Marturano en Calvaresi: las infinitas formas de una montaña

Marturano en Calvaresi: las infinitas formas de una montaña

El escultor, aficionado a la escalada, exhibe en la galería boutique de San Telmo. Pequeñas montañas de bronce y granito y una instalación colgante son los ejes de la muestra. 

Las pequeñas montañas hechas en bronce, granito y mármol lo rodean. De fondo, una instalación en la que cuelgan fragmentos de granito blanco con formas azarosas producto de la partición. Juan Pablo Marturano posa para el fotógrafo rodeado de sus obras. Hacia donde mire, hay una. Cuando se encuentra en la cima de la montaña, hacia dónde mire, hay montaña.

En la galería Calvaresi se exhibe 'La montaña no es la montaña', una recopilación de trabajos de los últimos años de este artista aficionado al montañismo,  especializado en el manejo del mármol en Accademia di Belle Arti di Carrara (Italia) y se doctoró en la Tama Art University de Tokio (Japón), donde incursionó en el granito.

Marturano, Gran Premio Adquisición en el Salón Nacional de Artes Visuales 2017, se mueve entre distintas disciplinas. Domina la escultura cuando realiza sus pequeñas cordilleras, coquetea con la performance cuando escala y coloca una ofrenda tallada en piedra en la cima de la montaña y aplica la fotografía para registrar su ofrenda, aunque no se proponga cuidar los detalles de la imagen.

Foto: gentileza Calvaresi

La intención del artista, explicó a los periodistas con los que recorrió la exhibición, es dejar de manifiesto el contraste entre la ofrenda, realizada en piedra en su taller, y el paisaje. El objeto, desde el punto de vista de su material rocoso, regresa a su origen, pero ya no es el mismo. Se transformó y debe diferenciarse.

“Su trabajo, además de oficio, es performático, muy ritual”, define María José Herrera, curadora de la exhibición. “El escultor recorre con sus ojos las aristas, camina las laderas y vuelve al taller donde la piedra cruda se transforma en su vivencia de la montaña”, escribe en el texto que acompaña la exhibición.

Foto: gentileza Calvaresi

A los registros fotográficos de sus ofrendas se le suman una serie de pequeñas montañas realizadas en granito, mármol y bronce. Lo que en la naturaleza aparece como inabarcable, en Calvaresi se las puede rodear, examinar desde distintos ángulos, palpar.

La exhibición se corona con una instalación realizada a partir de pedazos de granito blanco que cuelgan de tanzas sobre un fondo gris como partículas que nos atraviesan.

“La montaña no es la montaña”, de Juan Pablo Marturano,  puede visitarse en Galería Calvaresi, Defensa 1136.  

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping