MIÉRCOLES 17/07/2019
La galería waldengallery reabrió en el espacio que ocupó el mítico CAyC

La galería waldengallery reabrió en el espacio que ocupó el mítico CAyC

El local de Viamonte fue recuperado con su arquitectura original por el galerista Ricardo Ocampo. Piensa rescatar el espíritu del movimiento de arte conceptual de los '70 sin perder la esencia de su galería.

Cuando Ricardo Ocampo abrió Document Art Gallery, enfocada en el trabajo con archivos fue el precursor en su tipo en Argentina. Luego llegó waldengallery, resposable de exhibiciones de corte tradicional. Ahora, se aboca a a una nueva apuesta: tras ocho meses de restauración reabrió su galería en el local que en la década del ’70 ocupó el mítico Centro de Arte y Comunicación.

El CAyC, como se lo suele llamar, congregó a artistas que le abrieron camino al conceptualismo en Argentina. Lo dirigió hasta su final en los ‘80 Jorge Glusberg, histórico gestor cultural y ex director del Museo Nacional de Bellas Artes. Se ubicaba en Viamonte 452, un local a la calle, vecino a las Galerías Pacífico, donde los artistas trabajaban en base a la idea de que las obras deben ser abordadas como sistemas de signos que responden a códigos específicos de una disciplina o área.

Sentado en la larga mesa rectangular que ocupa el segubdo subsuelo del local Ocampo recibe a Clase Ejecutiva para conversar acerca del ambicioso proyecto. Por un lado, relanzar waldengallery en el centro de la ciudad tras una experiencia amarga en La Boca; por otro, rescatar el espacio histórico del CAyC respetando la arquitectura original proyectada por Julio Solsona.

“El CAyC se volvió algo mítico y había una dirección recurrente, que era la de Viamonte. El año pasado caminando por acá cruzamos con el local y dijimos ‘¡Esto es el CAyC! ¡Y se alquila!’", recuerda.

Tras su cierre el lugar se convirtió en una peluquería. “Cuando vinimos acá había caños de agua por todos lados, en el subsuelo estaba la sala de masajes. Estaba destruido. Mantenía un puente que era el original, de madera, que fue reemplazado porque lo que se hizo fue contemporaneizar la arquitectura respetando la esencia del CAyC. La estructura de la escalera tanto de la entrada como la del fondo son originales", explica.

El característico puente de madera que debe caminar cualquiera que ingrese al lugar fue adaptado para que al atravesarlo no se filtre a través de las hendiduras el polvo o la tierra de los zapatos. Abajo, en el primer subsuelo se ubica el espacio más parecido a una galería tradicional. La continuación de paredes entre los dos niveles es aprovechado para exhibir obras de gran tamaño y unir en un sistema, como el espíritu del CAyC, las piezas.

Para Ocampo el traslado de La Boca al microcentro implica “poder rescatar un espacio histórico que no solo funcionó para Buenos Aires sino que fue un faro a nivel global. Uno cuando habla con artistas y curadores que tuvieron participación hablan del CAyC como una cosa totalmente de vanguardia para la época. Pensar que Argentina esta geográficamente muy abajo y por acá pasaba todo. Glusberg era una cabeza increíble. Los artistas del Grupo de los 13 participaban en muestras de todas partes del mundo apoyados por él.

El Grupo de los 13 estaba conformado por Jacques Bedel, Luis Fernándo Benedit, Gregorio Dujovny, Carlos Ginsburg, Jorge Glusberg, Victor Grippo, Jorge González Mir, Vicente Lucas Marotta, Luis Pazos, Alfredo Portillos, Juan Carlos Romero, Julio Teich y Horacio Zabala. Algunos se alejaron, otros como Leopoldo Maler y Clorindo Testa se sumaron luego. “Arte y Cibernética” fue la primera muestra que reunió a algunos de ellos. Este año cumple 50 años y Ocampo trabaja en un simposio sobre el tema.

Waldengallery posee a su vez un importante acervo de archivos. Además de material del CAyC hay archivos de volantes políticos, de literatura de vanguardia argentina, de arte desde los ’20 hasta los ’60, pasando por el grupo Madí, el arte concreto, el arte correo y la revista Arturo. La idea es que una vez concretada la mudanza total estén disponibles para ser consultados, activados y visitados.

Una galería hoy

Durante la charla Ocampo abrirá el juego a analizar cuál debería ser el rol de una galería de arte en 2019 en el ecosistema artístico argentino. Sostiene que con la recuperación del local del CAyC “lo que se quiso hacer es adecuar el funcionamiento de una galería a un centro de arte en 2019”.

“Este esquema de una galería abierta, esperando que alguien entre, que compre una obra, en Argentina funcionaba en otro momento. Hoy hay muchos factores que juegan, como una feria de arte, subastas, capacitación a coleccionistas, nuevos coleccionista, museos, adquisiciones nacionales e internacionales. A nivel global nosotros corremos con la desventaja que el mercado argentino esta muy vapuleado. Hay gente que solo espera arteBA para comprar. Entonces el papel de la galería tiene que replantearse todo el tiempo”, se explaya.

Y sigue en ese sentido: “La gente no tiene idea qué están mostrando las galerías. Cuando hablas de nuevo coleccionismo no se trata de una compra millonaria. Pasa que en un contexto hablar de eso pareciera snob. Que vos tengas una galería abierta y alguien venga a mirar una muestra histórica, se lleve un libro, un catálogo y pregunte, es parte de la cultura”.  

Por último Ocampo sugiere lo que para él debería ser una galería. “Remodelar este espacio es prestar un servicio a nuestros artistas. No es lo mismo estar mostrando en X lugar que estar mostrando aquí adentro. Hay que hacer valor eso y ahí depende de nosotros”, concluye.