Foto: gentileza Calvaresi
Foto: gentileza Calvaresi

Martín Blaszko: exhiben las esculturas con las que buscó monumentalidad en formato pequeño

La galería Calvaresi exhibe obras del artista que nació en Berlín pero pasó gran parte de su vida en Argentina. Sus trabajos poseen huellas del comunismo que abrazaba, mientras experimentaba con el Madí, la geometría y el informalismo.

Era artista y comunista, pero vivía de su negocio de peletería. En un giro irónico, volverse un comerciante –aunque su propio patrón– le dio libertad creativa para no depender de las modas que le impondría el mercado. Obras de Martín Blaszko (1920–2011), artista con dominio de la pintura, la escultura y el dibujo, se pueden recorrer en la galería Calvaresi en la exhibición 'La armonía con el cosmos'.

La selección que se presenta en el espacio porteño se centra en pequeñas esculturas de bronce con volumen y formas circulares y, por otro lado, piezas realizas en chapa y madera, con rectangulares que se entrecruzan y toman impulso para impulsarse hacia el exterior.

Sus trabajos, explica la curadora María José Herrera, fueron pensados para ser exhibidos en el espacio público. Las esculturas toman formas de monolitos, torres y columnas cuyas partes se encuentran en constante tensión. Blaszko buscó la monumentalidad, pero sin apelar a las grandes dimensiones.

“Lo que él hacía era una oposición de formas”, explica Herrera. Parte de piezas que intercepta con otras, le incluye remaches, tornillos, las pinta de uno o dos colores. En ellas se percibe la influencia del constructivismo ruso, a tono con su ideología política.

La curadora también destaca el aporte que hizo el artista a la geometría argentina a la que combinó con elementos del informalismo que dotan de relieves y distintas materialidades a sus obras. Fue, también, un entusiasta del período Madí, considerándoselo uno de sus fundadores.

“La eliminación de toda alusión naturalista, la pura invención de formas a partir de los elementos de la geometría, regía sus obras que pugnaban por salirse del marco -en la pintura- e integrase a la arquitectura y a la ciudad toda, en el caso de la escultura”, sostiene en el texto curatorial Herrera.

Los trabajos que se exhiben en Calvaresi fueron realizados entre 1950 y los 2000. Blaszko nació en Berlín, pero pasó gran parte de su vida en Buenos Aires, donde falleció en 2011. A lo largo de su carrera representó a la Argentina en las bienales de San Pablo, Venecia y Bruselas.

“Martín Blaszko, la armonía con el cosmos” puede visitarse en galería Calvaresi, Defensa 1136, hasta el 17 de noviembre.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar