Exhiben retrospectiva del Premio Braque, certamen semillero de artistas

El MUNTREF presenta "Premio Braque 1963-1997", un recorrido por las obras premiadas por el prestigioso certamen que reflejó las tensiones entre conservadores y vanguardistas entre los artistas argentinos.

Carlos Alonso - "Quiero vivir"

Carlos Alonso -

Hay quienes aseguran que estuvieron en la cancha el día que Diego Maradona debutó en el fútbol, otros que participaron de los inicios de Los Redonditos de Ricota en Cemento, y hay quienes afirman que participaron del Premio Braque, el certamen artístico que desde 1963 organiza la embajada de Francia en colaboración con instituciones argentinas y que ha servido de semillero de consagrados artistas como Nicolás García Uriburu, Carlos Alonso, Delia Cancel y, un poco más acá en el tiempo, Jorge Macchi y Leandro Erlich. Hoy algunas de las obras realizadas en el marco de ese premio se exhiben en la muestra "Premio Braque 1963-1997" en la sede de Caseros de MUNTREF Museo de Artes Visuales.

El Premio Braque se extendió desde 1963 hasta 1997 y se retomó en 2013 bajo la asociación de la embajada con la Universidad de Tres de Febrero. Se premia a los artistas con becas para realizar residencias en París y la posibilidad de exhibir su obra en una exposición. A Lucie Haguenauer, investigadora de arte francesa con base en Buenos Aires, le habían encargado desde la embajada, lugar donde trabaja, reactivarlo. Su búsqueda de información se transformó en la tesis de su maestría y luego en una exhibición. 

“Mucha gente decía que había ganado o participado del Premio Braque, pero nadie sabía bien quiénes realmente habían ganado el premio”, cuenta Haguenauer en diálogo con Cronista.com. “Había un vacío histórico y, siendo historiadora de formación el interés por el rigor histórico para mi siempre es importante, inicié esta investigación”, agrega en su perfecto español.

En las salas del espacio de arte de la universidad en su sede de Caseros las obras tempranas de hoy maestros del arte argentino se suceden unas a otras. Están los trabajados premiados, los que participaron y aquellos realizados durante la residencia en París.

FBMD01000a9f0d00009c97000073290100dc3c0100604b01007fa401007686020007a702001cc7020065e50200e7da0400

“Quiero vivir”, la tinta sobre papel de Carlos Alonso que se exhibe en la segunda sala, recibió la primera mención de dibujo en 1965. Un hombre se aferra al pecho de una mujer que pide por su vida. Las expresiones borrosas perfiladas con marañas de trazos, el sujeto que mira al espectador y la mujer que se abstrae de la escena configuran una obra abierta a la interpretación.

El óleo “Las tres gracias” (1967) de Nicolás García Uriburu, hoy parte de la colección del Museo Nacional de Bellas Artes, fue realizado durante su estancia en la capital francesa; dos años después esa pieza, donde la fauna y la flora se mezclan con los torsos de tres mujeres sobre un fondo verde plano, obtuvo el Premio Único del Salón Nacional de Artes Plásticas.

El Premio Braque permitió a los jóvenes artistas experimentar bajo el paraguas del prestigio que el certamen se ganó en poco tiempo. Es también un pantallazo de las tendencias y búsquedas de a lo largo de la historia donde no faltaron los cortocircuitos entre vanguardistas y conservadores. Al tiempo que surgían los nuevos movimientos aparecían también las resistencias.

El rojo fervor de mayo de 1968 se hizo sentir ese año también entre los artistas argentinos. Jorge Carballa presentó “Juegos de sombras” donde representaba mediante sombras el perfil de los miembros del jurado que a sus pies tienen el cuerpo desplomado del artista. Un grupo optó por llamar boicot. La curadora Haguenauer repuso la historia para su tesis: “Los que habían llamado al boicot irrumpieron en la ceremonia de premiación y lanzaron huevos, la policía los agarró, era la época de (Juan Carlos) Onganía y estuvieron encarcelados un mes”.

Delia Cancela y Pablo Mesejean - "Rita Tushingham y nube"

El contexto hostil y las críticas fueron demasiado para la embajada francesa que suspendió el premio y la exposición anual, aunque siguió otorgando becas. En 1979, en plena dictadura militar de Jorge Rafael Videla, había motivos económicos y diplomáticos para relanzarlo. El arte se había convertido en un vehículo para salvar el vínculo bilateral entre ambos países. “Desde la embajada necesitaban una escena cultural que pueda volver a vincular más fuerte a los dos países. La relaciones diplomáticas no estaban bien por la desaparición de las monjas francesas y los desparecidos, y Francia necesitaba tener un buen vínculo con el gobierno, aunque fuera militar, por razones económicas”, explica la curadora.

Este segundo momento del premio se encuentra marcado por la irrupción de nuevos formatos de obras. Están los objetos como “Platz”, el tobogán quebrado en varias partes con el que Jorge Macchi ganó el Primer premio de escultura en 1993; o uno de los primeros ascensores de Leandro Erlich que en 1995 recibió una mención especial aunque no respetaba las medidas permitidas en el reglamento.

Entre 1963 y 1997 participaron más de 5000 artistas del Premio Braque de los cuales unos 800 fueron seleccionados para ser expuestos. Fue un impulso para que los argentinos intercambiasen experiencias con la escena internacional. Sin proponérselo reflejó las diferentes etapas de creación en el país.

“Premio Branque 1963-1997" se exhibe en MUNTREF Museo de Artes Visuales, Valentín Gómez 4828/38, Caseros, Provincia de Buenos Aires.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping