La Bauhaus en Buenos Aires: un recorrido por la escuela de arte que diseñó el siglo XX

El Museo de Arte Decorativo exhibe una muestra de fotografías, trabajos y objetos del movimiento alemán que creó hace un siglo una estética a base de formas geométricas básicas y colores puros. 

La Bauhaus en Buenos Aires: un recorrido por la escuela de arte que diseñó el siglo XX

La escuela de arte que revolucionó el diseño del siglo XX, borró las fronteras entre las disciplinas y empapó con su impronta los objetos de la vida cotidiana llegó al Museo Nacional de Arte Decorativo. “El mundo entero es una Bauhaus”, la exhibición que recorre la historia y la influencia del movimiento surgido en Alemania, propone un acercamiento a éste al cumplirse el próximo año un siglo de su nacimiento.  

A través de objetos originales, fotografías y documentos se puede reconstruir la historia de esta escuela devenida movimiento artístico que tuvo sus sedes en Weimar, Dessau y Berlín entre 1919 y 1933.

El espíritu industrializador de la Alemania de entreguerras se vio reflejado en las nuevas corrientes estéticas. Arte, artesanía y técnicas se mezclan para transformar los objetos de la vida cotidiana y las disciplinas artísticas simplificando sus líneas. Ya sea una tetera, una cuna o la coreografía y vestuario de un ballet, la Bauhaus caló profundo a base de formas geométricas básicas y colores plenos.

“Pensar la Bauhaus un siglo después es un enorme desafío. No sentimos comprometidos con la tradición de modernidad”, sostuvo el ministro de Cultura Pablo Avelluto durante la presentación a la prensa

Una forma de vida

La Bauhaus congregó rápidamente a estudiantes de todas partes del mundo, quienes se mudaban a Alemania para sumergirse en una aventura rupturista. Las fiestas, los ballets, las ideas en torno al ser humano, todo fue objeto de transformación.

Pese a su corta vida su legado modernista y el espíritu de ruptura se mantienen tan vigentes hoy como hace 100 años. Con el auge del nazismo varios de sus exponentes migraron a distintas partes del mundo, lo que llevó al movimiento a extender su legado más allá de Europa.

Foto: gentileza prensa ministerio de Cultura.

“Tal vez no sabían que a miles de kilómetros de Alemania tendrían la influencia que tuvieron. Hoy estamos rodeados de objetos inspirados por la Bauhaus”, explicó Avelluto.

La exhibición, que llega a Buenos Aires gracias al Goethe-Institut y la Embajada de Alemania, se divide en ocho áreas temáticas que permiten un profundo acercamiento al movimiento. Cuenta con un montaje basado en paneles modulares los cuales crean una estructura abierta, que permite establecer relaciones entre los ejes, y propone un recorrido laberíntico.

La curaduría del alemán Boris Friedewald priorizó la elección de registros fotográficos y trabajos en papel para reponer la historia de la escuela, a la que incluyó algunos objetos íconos como la lámpara modelo 702 realizada por Marianne Brandt y Hin Bredendieck para la empresa Kandern.

“El mundo entero es una Bauhaus” esta acompañada por una programación que incluye talleres, conferencias y eventos especiales que se puede consultar en el sitio web del museo. La muestra se podrá visitar hasta el 12 de agosto en av del Libertador 1902.