Día del Malbec: cuándo es, por qué y 10 vinos para probar en el Malbec World Day antes de la ley seca

Día del Malbec: cuándo es, por qué y 10 vinos para probar en el Malbec World Day antes de la ley seca

El 17 de abril se celebra el Día del Malbec en la Argentina y en todo el mundo. Ante el avance de la ley seca en varias provincias, vale la pena aprovechar el aprovisionamiento semanal (o el delivery de las vinotecas de barrio) para comprar los 10 malbec de alta gama imperdibles

Desde hace 10 años, cada 17 de abril se conmemora en todo el mundo el Día del Malbec. Si bien es una celebración diferente, ya que la cuarentena porcoronavirus  impide realizar los eventos internacionales que anualmente organiza Wines of Argentina, a través del sitio web www.malbecworldday.com es posible conocer la historia y los números del malbec argentino.

Cuándo es el Día del Malbec y por qué 

El malbec llegó a la Argentina de la mano del francés Michel Aimé Pouget, un agrónomo contratado por Domingo Faustino Sarmiento para llevar adelante la dirección de la Quinta Agronómica de Mendoza e incorporar nuevas cepas europeas como medio para mejorar la industria vitivinícola nacional.

El 17 de abril de 1853 se presentó un proyecto ante la Legislatura de Mendoza para fundar una Quinta Normal y una Escuela de Agricultura. Por lo tanto, esta fecha no es solo el símbolo de la transformación de la vitivinicultura nacional, sino el punto de partida para el desarrollo de esta cepa que hoy es un emblema de nuestro país.

5 tendencias del malbec argentino 

1. Menos fruta y más textura

Gran paradoja: el gran elemento de seducción del malbec y que desde siempre fue la clave de su éxito, su corazón frutal y su expresión definida de frutos rojos (y a veces negros), ha comenzado a dejar de ser protagonista en muchas grandes etiquetas locales. En los últimos años, muchos de los vinos más codiciados y mejor puntuados a nivel internacional no tienen tanta impronta frutal, sino que son el resultado de la búsqueda de expresiones más austeras y minerales, cuya principal característica es la textura. La clave de estos ejemplares está en el terroir: los suelos más pedregosos, con componentes calcáreos, confieren al vino su característica textura en boca. Notas minerales, a piedra húmeda, a tiza y a tierra son descriptores que muchos malbec top buscan tener.

2. Hacia una mayor zonificación

Actualmente es imposible hablar del malbec argentino como uno, simplemente porque a lo largo y a lo ancho del territorio nacional este cepaje se traduce en estilos y tipicidades muy diferentes entre sí. Basta con comprar un malbec de Agrelo, uno de Altamira, uno del Alto Valle del Río Negro y uno Cafayate (entre otros). Por lo tanto, el gran desafío de las bodegas está centrado en buscar las expresiones más puras que esta cepa logra en las distintas zonas. Un ejemplo de esta tendencia es que cada vez hay más single vineyard y single lot, ya que los productores y enólogos se concentran en fincas con climas particulares y suelos puntuales.

Agrelo: cuáles son las bodegas líderes en ese paraíso de Mendoza

3. Menos volumen, más verticalidad

En muchos de los vinos más interesantes que surgieron en los últimos años la impronta no está dada por el ancho de boca ni el volumen, sino más bien por la verticalidad del vino. Son ejemplares más austeros, con buena acidez y más tensión, potentes pero eléctricos. Una muestra de ello es que a diferencia del pasado, cuando los vinos de alta gama eran pensados exclusivamente para la guarda, hoy las etiquetas que salen al mercado pueden disfrutarse de inmediato por tener mayor bebilidad.

4. Madera, sólo como complemento

A diferencia de años atrás, cuando se buscaba que la barrica cediera al vino sus notas de torrefacción (café, chocolate), hoy sólo se busca un aporte mucho menor en términos de aromas y sabores, y siempre detrás de su expresión frutal.

Incluso, actualmente se privilegia más el aporte de la microoxigenación a través de la madera (el intercambio con el oxígeno del exterior durante la crianza). Tal es así que muchos de los vinos más prestigiosos de la Argentina hoy son criados en barricas de roble grandes (de 500 litros) y usadas anteriormente: sólo un pequeño porcentaje del vino lleva madera nueva, o nada. Otra tendencia relacionada es la de los malbec de alta gama sin paso por madera buscando mostrar pureza y varietalidad al máximo.

5. Menos es más

Esta no es una tendencia exclusiva de los malbec sino del vino en general: elaborar los ejemplares prestándole más atención a la viña que a la elaboración. El ciclo consiste en trabajar muchísimo la finca, tener materia prima de la más alta calidad apoyándose en tratamientos orgánicos y biodinámicos, para obtener frutos limpios, sanos y en su punto justo de madurez. Una vez en bodega, la premisa es intervenir lo menos posible: fermentar con levaduras indígenas en piletas de concreto, hacer trabajos de extracción suaves, no exagerar con la crianza en madera, filtrar muy suavemente y tratar de que el vino se exprese por sí mismo.

 

Qué bares hacen delivery de cócteles y vino y recetas de tragos en cuarentena

Una de las actividades que más extrañamos de la vida AC (antes de la cuarentena ) son las salidas a comer y a beber. Visitar nuestro restaurante o bar favorito ya no es posible, pero al menos en muchos casos tenemos la opción de disfrutar de sus platos y cócteles desde nuestra casa.

10 malbec que tenés que probar en cuarentena

1 - Zuccardi Piedra Infinita Malbec 2016 / $ 6200

Este vino acaba de obtener 100 puntos Parker, logro que tiene merecido porque se trata de un malbec emocionante; quirúrgicamente armado entre diferentes lotes de la finca Piedra Infinita, en Altamira, que da como resultado una expresión de altísima elegancia y complejidad. Aromas minerales que recuerdan a su suelo rocoso, y detrás una expresión frutal tímida pero bien definida. Paladar delicado y poderoso a la vez, tenso y muy armónico. Nada falta y nada sobra. Un tinto realmente emocionante.

2 - Angélica Zapata Malbec 2016 / $ 2300

Más importante que su nivel superlativo es la consistencia que muestra través de los años esta etiqueta icónica de la casa Catena Zapata y ya de la Argentina. Es que todos los años el equipo encabezado por Alejandro Vigil vinifica los mismos lotes de cuatro viñedos situados en Lunlunta, Arelo, Gualtallary y Altamira, y luego pasan dos años en barricas (sólo 20% roble nuevo). Es una combinación muy equilibrada entre elegancia, vivacidad, textura sedosa y gran  profundidad. Es un vino de nivel internacional excelentemente pensado para el paladar local. Si bien puede beberse ya, crecerá con el tiempo en botella.

3 - Terrazas de los Andes Parcel Malbec N°12 S Licán 2016 / $ 3500

Muy preciso y sobrio este malbec que nace de una parcela puntual del viñedo Los Castaños, situado en Los Chacayes (1.250 metros). Como todos los vinos de la casa Terrazas, es pulcro y de una prolijidad asombrosa. Fruta negra, notas especiadas, torrefacción de la madera muy bien acomodada, y un paladar igual de limpio y definido. Su terroir de origen se expresa en cierta austeridad muy interesante que nos recuerda su suelo rocoso y poco profundo.

4 - Altar Uco Edad Moderna Malbec 2018 / $ 1200

Un malbec muy puro cuya principal seña de identidad está dada por su crianza en concreto, lo que le aporta cierta austeridad y tensión que le da una textura fabulosa. Detrás de eso vienen sus aromas que recuerdan a hierbas, barro mojado y notas a tomillo, frutas rojas y negras. Su entrada en boca es limpia, fresca y directa; con taninos finos, medio de boca amplio y acidez que lo hace un verdadero vino gastronómico. Un tinto cuya simpleza lo hace complejo.

5 - Atamisque Malbec 2017 / $ 1350

Es lo que se llamó tiempo atrás un “malbec moderno” y un modelo de vino que cambió el estilo en la Argentina: un tinto con  buena madurez, enjundia, fruta roja y negra típica de la Valle de Uco (y algunas notas florales y especiadas), voluptuosidad, crianza en madera e intensidad tanto en nariz como en boca. Proviene de viñedos viejos de La Consulta, y eso se percibe en el equilibro general. Ganará con más tiempo en botella.

6 - Laborum de Parcela Finca Alto Los Cuises Malbec 2017 / $ 1500

Malbec que nace de una finca salvaje emplazada en una quebrada de la Sierra de Quilmes. Sus aromas, distintos a los típicos cafayateños, recuerdan a fruta roja fresca y notas sutiles de ahumados con ciertos toques florales. Su entrada en el paladar es suave y ágil; con gran cuerpo y estructura, taninos presentes y acidez equilibrada. De las más delicadas expresión del NOA.

7 - Altos Las Hormigas Appellation Gualtallary Malbec 2017 /

$ 2000

Uno de los malbec más elegantes y sutiles que se elaboran en suelo patrio. Es el reflejo de un trabajo largo que busca microzonas con suelos pedregosos y calcáreos para mostrar esa expresión puntual de la variedad. Aromas que recuerdan a piedra húmeda y ciertas notas minerales muy llamativas y sensuales, y paladar es tenso, con electricidad pero al mismo tiempo elegante y sin astringencias. Su textura es inigualable. Beber ya o guardar por años.

8 - Luigi Bosca Malbec D.O.C 2017 / $ 660

Fue el primer vino argentino con Denominación de Origen Luján de Cuyo, y un ícono de los vinos de esta zona. De aromas equilibrados, con notas de frutas rojas y especias. En boca es voluptuoso, con taninos finos y amables; más gran carácter, tipicidad y un final profundo con suaves tonos ahumados de la crianza en roble. Es un gran exponente del varietal y del terruño, con buen potencial de guarda.

9 - Zorzal Tinto de Tiza Malbec 2017 / $ 1320

Un malbec de un estilo diferente a lo que se suele beber. Porque no está apoyado en la fruta, sino más bien en la intensidad y la textura que logra por haber sido fermentado en huevos de cemento. Sus aromas intensos remiten a cemento húmedo y grafito, y su paladar eléctrico complementa estructura y volumen, con un cuerpo sedoso de taninos finos. Un tinto de gran acidez y frescura, pero al mismo tiempo sobrada complejidad.

10 - Séptima Tierrra Malbec Oak Free 2018 / $ 1050

Muy interesante este vino apoyado en la fruta, ciertas notas florales y las especias típicas de Gualtallary. Su estilo es maduro, intenso y muy expresivo, aunque posee buena bebilidad y fluidez. En el paladar es amplio y dulzón, con taninos también maduros y redondos. Puede disfrutarse en su juventud.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar