Malba exhibe a Diane Arbus, la fotógrafa de los freaks

Mujeres elegantes y freaks; niñosy desplazados; todos en una muestra –realizada en conjunto al Met de Nueva York– inspirada en los primeros siete años de producción la célebre fotógrafa.

2007.501.32

2007.501.32

Diane Arbus (1923-1971) recorre las calles de Nueva York tomando fotografías. Elige a sus protagonistas, entabla una relación con ellos. A veces el vínculo es anterior, a veces surge en el momento. Sus objetivos van desde niños, transeúntes y elegantes mujeres a freaks, desplazados y cadáveres. El mundo de Arbus es espectral y por momentos perturba. Más de 100 imágenes de la fotógrafa estadounidense pueden verse en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, una exhibición realizada en conjunto con el prestigioso Museo Metropolitano de Nueva York (The Met) que tiene a su cargo el Archivo Diane Arbus.

Diane Arbus. En el principio recorre los primeros siete años de producción de la fotógrafa que se inició en el ámbito de la moda junto a su marido, con quién compartía la profesión. En 1956 comenzó a desarrollar su proyecto personal que la llevó por las calles de Nueva York. En poco tiempo su trabajo evolucionó de espontáneo a intimista: las primeras fotografías de sujetos tomadas en momentos fortuitos en comercios y calles se transformaron en objetivos precisos, a los que quiere conocer a fondo.

“Ella quería fotografiar lo oculto, lo no adecuado para la cultura puritana. Nos pedía mirar algo que la cultura nos decía que no debíamos hacerlo”, explicó a la prensa Jeff L. Rosenheim, curador en Jefe de Fotografía del Met. El experto, que pasó seis años estudiando el archivo desde que la familia de Arbus lo cedió al museo neoyorquino en 2007, viajó especialmente a la Argentina para montar la muestra y dar una serie de clases magistrales.

El montaje, el mismo que se realizó en 2016 cuando las imágenes se exhibieron en el Met, remite a una ciudad a partir de columnas que abren distintos caminos para recorrer la muestra. La idea es que cada visitante se pierda y cree su propio recorrido, como lo hacía Arbus. “Ella permitía que la comunidad la rodeara como va a hacer esta exposición con ustedes”, afirmó Rosenheim.

Así, entre las columnas aparecen las primeras imágenes donde todavía se observan rastros de su pasado vinculado a la moda como en la icónica fotografía “Mujer con guantes blancos y un libro de bolsillo. Ciudad de Nueva York 1956” y en “Mujer con estola de visón y zapatos con moño. Ciudad de Nueva York 1956”.

Más adelante en el tiempo su trabajo se vuelve más íntimo y antropológico: entabla vínculos con los fotografiados, investiga sus ámbitos, toma notas. La espontaneidad de la calle se convierte en estudios exhaustivos y planificación. “Stripper con el pecho desnudo sentada en su camarín, Atlantic City, Nueva Jersey. 1961” condensa sus intenciones de revelar lo que no era correcto para la época y mostrar la intimidad del personaje.

El cine en Arbus

El cine de terror fascinaba a Arbus. A veces fotografía directamente la pantalla o toma a los personajes como inspiración. La película “Freaks” de 1932 la cautivó y buscó fotografiar incluso a algunos de sus protagonistas. Rastros del film emergen en sus imágenes de enanos, personas con alguna discapacidad y sujetos cuyos rasgos y pose trasmiten perturbación. La perturbadora 

fotografía “Niño con granada de mano de juguete en el Central Park. Ciudad de Nueva York 1962” se acerca a las imágenes de los films de terror que tanto admiraba. A modo de anécdota, el curador recordó que al menos cinco personas le afirmaron que eran el niño de la imagen.

A la par, el neorrealismo italiano también dejó sus huellas en Arbus. “Tuvo contacto con el movimiento a través de las películas. Cuando llegan a los cines de Nueva York explotan. Ella vio esas películas múltiples veces”, explicó a Clase Ejecutiva Rosenheim. “Mujer con monedero en el mostrador de una pastelería. Ciudad de Nueva York. 1958” retoma algunas de esas líneas. Fue tomada en Estados Unidos, pero también podría haberlo hecho en la Roma donde filmaron Roberto Rossellini y Vittorio De Sica.

Arbus se suicidó en 1971 por causas desconocidas. Un año después su trabajo fue incluido en el pabellón estadounidense de la Bienal de Venecia. Recién en 2016, en el marco de la muestra en el Met, muchas de sus fotografías vieron por primera vez la luz. “Ella no se escondía como fotógrafa, sino que los sujetos la elegían” –afirma Rosenheim- “La gente quería compartir sus secretos con ella”.

 

“Diane Arbus. En el principio” puede verse en Malba, Av. Figueroa Alcorta 3415, hasta el 9 de octubre.

Comentarios2
Alicia Bacigalupo
Alicia Bacigalupo 07/12/2017 11:12:20

Excelente muuestra, sutil, fluída, buena.

Ehsan Sherbi
Ehsan Sherbi 20/07/2017 09:18:02

muy buena nota