Sergio De Loof en Moderno: entre el under y el mainstream

Sergio De Loof en Moderno: entre el under y el mainstream

El museo exhibe una retrospectiva del artista que trascendió por sus ambientaciones y los bares que fundó a principio de los '90.

Sergio De Loof (Buenos Aires, 1962) es, entre muchas cosas, un ambientador del under. Aunque también se lo conozca como diseñador, empresario gastrónomico, artista y hasta periodista, la muestra que el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires le dedica muestra su trayectoria como creador de atmósferas en una Buenos Aires que ya se había sacudidio el polvo de la última dictadura militar y buscaba divertirse. “¿Sentiste hablar de mi?” recorre la obra de un hombre que fue todo lo que quiso a principios de los ’90.

La exhibición reúne trajes, films, pinturas, objetos que decoraron los bares que fundó o que se utilizaron durante sus desfiles y registros en video de algunas de sus tantas acciones artísticas alojados en ambientaciones dignas de De Loof, desde un espacio que emula una noche en El Cairo hasta una tienda de objetos varios con etiqueta del artista.

Sergio De Loof, el rey del under en los '90 y una exposición provocadora en el Museo Moderno

De Loof fue cofundador de lugares que combinaban gastronomía simple con exhibiciones de arte, desfiles second hand, interacción de diversidades y performanace. Su nombre es sinónimo del bar Bolivia,  El Dorado, Morocco y Ave Porco. En apenas 5 años, entre 1989 y 1994, se forjó un nombre como creador de experiencias pendulando entre el under y el jet set, entre San Telmo y el living de Susana Giménez.

La exhibición fue pensada para ser recorrida en un solo sentido atravesando ambientes que se abren al paso de curvas o entradas bien demarcadas. Cada sala fue decorada de forma diferente, deslizando algunos temas que acompañaron siempre la producción de De Loof: el lujo construido con elementos de segunda mano, la noche porteña, la moda, el espectáculo.

Inicia con una experiencia egipcia, entre pesados cortinados, paredes y columnas pintadas de dorado y almohadones de terciopelo y brocato bordeaux; el ambiente invita a sentarse y relajarse mientras en la pared se proyecta el registro de una experimentación fílmica de mediados de los ’80.

La muestra continúa en un espacio con paredes verdes adaptadas con revestimientos de telgopor pintados de dorado. Allí se ubicaron los primeros maniquís con vestidos hechos con ropa que De Loof conseguía en el Ejército de Salvación o materiales descartables. Se los calzaba a sus amigos sin cuerpos hegemónicos y los hacía desfilar. Música, luces, humo, pasarelas improvisadas, un ir y venir de sujetos que a veces eran registrados por las primeras cámaras de video de uso doméstico.

Su trayectoria como empresario gastronómico se exhibe en forma de registro en video de las atmósferas que creaba a base de una estética propia, artistas, intelectuales y circulantes de la noche porteña. Las pantallas cuelgan de las paredes de un rectángulo negro, por momentos bañadas por la luz de la esfera espejada que cuelga del techo.

La exhibición se abre paso entre trajes hechos con elementos de descarte o con páginas de la revista Vogue. Sobre una pared se proyecta una entrevista que a mediados de los ’90 le realizó Susana Giménez en el living de su programa. De Loof cuenta sobre su obra mientras sus modelos vestidas a base de papel desfilan en el estudio.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Museo de Arte Moderno de Bs As (@modernoba) el

 

De Loof fue también un intento de periodista al cofundar la revista Wipe. Célebre por su tamaño pequeño registraba acontecimientos de la noche. Sus artículos forman parte de la exhibición junto a cuadernos de bocetos y sus obras plásticas en bastidores.

Por último, al mejor estilo de los museos internacionales, el artista montó una tienda de regalos que todo visitante debe atravesar para poder salir de la muestra. Ambientada como un cuarto de Shangai de mitad del siglo XX, entre mobiliario antiguo y paredes de tela roja, vende desde camisas a las que le puso una etiqueta con su marca hasta bisutería que podría encontrarse en cualquier tienda de Once. Un cartel aclara que todo lo recaudado será para solventar al artista.

“¿Sentiste hablar de mi?” de Sergio De Loof puede visitarse en el Museo de Arte Moderno, avenida San Juan 350, hasta el 20 de abril de 2020.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping