Final de la Champions: Bayern y PSG también enfrentan su modelo de negocios

Bayern y PSG ya disputan la final de la Champions: lo que hay que saber

No sólo se trata de dos potencias del fútbol mundial, sino también de dos modelos diferentes que ofrece en la actualidad el negocio del fútbol. En el caso de los alemanes, se trata de una entidad con gran tradición local, mientras que el de los franceses es un club que se mueve a pura "billetera" árabe.

El domingo 23 de agosto se juega la final de la Champions League, la Liga de Campeones, el principal torneo de clubes del mundo. En la "burbuja" de Lisboa se medirán Bayern Munich y Paris Saint Germain.

No sólo se trata de dos potencias del fútbol mundial, sino también de dos modelos diferentes que ofrece en la actualidad el negocio del fútbol.

 

 

Por un lado están los alemanes. De la misma forma que el país y su selección nacional, que vienen asombrando al mundo desde hace décadas gracias a un tipo de gestión que se plantea resultados a largo plazo, lo mismo se puede decir del Bayern.

Desde la creación de la Bundesliga en 1963, el club bávaro, fundado en 1900, obtuvo 30 veces el título. Los rivales que más se le acercan son Borussia Dortmund y Borussia Mönchengladbach, con cinco títulos cada uno. Desde 2012-2013 no se le escapó ningún campeonato. Además obtuvo 18 veces la Copa de Alemania y cuenta con 5 Champions.

¿Por qué siempre gana el Bayern? Una sólida organización con una cultura deportiva programada para el triunfo que le ha generado poderío económico para concentrar a los mejores jugadores locales, importantes figuras extranjeras, y una notable política de "inferiores".

 

 

La entidad es al mismo tiempo un club multideportivo, con casi 300 mil socios y una sociedad anónima, cuyo paquete accionario pertenece en un 75% al club, mientras que el resto corresponde en partes iguales a sus principales auspiciantes, Adidas, Audi y la compañía financiera Allianz, que además patrocina el estadio.

En el ejercicio 2018-2019, facturó 750 millones de euros, lo cual representó un crecimiento de 14,1% con respecto al ejercicio anterior. "Las mejores cifras de la historia", se congratularon sus autoridades.

El club es dirigido por ex futbolistas: como presidente/CEO estuvo hasta hace poco Uli Hoeness (factotum del éxito, inspirado en la NBA y la NFL de EE.UU), lo reemplazó Karl Heinz Rummenigge y en poco tiempo tomará su lugar el ex arquero Oliver Kahn. Su presidente honorario es Franz Beckenbauer. Todos multicampeones. El lema de la institución es Mía san mía, una expresión en dialecto bávaro que significa "Nosotros somos nosotros" pero que todos entienden como "nosotros somos los campeones".

 

 

Mientras que el caso de los franceses es muy diferente. Se trata de un club fundado en 1970 tras la fusión del Paris Football Club y el Stade Saint-Germanois. Disputa la Ligue 1, máxima categoría del fútbol francés, desde 1974, siendo el único equipo francés que nunca ha descendido y uno de los equipos más reconocidos del país tras haber conquistado nueve Ligas, doce Copas, ocho Copas de Liga y nueve Supercopas, pero ninguna Champions.

En 2012 fue adquirido por el gobierno de Qatar a través de Qatar Investment Authority, el fondo soberano de inversión del país árabe. Y su presidente es el jeque Nasser bin Ghanim Al-Khelaïfi, uno de los hombres más ricos del mundo. Así, se contrató a Zlatan Ibrahimovic y a Thiago Silva y empezó un gran movimiento de fichajes gracias al enorme presupuesto de sus propietarios. En 2017 se contrató a Neymar y Kylian Mbappé por 420 millones de euros. Actualmente cuenta entre sus filas con los argentinos Leandro Paredes, Ángel Di María y Mauro Icardi.

Gracias a esta "billetera" los jugadores del PSG accederán a 1,1 millón de euros cada uno en caso de ganar la final.

Según publicó la revista especializada France Football, el acuerdo entre los directivos del PSG al principio de la temporada preveía 500.000 euros para cada jugador sólo para el título de Champions, 400 mil para el Campeonato de Francia y 100 mil para las dos copas nacionales.

 

 

Esta final será la segunda de la historia entre alemanes y franceses. El único antecedente se remonta a la temporada 1975-76, cuando en Glasgow, Escocia, el propio Bayern le ganó la final por 1 a 0 a Saint Etienne, donde jugaba el argentino Osvaldo Piazza.

El PSG en tanto, intentará convertirse en el segundo club francés en ganarla después de Olympique de Marsella, campeón en la edición 1992-1993 tras vencer 1-0 a Milan. El más ganador es Real Madrid con 13; y lo sigue Milan con siete.

Cuándo es la final de la Champions 2020, a qué hora y dónde ver el partido

El domingo 23 de agosto, desde las 16, es la final de la Champions 2020 entre Bayern Munich y Paris Saint Germain. Se puede ver la transmisión de ESPN y Fox Sports (ambas señales pertenecen a Disney) y Facebook Watch

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar