La escritura, el eje de una muestra de arte que se puede ver y escuchar

La galería Herlitzka + Faria inauguró días antes de que se decrete la cuarentena la exhibición Scripta Manent. Hoy puede recorrerse a través de pequeñas entregas audiovisuales que el espacio publica en su cuenta de Instagram. 

La escritura, el eje de una muestra de arte que se puede ver y escuchar

“Homenaje“, una máquina de escribir de la que emergen llamas que el artista Leopoldo Maler realizó en 1974, es la pieza central de Scripta Manent, la última exhibición que inauguró la galería Herlitzka + Faria y que debido a la cuarentena obligatoria puede verse online en el sitio de Artsy y a través de pequeñas entregas audiovisuales en su cuenta de Instagram. La muestra reúne obras de diversos artistas, soportes y épocas unidas por un elemento que las constituye o las atraviesa: la escritura.

“La escritura requiere un soporte material. Sea papel tela, piedra, trata de una condición necesaria para su existencia”, escribe Sofía Jones en el texto curatorial. En las obras expuestas la escritura presente en ellas puede orientar lecturas, interpretaciones, se convierte en la misma obra y se desarma en grafismos que se convierten en nuevos códigos inabarcables, por momentos para el espectador.

La escritura fue la aliada del arte conceptual, del collage surgido en las primeras décadas del siglo XX y fue expresión social en forma de graffiti, que luego mutó a obra de arte. También fue tomada y desarmada por los artistas para encontrarles propios significados. Todas estas variantes están presentes en Scripta Manent.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Herlitzka + Faria (@herlitzkafaria) el

Mención aparte merece el vínculo entre el arte abstracto y las escritura. Aunque incompatibles a simple vista – las palabras por naturaleza responden a conceptos culturalmente determinados – los trabajos de Mirtha Dermisache, Carlos Guinzburg y León Ferrari consiguieron reunirlos. Dermisache descompone los grafismos al punto de crear códigos de escritura propios, en tanto que Guinzburg y Ferrari mediante la repetición de frases y palabras dan con composiciones cuyo ritmo disipa el sentido de lo escrito.

La poesía también se ha atravesado con el arte plástico y conceptual. Rafael Alberti, Jaime Higa, Ferreira Guillar o Guillermo Deisler trabajan en este sentido donde una disciplina cobra más relevancia que la otra o viceversa.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Herlitzka + Faria (@herlitzkafaria) el

Un paso más adelante, la escritura se manifiesta en forma de ausencia en la máquina de escribir de Maler. Tras el secuestro y asesinato de uno de sus tíos, editor de un periódico, realiza la obra mientras residía en Londres. La máquina de escribir, de la que emergen las llamas, remite a la censura y la violencia que atravesó a la Argentina durante los ’70.

La muestra cuenta además con trabajos de Emilia Azcárate, Álvaro Barrios, Ricardo Carreira, Rafael Hastings, Leandro Katz, Hernán Marina, Clemente Padín, Margarita Paksa, Karina Peisajovich, Herbert Rodríguez, Susana Rodríguez, Osvaldo Romberg, Juan Carlos Romero, Analía Sabán y Horacio Zabala.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar