Ópera: Hamlet regresa a escena tras 80 años con guiños contemporáneos

Ópera: Hamlet regresa a escena tras 80 años con guiños contemporáneos

La adaptación de la obra de Shakespeare subió a escena en coproducción de Juventus Lyrica y la holandesa Opera2Day. Sobran los motivos para volver a un clásico que despliega talento musical y actoral.

Adaptar textos a formatos para los que no fueron pensados siempre conlleva un riesgo. “Hamlet”, pieza emblema de William Shakespeare, revisionado desde la filosofía y la política, entre otras disciplinas, también tiene su versión en ópera. La adaptación de Thomas Ambroise subió a escena el pasado viernes con producción de Juventus Lyrica en conjunto con la holandesa Opera2Day, y marcó un cierre de año espléndido para la compañía en un año donde otras debieron suspender su temporada de abono por dificultades financieras.

Pasaron 80 años desde la última vez que se pudo ver en Buenos Aires esta ópera que se estrenó en París en 1868. Para los familiarizados con la pieza reconocerán que algunas de sus líneas argumentales fueron suprimidas para centrarnos en el príncipe Hamlet (Armando Noguera), su encargo de venganza por el asesinato de su padre y su complicada relación con Ofelia (Laura Pisani).

La sobrada experiencia del barítono argentino hoy radicado en Francia en escenarios de todo el mundo marca una diferencia en su interpretación. Estamos ante un cantante lírico brillante que, además, actúa bien. Los pasajes de cordura a locura –si se puede expresar de ese modo el obrar de Hamlet- requieren aquí de su destreza actoral más que vocal. Y Noguera cumple.

Foto: prensa Juventus Lyrica.

Pero es la locura de Ofelia la que se quedará con el espectador una vez que se cierre el telón. Pisani le pone el cuerpo y una impecable precisión a las notas con las que anticipa el suicidio de su personaje. Aplauso cerrado de un teatro que se mostró lleno la noche del estreno.

La adaptación a ópera del texto, originalmente planteado desde la dramaturgia, se permite incorporar numerosos diálogos sin acompañamiento instrumental. Expuestos en sus capacidades actorales, todos los cantantes involucrados en la pieza salen airosos.

La dirección musical estuvo a cargo de Hernán Schvartzman, cuya carrera comenzó en Buenos Aires y se perfeccionó en Holanda.

Foto: prensa Juventus Lyrica.

Guiños contemporáneos

La puesta en escena de María Jaunarena consigue amalgamar un vestuario de corte isabelino con guiños a las prendas contemporáneas. En “Hamlet” las doncellas llevan gorgueras y los nobles pantalones chupines en una paleta oscura y satinada.

La escenografía diseñada por Gonzalo Córdova se basa en tarimas y cortinas veladas que suben y bajan según la necesidad. Sobre éstas se proyectan estampas, sonetos de la obra y se indica el comienzo de una escena. El cortinado se convierte en bosque o en arroyo según lo solicite la pieza; en otras oportunidades, los personajes se esconden detrás de él para intentar ocultar las internas palaciegas que, en realidad, todos conocemos.

Foto: prensa Juventus Lyrica.

Córdoba estuvo también a cargo de la iluminación que en gran parte se mantiene en tonos fríos. Junto a Jaunarena crearon así una puesta que por momentos remite al estilo característico de las obras del dramaturgo estadounidense Bob Wilson: escenarios despojados, personajes que realizan sus movimientos de manera lenta, la luz como herramienta para ocultar.

El elenco se completa con la presencia de Juan Font (Hamlet en la función del 10), quien viene de destacarse en “Pagliacci”, Constanza Díaz Falú (Ofelia el 10); Mario de Salvo (Claudius); Sabrina Cirera (Gertrude); Santiago Burgi (Laertes); Felipe Cudina Begovic (Fantasma); Gabriel Carasso (Polonius/sepultero); Gabriel Vacas (Horatio); Maico Xiao (Marcellus/sepultero) y el coro de Juventus Lyrica dirigido por el maestro Hernán Sánchez Arteaga.

“Hamlet” podrá verse nuevamente el 8 y 10 de noviembre en el Teatro Avenida, Av. De Mayo 1222. Las localidades se pueden adquirir en la boletería del teatro o en www.plateanet.com.