El 'café más caro del mundo': por qué cuesta $ 3360 la taza

El 'café más caro del mundo': por qué cuesta $ 3360 la taza

La cadena estadounidense Klatch Coffee ofrece la cepa panameña Elida Geisha, a u$s 75 el pocillo.

 

La cadena estadounidense Klatch Coffee ofrece en sus locales la taza de café más cara del mundo: cuesta u$s 75 (unos $ 3360 según la cotización del dólar del Banco Nación). 

La razón de este elevado precio se debe a que está hecha con la premiada cepa panameña Elida Geisha, que ganó por segundo año consecutivo el concurso “El Mejor de Panamá”.

Según relata la periodista Ellen Lee en un artículo de BBC Mundo, esta cepa es cosechada en una plantación familiar enclavada en medio de una reserva forestal volcánica en el oeste del país centroamericano.

Barista en casa: cómo lograr el café perfecto en 5 simples pasos

En la Argentina se consume 1 kilo de café per cápita al año. Se trata de una cifra baja si se la compara con otros países de América latina como Brasil (6 kilos) o Costa Rica (1,6 kilos). Pero, con alrededor de 90 establecimientos del rubro, Buenos Aires es una de las ciudades con mayor cantidad de cafeterías de especialidad.

El año pasado, cuando se realizó la subasta por los premiados cafés de Panamá, solamente 454 gramos de esta cepa se vendieron a u$s 803 a un grupo de compradores procedentes de China, Japón, Taiwán y Estados Unidos.

Klatch Coffee, cuya sede está en Los Ángeles, adquirió unos 4,54 kilos en total para ofrecer en sus locales "el café más caro del mundo" a u$s 75 por taza. Este año, la cifra volvió a batir un récord: u$s 1029 por libra. Y Klatch volvió a adquirir parte del lote.

Según el artículo, el precio del café común se encuentra en los mercados globales por u$s 1,10 por libra (0,45 kilos), hundido por un exceso de producción. El valor de esta variedad se debe a varios factores, pero el principal es que se trata de un grano producido a baja escala en un lugar muy difícil de acceder y trabajar.

Qué es el café de especialidad y por qué ahora está de moda en la City

El combo café-oficinista es una tradición. Pero en los últimos dos años, con la llegada de las cafeterías de especialidad al Microcentro, este dúo renovó los votos de su relación.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar