilibro y una muy interesante complejidad. Algo untuoso pero delicado, con estructura, muy buena presencia y una acidez impecable. Un chardo verdaderamente increíble que no hay que dejar de probar, que además tiene un excelente precio en relación a su calidad.

Terrazas de los Andes Grand Chardonnay 2018 ($1.200)

Novedad sorprendente de la casa Terrazas, que viene haciendo excelentes ejemplares de este varietal hace muchos años. Un blanco de aromas que combinan intensidad y austeridad, con notas herbales silvestres muy sensuales, de gran elegancia, y un cuerpo compacto pero sutil, muy delicado, vertical, con todo en su lugar. Otro chardonnay más de nivel internacional, para sacarse el sombrero, que crecerá mucho con, al menos, tres años en botella.

Luigi Bosca Finca Los Nobles Chardonnay 2018 ($1.600)

Un chardonnay world class, en este caso de Luján de Cuyo, de fincas viejas propiedad de la familia Arizu. De aromas señoriales, algo gordos y amielados pero nada pesados. Concéntrese y perciba cómo entre su fruta asoma sutil una suave nota a humo; eso es la madera, que con un poco de tiempo se va a amalgamar mejor. En boca es power, untuoso, con gran estructura y graso, aunque sin pasarse de la raya. Ideal para pescados que tengan carácter. Sin dudas puede guardarse unos años más (dos sería ideal); tiene mucho para dar.

Benegas Estate Chardonnay Gualtallary 2019

Sobresaliente chardonnay de zona fría, elaborado con uvas de Gualtallary – El Monatsterio (más de 1450 metros de altura) por Federico Benegas Lynch de expresión limpia, con aromas a frutas blancas, pera y tonos herbáceos muy agradables, y un paladar muy equilibrado entre la estructura, la untuosidad y la acides que hace que siempre transite el camino de la frescura. Un blanco muy actual, de estilo mineral muy definido, elaborado con muy buen gusto; tiene aún tensión para crecer en botella. Gran relación precio-calidad.

Catalpa Chardonnay 2019 ($920)

Un ejemplar 100% Valle de Uco, con la nota a choclo típica de Tupungato y agradables aromas afrutados nada tropicales. Un ejemplar moderno, limpio y muy bien trabajado por el enólogo de la casa, Philipe Caraguel. Lo mejor: es un blanco que siendo estructurado y voluminoso no pierde tensión, y encima, cuando se abre suelta una puntita de mineralidad de lo más interesante.

 

Saint Felicien Chardonnay 2018 ($730)

Considerado por muchos el best value de los chardonnay argentinos. Un blanco amplio, generoso, que llena la boca y seduce con aromas bien típicos de la variedad (durazno, peras maduras, frutas tropicales, pimienta blanca) y un paladar amplio, lleno de fruta, con textura untuosa producto de su crianza en barricas de roble. 

Laborum de Parcela Finca Alto Los Cuises Chardonnay 2018

EL chardonnay salteño, distinto a lo conocido en el NOA, elaborado con uvas de una finca única, casi salvaje, plantada en terrazas en sistema gobelet. Este blanco es intenso como su lugar de origen, con una expresión casi pedregosa, algo cítrica, y un cuerpo compacto, sólido, intenso, y un final de boca largo que remite a cierta expresión silvestre. Ideal para acompañar comidas intensas, quesos blandos.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar