"El tatuaje como industria mueve un montón de plata porque hay muchísimos locales"

Entre este viernes y el domingo se lleva a cabo en La Rural la 16° edición de Tatoo Show, que reúne no sólo a importantes tatuadores de Argentina y el mundo, sino también a barbudos, raperos y fanáticos del rock y las motos.

Diego Staropoli tiene 48 años. Es el fundador y organizador de la exposión anual Expo Tatoo. Comenzó tatuando en el baño del Mercado Central a clientes metaleros, ex convictos, motoqueros, etc. A raíz del evento El Cronista dialogó con él, uno de los pioneros del tatuaje en la Argentina, sobre algunos de los secretos del negocio y la profesión.

- ¿Cómo es la historia de la expo?

- Esta es la edición numero 16. Las 10 primeras fueron en el hotel Bauen. De los 10 años que estuvimos en el Bauen, ya el tercero/cuarto año nos quedó muy chico. Los domingos se juntaban dos cuadras de cola para entrar y el hotel no tiene capacidad. Nosotros ocupábamos todo el espacio que podíamos de los tres pisos disponibles, así en un época llegaron a entrar ahí cerca de 10.000 personas en tres días. Mucho para lo que era el lugar, y pasamos a La Rural donde en tres días llegamos a meter casi 45.000 personas.

- ¿No había otro evento hasta ese entonces?

- Había una que era muy sectario, para un público muy reducido, de música electrónica, más freak, para gente que le gustaba cortarse los brazos o colgarse con ganchos.

Y la nuestra era muy de tatoo, muy de rock, muy de los 50's. Es una expo donde se ve eso. A mi me gusta mucho esa estética y por eso la mantengo. En esta expo nunca vas a escuchar ni música electrónica, ni cumbia, todo rock & roll.

- ¿Cómo es el negocio del tatuaje? ¿cuántos locales hay?

- El tatuaje como industria es muy artesanal. Se legalizó en 2004 en Buenos Aires con un proyecto de ley que redacté yo mismo, que fui el presidente de la única asociación de tatuadores que hubo, se llamaba AtaRa (Asociación de tatuadores y afines de la República Argentina). El tatuaje como industria sí mueve un montón de plata porque hay muchísimo locales.

- ¿Qué volumen de plata maneja el sector?

- No tengo idea, si te digo te miento, y si alguien te lo dice también te miente. No hay un censo de esta actividad. Sí te puede decir que ha evolucionado muchísimo, y los locales en su gran mayoría están bien puestos, que toman los recaudos que tienen que tomar…

- ¿Cómo funciona la actividad en tiempos de crisis?

- Hemos pasado por crisis terribles. En 2001 por ejemplo no podía entrar insumos al país, era imposible seguir tatuando y tatuábamos como podíamos. Como todo rubro que no es vital para sobrevivir es complejo. Cuando las cosas no están bien siente. Pero lo vas sobrellevando. Nosotros hace 26 años tenemos el local y seguimos tirando para adelante todavía.

- ¿Cuánto cuestan los tatuajes?

- Se hacen sesiones. Una sesión de tres horas nosotros la cobramos $ 5000. Hay gente que cobra $ 15.000 y otros que te cobran $ 3000. Nosotros tratamos de estar en el medio. Somos de Villa Lugano y no es un barrio pudiente. Una manga (un brazo completo) por ejemplo, con animales y muchos colores, se va haciendo de a poco, con sesiones de tres o seis horas, sesión simple o sesión doble. La sesión si es simple se cobra $ 5000 y si es doble $ 10.000. Esto está instalado. La gente pregunta cuánto vale la sesión… Pero lo que son tatuajes normales, que se terminan en el día, se cobra por el tatuaje, el mínimo es raro que se cobre menos de $ 1000, porque no te dan los gastos para los materiales, que son muy costosos, todo importado, todo dólar. Todo lo que se usa es descartable, menos la máquina, que no tiene contacto con la piel, el resto se descarta todo.

- En Lugano tienen un local de tres pisos…

- Me ha llevado 23 años poder tener ese local. Toda mi vida apunté a mejorar. El local es muy popular. Nosotros además tatuamos a la mitad de la farándula argentina, a todas las bandas de rock, jugadores de fútbol, políticos…

- Tienen una fundación también..

- Sí, se llama Fundación Mandinga Tatoo. Apadrinamos escuelas desde hace 12 años, y en este momento tenemos 13 escuelas rurales, en Jujuy, Corrientes, Misiones, y Santa Fe y también un hospital. Los abastecemos de ropa, útiles, medicamentos, vamos a los pueblos, tatuamos, juntamos plata para pagar a las cooperadoras, traemos a las escuelas a conocer Buenos Aires. Además hacemos reconstrucciones de areola mamaria de forma gratuita para mujeres que se operaron de cáncer de mama, es decir le simulamos el pezón. Van más de 1200 mujeres a las que ayudamos. También tuvimos un caso de una señora que tenía todo el brazo quemado por violencia de género y le tatuamos toda la cicatriz. Nunca pensó en tatuarse, pero le cambiamos la vida.

- ¿Reciben ayuda del Gobierno en algún aspecto?

Este local (Defensa al 1200 en San Telmo) es del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Nos dieron la tenencia y pusimos la sede la fundación acá, tenemos un consultorio gratuito para prevención de cáncer de mama, y lo que recaudamos en este local me ayuda a poder viajar a visitar a las escuelas, con los camiones, etc.

- Se dice que siempre hay que tener tatuajes impares ¿por qué?

- Te cuento una historia. Empecé tatuando de forma clandestina en un baño en el Mercado Central, en 1990/91. No existían los locales de tatuajes. Cuando abrí el primer local de Mandinga tenía 20 y tatuaba tan poco que a la gente cuando se hacía su primer tatuaje le decía que los tatuajes tenían que ser pares, que no podía ser impar porque sino traía mala suerte. Después lo permutaron y decían que tenía que ser impar. Así que a los 4 días tenían al cliente haciéndose otro tatuaje. Es una estupidez, en ningún país del mundo vas a escuchar que digan eso, no existe.

Todo lo que hay que saber sobre la exposición

Durante 3 días, este fin de semana, Tattoo Show reunirá en La Rural a los más destacados tatuadores nacionales e internacionales, con artistas de más de 20 países, tendrá shows en vivo de importantes bandas y distintos seminarios. El tradicional Miss Tattoo, desfile Miss Pin-Up, concursos de tattoo, de barbas, subasta de arte, foodtrucks y pista de baile al aire libre, espacio kids, zona Gamer con videos juegos y mucho más. Expo de autos Chevrolet organizada por La 15, muestra de motos Custom, seminarios de tattoo, barbería y Bio seguridad para estudios de tattoo. Habrá más de 300 stands de tatuajes con venta de insumos, indumentaria y todo lo relacionado a la industria del tattoo.

Jesse Smith, uno de los tatuadores más reconocidos del mundo, con notable participación en el programa Ink Master, estará por primera vez en Argentina. Además del reconocido artista estadounidense, participarán tatuadores de Polonia, Dinamarca, España, Holanda, Sudamérica, Asia, y Estados Unidos y los exponentes nacionales más destacados.

Smith ofrecerá un seminario el lunes 9 de marzo (posterior a la expo) y Hernán Coretta, artista argentino de los más reconocidos del mundo en el estilo Oriental, lo hará el viernes 6 de marzo. También se dictarán seminarios de bioseguridad a precios muy accesibles, para generar más concientización.

Asimismo durante el evento y como parte de su compromiso solidario, la Fundación Mandinga Tattoo recibirá donaciones de todo tipo, que serán destinadas a las escuelas rurales que apadrina en todo el país.

Para los más chicos vuelve el espacio TattooKids, para que los visitantes puedan disfrutar aún más del evento con sus niños; con todo tipo de actividades y la zona Gamer, dedicada exclusivamente a los videos juegos.

El horario es de 12 a 22 hs en Las entradas cuestan $ 450 y se puede adquirir a través de sistema Ticketek. Y los días del evento de 10 a 18 hs en las boleterías de La Rural.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar