Zarina del arte: una hija de Romay abrió un espacio cultural que beca a talentos emergentes

Zarina del arte: una hija de Romay abrió un espacio cultural que beca a talentos emergentes

Imán, en el límite entre Chacarita y Villa Crespo, apunta a becas y clínicas para artistas emergentes con foco en la multiplicidad de disciplinas. Una performance donde el público rompe una selva de papel de seda es la primera exhibición.

En el límite entre los barrios de Villa Crespo y Chacarita, el polo artístico que allí se arraigó hace una década -desplazado desde el saturado Palermo-, tiene un nuevo jugador: Viviana Romay, una de las hijas del legendario zar de la televisión Alejandro Romay, abrió Imán, un espacio dedicado a formar artistas emergentes a partir de clínicas, a cruzar disciplinas y a exhibir obra de talentos nuevos y consagrados.

Romay es abogada, pero dejó su profesión para hacerle lugar a su pasión por el arte. Se formó como artista en diversos talleres,  tambiéncomo curadora, y en 2012 abrió Fundación Cazadores, de cara a formar nuevos talentos. Tras 6 años en el barrio de Belgrano, a mediados de septiembre se trasladó al edificio de la calle Villaroel 1438 donde antiguamente funcionó el taller de Guillermo Roux, y fundó Imán.

“Tratamos de encontrar un abordaje diferente de la formación del artista emergente”, explicó durante una recorrida compartida antes de la inauguración. El eje de su proyecto son las becas que otorga para que los artistas investiguen, se formen y produzcan arte en un marco interdisciplinario.

Viviana Romay. Foto: gentileza Imán

El otro eje son las clínicas de dos años de duración bajo la guía de Manuel Ameztoy, Sergio Bazan, Alejandra Roux y Augusto Zanela. En ambos casos la convocatoria es a través de las redes sociales y sólo hace falta tener una carpeta de trabajos.

Los programas de Imán, bautizados Exploratorio de Humanidades, abarcan en total: la Clínica Cazadores; Seminarios de Movimiento; Beca Cazadores; P.I.P.A. Programa de Impulso Proyecto Audaz y Exploratorio para un nuevo coleccionismo. Éste último apunta a impulsar el mecenazgo de los particulares por fuera de la ley porteña y generar un interés por el acto estético más allá de la posesión de la obra de arte.   

Una apertura multisensorial

Foto: gentileza Imán

Imán inauguró con la presentación de Apnea, una obra site specific del artista Manuel Ameztoy -por estos días su trabajo también puede verse en el patio del CCK- y la artista-bailarina Inés Armas.

'Apnea' se compone de cuatro partes: 'Desmonte', en la planta baja del edificio, es una selva impenetrable de papel de seda amarillo que cuelga del techo tan frágil que el espectador teme romperlo; el papel cruje, se balancea con las corrientes de aire que lo atraviesan, se mezcla con las luces cálidas que llegan desde arriba: 'Tensión previa' es un video proyectado sobre una pared donde Armas desarrolla parte de sus exploraciones entre cuerpo, materia y sonido; 'La caída' es el desmonte de esa selva de papel, una performance donde el público puede ser parte de ese carnaval de sensaciones mientras Armas se desplaza en un andamio.

Foto: gentileza Imán.

Y 'Sub-low', por último, es la coreografía para sitio específico que monta Armas en el primer piso de Imán. La bailarina se transporta por todo el lugar, bajo un techo cubierto por otra obra site specific de papel de seda y al ritmo de la música de Gómez.

Esta performance está disponible hasta el 14 de noviembre. El 11 de octubre, a las 20, se llevará a cabo una nueva “Caída”, mientras que el 14 de noviembre, a las 20, se presentará nuevamente “Sub-low” y el público podrá vivenciar la caída del techo de papel de seda.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping