Bronx: la otra cara de Nueva York que se renueva gracias a Joker

Bronx: la otra cara de Nueva York que se renueva gracias a Joker

Con el estreno de “Joker” y el emblemático baile de Joaquin Phoenix por sus escaleras, el Bronx cobró un renovado protagonismo entre los turistas que visitan la Gran Manzana. Sin embargo, hay mucho más para ver en este barrio suburbano que recibe cada vez más viajeros.

¿Cuántas veces se puede volver a Nueva York? La ciudad que permite vivir una película en cada esquina siempre tiene nuevos escenarios por los que dejarse llevar. Para quienes habitamos el extremo opuesto del continente americano, hasta los callejones de esta ciudad y sus propias miserias se parecen a un set de televisión: la cotidianidad de la Gran Manzana es lo que desde niños vivenciamos a través de una pantalla.

Ahora, gracias al éxito de “Jokery el baile de Joaquín Phoenix escaleras abajo, el Bronx está atravesando una especie de redescubrimiento por parte de los turistas que llegan día a día a fotografiarse en sus escalones. Es que entre grafitis y canchas de basket, alejado de las luces y las excentricidades de la Quinta Avenida, el único distrito neoyorquino separado de la isla de Manhattan por el río Harlem también tiene mucho para ver.

Un posible recorrido comienza justo frente a la estación de subte Kingsbridge Road, que a través de las líneas B y D conecta este barrio con Manhattan y Brooklyn. Basta con cruzar la calle hacia el Poe Park para encontrarse con el primer atractivo de este barrio: The Edgar Allan Poe Cottage, la antigua casa del escritor estadounidense devenida en museo. En esta cabaña -que si bien se encontraba en el Bronx fue reubicada en este parque- Poe pasó los últimos años de su vida, entre 1846 y 1849, y escribió algunas de sus obras poéticas como "Annabel Lee" y "Las campanas".

El circuito turístico continúa en el Jardín Botánico de Nueva York, uno de los más antiguos de Estados Unidos, fundado en 1891 sobre una parte de la finca Belmont, propiedad del empresario tabaquero Pierre Lorillard. Con una extensión de 100 hectáreas, alberga 48 jardines y colecciones de plantas, estanques con especies acuáticas e incluso una zona de naturaleza virgen con robles, cerezos y abedules. En 1967, este jardín botánico fue declarado Patrimonio Histórico Nacional de los Estados Unidos.

Nueva York: así es la vista desde el nuevo mirador en el piso 102 del Empire State

El Empire State Building anunció la apertura del renovado observatorio en el piso 102. Abierto al público desde el 12 de octubre, ese mirador urbano cuenta con grandes ventanas de vidrio desde el piso hasta el techo. Los visitantes experimentan una primera sorpresa cuando ingresen a un ascensor de cristal en el piso 86, en el que recorrerán 16 pisos hasta el 102.

Dentro del mismo parque se encuentra el Zoológico del Bronx, el más grande de Norteamérica, compuesto por 107 hectáreas de hábitats naturalistas atravesados por el río en los que conviven alrededor de 6.000 animales de 650 especies. Este zoológico fue uno de los primeros en reducir el uso de las jaulas, aprovechando su extensión para proporcionar a los animales un ambiente similar a su ecosistema natural gestionado por Wildlife Conservation Society (WCS). Asimismo, frente al zoológico comienza la Little Italy del Bronx, la excusa perfecta para hacer una pausa en el paseo para recuperar energías con pizzas, pastas, helados artesanales y cannolis.

En este punto del recorrido hay que decidir por emprender viaje hacia el Yankee Stadium o hacia City Island. Unos 40 minutos al sudoeste, justo en el límite con Upper Manhattan, se encuentra el estadio de los New York Yankees, una atracción turística indiscutible para los aficionados al deporte. Inaugurado en 2009, su construcción no solo fue la más cara en la historia del béisbol, sino que a nivel mundial se encuentra únicamente detrás de la inversión destinada al Estadio de Wembley, en Londres. A escasos metros del Yankee Stadium se encuentra otra parada ineludible en una visita a este distrito: The Bronx Museum of The Arts. El museo se especializa en obras contemporáneas y del siglo XX creadas por artistas estadounidenses, con una colección permanente de más de 800 pinturas, esculturas, fotografías y trabajos en papel.

Si en vez de retornar hacia Manhattan se decide ir desde el zoológico hacia el este, se llega a un lugar único en Nueva York: City Island, una pequeña isla unida al continente que se asemeja a un pueblo de pescadores. Este barrio de impronta victoriana, al que los neoyorquinos se escapan durante los fines de semana, se distingue especialmente por su ritmo calmo, los deportes marítimos y sus restaurantes especializados en frutos del mar, como Tony´s Pier y sus famosas langostas.

Con todo esto, el Bronx tiene mucho más para ver que las viejas escaleras inmortalizadas en una de las películas del año. Por lo tanto, para quienes vayan en busca de “la selfie Joker”, la mejor opción es destinar un día entero para conocer a fondo esta zona apasionante de Nueva York. 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar