Jaque al arte contemporáneo: muestra que recupera oficio del artista

Jaque al arte contemporáneo: muestra que recupera oficio del artista

El pintor Guillermo Bekes y los escultores Pablo Donnadio y Eduardo Tortorelli exhiben en Smart Gallery. Secretos de un artista que domina el pincel y dos escultores especialistas en mármol, un material tan noble como traicionero. 

Saber el lugar preciso donde golpear el mármol o manejar con destreza las brochas más gordas para trazar las líneas más finas. El oficio, que se alcanza a base de experiencia, perseverancia, ensayo y error, es el eje que atraviesa la obra de los tres artistas que presenta Smart Gallery en su cierre de año.

El pintor Guillermo Bekes y los escultores Pablo Donnadio y Eduardo Tortorelli exhiben obras de los últimos años que permiten desandar sus trayectorias y métodos entre panorámicas de ciudades europeas y formas semi orgánicas talladas en mármol traído de Carrara, Italia.

Bekes, santafesino radicado en Madrid desde 2011, nos propone volver sobre algunos paisajes icónicos de París, Londres y Roma. Viaja con la mirada entrenada para documentar, con el espíritu permeable a todo aquello que luego le servirá para sus grandes composiciones.

De sus grandes óleos que parecen dibujos se desprenden escenas de la vida cotidiana de los habitantes de esas ciudades, cada una, según el artista, con una atmósfera diferente. Bekes recrea situaciones, carteles con publicidades, juega con sus muñequitos pintados en una escenografía que respeta, al menos al ojo del espectador conocedor, la arquitectura urbana.

Foto: prensa Smart Gallery

Parecen dibujos coloreados, pero no lo son y así lo prefiere. No se considera un hiperrealista, sino un gran maestro del pincel. Puede pintar con brochas gruesas los detalles más finos. “Quiero reivindicar el oficio porque es lo que da el soporte material a la obra”, afirma.

De Carrara a Recoleta

Pablo Donnadio y Eduardo Tortorelli están al frente del taller del italo-argentino Orio dal Porto, fallecido en 2016. De él aprendieron los secretos del mármol, tan fundamentales para que ese bloque traído directamente de Carrara no termine hecho pedazos. Ambos se despojan de los fines figurativos para volcarse de lleno a las múltiples capacidades del material para expresar.

“El mármol requiere mucha energía al principio y se va abriendo paso a situaciones más delicadas”, explica Donnadio. Sus esculturas se prestan a distintas representaciones según quien las admire. Depende de dónde se las mira asumen formas orgánicas, otras más rígidas, son cuerpos y espigadas plantas, todo al mismo tiempo.

En tanto, las obras que se ven en Smart Gallery realizadas por Tortorelli esconden secretos que el artista deshace en diálogo con Clase Ejecutiva. “La luz es el 60% en una escultura de mármol”, nos advierte y potencia la experiencia estética recomendándonos desde dónde mirarlas.

Aunque siempre asociado a la resistencia, el mármol también puede ser frágil. “Se generan líneas de tensión si se coloca mal la herramienta o se golpea mal”, detalla y recuerda que a ningún comprador le gusta encontrar su busto atravesado por una grieta.

Las obras de Bekes, Donnadio y Tortorelli se pueden ver en Smart Gallery, Av. Alvear 1580 PB, hasta el 28 de diciembre.