MIÉRCOLES 13/11/2019
Miguel Caride, el artista criollo que se rebeló contra el mainstream

Miguel Caride, el artista criollo que se rebeló contra el mainstream

La galería Maman Fine Art exhibe 60 obras de este artista que renunció al mainstream artístico. Consideraba a sus trabajos como hijos y renegaba cada vez que le pedían exhibirlos. 

La galería Maman Fine Art vuelve a poner en agenda al artista Miguel Caride (1920-2010) con una exhibición que resulta un pantallazo de su extensa carrera, la cual, aunque exhibida en reiteradas ocasiones durante las décadas del 60, 70 y 80, en los últimos 25 años había permanecido ajena al mainstream artístico.

“No quería mostrar la obra, no quería venderla, estaba muy enamorado de su propia obra, eran como hijos. Si bien expuso en las galerías Palatina, Rubbers y fue parte de las exposiciones internacionales del surrealismo él no vendió casi ninguna, salvo una, con la que se pudo comprar un departamento, que se la vendió a Rockefeller”, explica Patricia Pacino, al frente de la galería junto a su esposo Daniel Maman.

Entre 1992 y 2018 se realizaron apenas tres exhibiciones de sus trabajos: en el Museo Casa Yrurtia (1992), en Maman (2005) y en el Museo Benito Quinquela Martin (2018).

Sobre la primera muestra en la galería, Pacino recuerda que “aceptó de sumo agrado que se viera su obra, pero al poco tiempo nos pidió que se la regresáramos”. “A los tres días me llamó la hija –retoma Daniel Maman-  “y me dijo: ‘si no me traes la obra mi papá se muere´. Tuve que volver a llevarla y renegociar que me de una parte para hacer la muestra”.

Daniel Maman, Patricia Pacino y Rodrigo Alonso (Foto: gentileza ARSOmnibus)

Caride falleció en 2010 y desde entonces su familia se ha encargado de manejar sus trabajos. La muestra actual, curado por Rodrigo Alonso, recorre los distintos periodos con los que experimentó, aunque él siempre se asumió como un artista surrealista.

“Era un pintor autodidacta, no había estudiado formalmente. Muy reservado, tenía una producción muy propia. Lo único que lo hizo salir de ese encierro es que era muy amigo de Aldo Pellegrini (referente argentino del surrealismo) y él permanentemente lo incluía en exposiciones”, explica Alonso.

La exhibición de Maman repasa sus obras surrealistas, de formas geométricos con volumen, que por momentos se acercan a la corriente metafísica. El color verde, su favorito según el curador, despliega todas sus versiones en los óleos de Caride.

Otro aspecto en el que se hace hincapié es el dibujo. Son obras jamás exhibidas al público, de líneas realizadas en su mayoría en un solo trazo y un universo propio de personajes y monigotes. Cuenta Alonso que entre 1971 y 1973 realizó un gran volumen de estas.

También cuelgan en la galería de Palermo trabajos de las últimas décadas. El realismo se hace manifiesto en esta etapa de la mano de los claroscuros. La repetición, el retrato y el autorretrato también están presentes. El surrealismo luminoso que le es natural a Caride muta en este periodo a un mundo tenebroso, oscuro e intimidante. Como si ese inconsciente que pretende emerger con los surrealistas también lo haga con todos sus miedos.

“Miguel Caride. Elegía” puede visitarse en Maman Fine Art, Av. Del Libertador 2475, hasta el 25 de enero.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping