Margarita Paksa expone con su arte el poder del lenguaje

Margarita Paksa expone con su arte el poder del lenguaje

En la galería Herlitzka + Faria se exhiben obras de la artista argentina que abarcan trabajos desde fines de los '60 hasta la actualidad. 

La galería Herlitzka + Faria presenta trabajos de la artista argentina Margarita Paksa (1932) donde explora las posibilidades del lenguaje y sus operaciones sobre el inconsciente cuando se presenta a través de una obra de arte.

La exhibición abarcan varias décadas de su carrera posterior a 1968 cuando, en palabras de ella, se preguntó “¿qué sentido tenía expresarme con el minimalismo frente al momento de profundas revueltas que estaba viviendo el mundo y el hambre y la miseria imperantes en nuestro país?”.  

Margarita Paksa (Foto: gentileza Herlitzka + Faria)

Las obras de Paksa cuestionan desde el uso del lenguaje en la publicidad, como en “El arte ha muerto, viva el arte” de 1979 donde utilizó letras en luz de neón de diferentes colores, característico de las pancartas callejeras de la época, para escribir dicha frase, hasta, el uso de la sucesión Fibonacci ( 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, etc) para “Pisa Fibonacci” donde, también con tubos de neón, construye una secuencia de juegos de luces.

En la serie “Ojos ciegos” (1977) construye sentido a partir de un alfabeto simbólico que combina de distintos modos. Hay caras enojadas y angustiadas, puños cerrados y manos extendidas, televisores, semáforos que transmiten los caminos del inconsciente entre la tristeza y el erotismo.

Un año después de la guerra de Malvinas Paksa realiza la serie “Dibujos Rorschach” donde apela a la metáfora. En el fondo, los mapas del archipiélago, por encima, manchas de Rorschach que en su naturaleza llevan la multiplicidad de interpretaciones. Por los costados aparen aviones de guerra, labios, frases.

Foto: gentileza Herlitzka + Faria

Para Julia Detchon, historiadora del arte a cargo del texto curatorial, estos elementos que emergen en los laterales de las obras “(…) aluden al diagnóstico de cómo los sujetos traman el daño físico y los estímulos sexuales”. Y agrega: “(…) las formas pueden distorsionarse para encarnar los temores y ansiedades que habitan el territorio del inconsciente”.

Foto: gentileza Herlitzka + Faria

En un retorno a la obra minimalista que caracterizó su obra temprana la artista realiza “Avance urbano” (1996). A mediados de la década deja su casa de Castelar para mudarse a la ciudad y aparecen los sentimientos de opresión de la urbe en una mujer acostumbrada a la naturaleza bonaerense. A partir de un gran rectángulo de cemento dispuesto sobre otro de césped Paksa canaliza sus sensaciones con la esperanza de que la naturaleza, de todos modos, encuentra los espacios para colarse a través del pavimento.

“Margarita Paksa: Un mundo revuelto” puede visitarse en la galería Herlitzka + Faria, Libertad 1630, hasta el 24 de abril.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar