Nora Iniesta: entrevista a la artista de la Patria que hace obras sobre Evita y la bandera

La artista, asociada a obras con símbolos y colores patrios, realizó 60 collages durante el aislamiento obligatorio. Confinada en su casa, lejos del taller, trabajó con los materiales de su vida cotidiana. Ya piensa en armar un libro.

Nora Iniesta tenía previsto presentar su último libro, que reúne collages realizados entre 1980 y 2020, a principios de abril en el Museo Nacional de Bellas Artes. La cuarentena por el coronavairus truncó el debut del su nueva publicación y alejó a la artista de su taller, ubicado en la planta baja de un antiguo edificio de San Telmo. Aislada en su hogar, con la ciudad mutada, la inspiración fluyó. Y fluyó tanto que hoy ya piensa en el próximo libro, uno nacido de la pandemia.

El aislamiento obligatorio es para la artista “el tiempo ideal que debería tener uno para crear . Durante 12 horas por día, en su casa, con los materiales que allí tenía, se abocó a realizar collages. Reunió unas 60 piezas que ya envió a fotografiar a un estudio para comenzar a abocarse a la nueva publicación. “Crear en el silencio, vivir para eso solo, no estar corriendo, haciendo tantas cosas , rememora Iniesta sobre un tiempo tan reciente como tan lejano, a medida que las restricciones se liberan y la Ciudad recupera una parte de su ritmo.

Iniesta comenzó a realizar collages en 1980. A lo largo de su carrera exploró todos los formatos de obras y tanto la figuración como la abstracción. Creó con materiales tan básicos como el papel y hasta con los más nobles como el mármol. Se la suele considerar 'la artista de la Patria' por su extensa obra vinculada a los colores de la bandera y los símbolos nacionales, pero ha demostrado en la retrospectiva que le dedicó el Museo de Arte Contemporáneo del Sur, en la localidad de Lanús, que su producción es mucho más compleja.

Nora Iniesta, la artista de los colores patrios y los objetos retro

En el sur, donde Nora Iniesta comenzó a despuntar el hobby de la pintura, se presenta una retrospectiva de su extensa y variada carrera artística que comenzó en Lomas de Zamora y continúa al día de hoy, en un loft de San Telmo donde se encuentra su atelier.

En el prólogo del libro que no llegó a presentar, el curador Rodrigo Alonso habla de la “fascinación por lo mínimo y del “desprejuicio en la manipulación de símbolos e imágenes que ha demostrado la artista. Iniesta recorta una imagen de Evita, la pega junto a una pluma, una mostacilla o una pequeña bandera argentina.

Aparecen figuritas, viejos almanaques y mini juguetes de cotillón. Los conjuga a su manera, con un estilo propio consagrado durante cuatro décadas de collages que facilita reconocer un cuadro de Iniesta entre muchos otros.

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Boquita. Collage 2020.

Una publicación compartida por Nora Iniesta (@iniestanora) el 8 de May de 2020 a las 7:50 PDT

 

Alonso, quien estudió sus collages desde los primeros hasta la actualidad, sostiene que en una instancia temprana de su producción dejaron de ser ejercicios formales “para comenzar a plasmar, a través de ellos, una visión sobre el tiempo y el mundo que la artista habita . Su vida cotidiana le había servido de inspiración durante una estancia en París, a principio de los ’80, cuando echó mano a tickets de trenes, postales y todo tipo de documentos de quien circula una ciudad.

Cuarenta años después, en Buenos Aires, imposibilitada de acceder al mundo de materiales de cotillón y bisutería con los que suele trabajar se volvió a apropiar de su entorno para crear durante la cuarentena. En una escapada a su taller se llevó consigo un sobre con recortes que había heredado de Eduardo Bergara Leumann que incorporó a estos trabajos.

Son obras, tal ella las define, marcadas por la “incertidumbre del momento, por el silencio y el aislamiento . “No dudo que en la obra se refleja lo cotidiano, lo vivido y lo añorado , explica a Clase Ejecutiva. “Cuando todos los artistas estaban en las redes sociales, yo estaba haciendo lo que sé hacer: collage en mi mesa de comedor , afirma. 

 

“Sé que tuve un tiempo creativo muy importante, sé que el resultado es muy muy bueno, no quiero acumularlo o guardarlo , agrega. De allí la idea de comenzar a trabajar ya en su próximo libro. Pero la cuarentena continúa, y la capacidad creativa de Iniesta también. En un último contacto para esta columna la artista adelantó que inició el trabajo de otra serie de collages para conmemorar el año dedicado a Manuel Belgrano.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios