Vuelta al Imperio: Carolina Antoniadis y una muestra inspirada en Viena

La artista rosarina exhibe sus últimos trabajos en la galería Calvaresi. Su fascinación por el estilo art nouveau, en especial el desarrollado por los vieneses, se refleja en la paleta y las constantes citas al imperio perdido.

Vuelta al Imperio: Carolina Antoniadis y una muestra inspirada en Viena

La araña de cristales compuesta por varias lámparas, ubicada en el centro del salón, atrae la mirada. En un gesto inevitable, la exhibición se comienza a recorrer con el cuerpo girando en torno a esa pieza de arte realizada especialmente por la artista Carolina Antoniadis para su reciente exhibición en la galería Calvaresi.

La obra “Instalación Imperio” nació de casualidad, cuando Antoniadis visitó el anticuario que la familia Calvaresi posee en el barrio porteño de San Telmo, a metros de la galería. Maravillada con los objetos que allí encontró creó la instalación a la que le agregó gotas de vidrio negro para dar cuenta que, tarde o temprano, todo imperio, no importan los años dorados ni la efervescencia cultural, cae por su propio peso.

La magnífica gran lámpara es apenas una de las piezas que forman parte de “El beso dorado del bosque”, la muestra curada por Mercedes Casanegra con trabajos recientes de la artista donde se deja llevar por su fascinación con la secesión vienesa, el movimiento artístico que se desarrolló en Austria a finales del siglo XIX, y que, a su modo, se vincula con el art nouveau francés.

Foto: gentileza ARSOmnibus

En el antiguo caserón restaurado sede de Calvaresi se repiten los colores tierra con dorados que reemplazan al ocre, verdes que se vuelven metálicos y hasta un turquesa que se cuela en la paleta. Las obras que cuelgan se componen, tal relata la autora, de “ondas expansivas, como cuando se tira algo al agua, que van conectando historias”.

Uno de las características del art nouveau fue la apelación a la naturaleza, sus formas, curvas y vaivenes que se reprodujeron en objetos, arquitectura y cartelería. El nombre de la exhibición remite al poema del francés Arthur Rimbaud “Cabeza de fauno” en el que el ser mitológico irrumpe en un bosque sereno y bello.  

“En el follaje, estuche verde moteado de oro/ En el follaje incierto y florido/ De flores espléndidas donde el beso duerme/ Vivo y aplastante el exquisito bordado”, comienza el poema que servirá de guía para la muestra.

En las obras de Antoniadis las flores y plantas se mezclan de manera elegante y estilizada, se superponen y compiten para captar la atención. En el medio aparecen hombrecitos vestidos con uniforme militar antiguo y mujercitas que vestidas al estilo imperio se polvorean la cara.

“Un fauno asustado muestra sus dos ojos/ Y muerde las flores rojas con sus dientes blancos”, es otro de los pasajes del poema que se reproduce en una de las paredes. Con solo voltear la cabeza se observa que los versos se continúan en un óleo de gran tamaño que corona el espacio, donde un puma acaba de cazar a un ciervo dorado.

“El beso dorado del bosque” se puede visitar en galería Calvaresi, Defensa 1136, de lunes a viernes de 11 a 18 horas; sábados de 12 a 18 horas y domingos de 12 a 17 horas.