Foto: gentileza ARSOmnibus
Foto: gentileza ARSOmnibus

El joven artista que crea móviles de madera inspirados en la vanguardia rusa

El joven plástico Nahuel Giuffrida expone por primera vez en solitario en Laura Haber. Sus ensambles de madera abren una nueva etapa para la tradicional galería de Belgrano.

En el corazón de Belgrano, el tercer piso de este caserón de la década del 40 es la galería Laura Haber. Parada tradicional en el circuito artístico porteño, busca darle un aire de renovación al espacio con la incorporación de artistas que están dando sus primeros pasos entre los galeristas. 'Confluencias', la primera exhibición mainstream del artista Nahuel Giuffrida, inaugura esta nueva etapa.

Formado en talleres y clínicas -y algún que otro intento en la universidad, los soportes de trabajo de este artista de 32 años van desde el lienzo hasta los móviles, incursionando en la fotografía, los objetos e incluso las lámparas, herencia de una familia vinculada al negocio de la iluminación. “Confluencias” reúne obra de los últimos años, especialmente los elementos que él llama ensambles de madera, una comunión de descartes reunidas a lo largo del tiempo.

Grandes o pequeñas; horizontales o verticales, los ensambles de Giuffrida se asemejan a estallidos detenidos en el instante inmediato posterior a detonar. Las varillas de madera se expanden en todas direcciones, diferentes, como el sentido de acumulación sin fin específico que aplica el artista para sus materiales. “Trabajo con el recurso sustentable, la basura del otro. Trato que se transforme en algo diferente”, explica a Clase Ejecutiva.

Foto: gentileza ARSOmnibus

Producto del azar que atraviesa la obtención de materiales para trabajar, no existe un pedazo de madera igual al otro. Apenas los interviene con lija, barniz al agua y en contadas ocasiones una mano de pintura. Sí compra acrílicos que incorpora en pequeñas dosis como desvío de un sistema que, ya inmersos en la muestra, comienza a reconocerse como propio del artista.

“Él no conocía la obra de Vladimir Tatlin. Me gustó que no lo conociera porque implica que lo suyo es algo totalmente original”, apunta Marcelo Gutman, curador de la muestra, respecto al artista ruso fundador del constructivismo, parte del grupo que conformó la vanguardia de las primeras décadas del siglo XX.

Cuando Giuffrida se vio reflejado en la estética Tatlin, profundizó en el arte ruso y la idea de que un objeto de arte también podía mostrar su factura. Comenzó a llamar a su trabajo Constructivismo del siglo XXI.

Foto: gentileza ARSOmnibus

Nuevos aires

En esta etapa de actualización que inicia Laura Haber el foco estará puesto en artistas jóvenes, muchas veces desconocidos, que aún no hayan ingresado al circuito de galerías, aunque promete que no dejará de lado a sus históricos representados.

Además, en julio lanzará un concurso apuntado a artistas de hasta 40 años. El premio será una exposición individual en la galería, que los portfolios queden como base de datos para futuras exhibiciones colectivas y la posibilidad de ser seleccionados para participar en ferias de arte en el exterior.  

“Confluencias” de Nahuel Giuffrida puede visitarse en galería Laura Haber, O’Higgins 1361, hasta el 28 de junio.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar