Lamelas y sus paredes dobladas en Henrique Faria

Lamelas y sus paredes dobladas en Henrique Faria

El artista conceptual retoma una de sus míticas obras y la recrea en la galería de Recoleta. Como la necesidad de transportar un trabajo en una valija resultó en una pieza tan atrapante como desafiante de interpretar. 

Tras abrir el calendario de exposiciones del Malba con una retrospectiva de su carrera, David Lamelas vuelve a exponer en Buenos Aires. En la galería Henrique Faria presenta “Arquitectura nómade”, donde recrea sus paredes dobladas de papel realizadas por primera vez a mediados de los '90.

Nueva York, 1994. El artista tenía un taller en la zona del East Village de Manhattan y lo invitaban a exponer de nuevo en suelo porteño. Pidió las medidas del espacio expositivo y, en lugar de costear el despacho de un gran bulto, se propuso que debía caber en una valija.  

La hoja blanca con las mismas dimensiones que el espacio donde se mostraría fue doblada prolijamente y metida en la valija. Nacía así “Pared Doblada”, un desafío de interpretación lanzado al universo por uno de los exponentes del conceptualismo argentino.

En Henrique Faria retoma el concepto y lo materializa en varias obras similares y distintas al mismo tiempo. Papeles blanco sobre paredes blancas, con sus pliegues marcados que funcionan como esbozos de elementos en el soporte-obra monocromático. Un trabajo simple y más que complejo al mismo tiempo, que obliga a quien lo quiera abordar a correrse de la zona de confort visual.

“Pared doblada” es una obra difícil de categorizar. Fue realizada para un lugar específico – in situ- , pero no se fija al espacio. Se dobla y se porta en una valija, lista para ser exhibida en otro espacio con las mismas dimensiones. La idea de unir lugares o ciudades es una constante en toda la carrera de Lamelas.

La caja que transporta la obra también es relevante en este caso. Para Luk Lambrecht, director artístico del Museumcultuur Strombeek de Bélgica, se trata de “una reducción, una maqueta de arquitectura” que propone un discurso sobre el lugar del artista, el lugar del arte y el lugar del estudio del artista como oficina, no como taller.

David Lamelas (Foto: Henrique Faria)

La idea de un recipiente que se porta, que aloja la obra, que se convierte en su refugio hasta su exposición inspiró el nombre de la exhibición. Como sostiene Lamelas, “desde tiempos inmemoriales los animales, pájaros y seres humanos movían sus residencias; podemos decir eu era una arquitectura movible y nómade”.

La muestra se completa con dos esculturas, "Situación de un círculo en dirección al alfa", compuestas por anillos de acero que proyectan sus perímetros en tinta azul sobre las paredes. Forman parte a su vez de una performance, donde un acróbata las activa. 

“David Lamelas: Arquitectura nómada” se puede visitar en la galería Henrique Faria, Libertad 1630, hasta el 14 de noviembre.