MIÉRCOLES 13/11/2019

Después del tango y el fileteado, buscan que el chamamé sea Patrimonio de la Humanidad

El 26 de noviembre comenzará a definirse si la Unesco le otorga el reconocimiento. Es la única postulación presentada por la Argentina.

Después del tango y el fileteado, buscan que el chamamé sea Patrimonio de la Humanidad

El chamamé, la expresión artística multidisciplinaria característica de la zona litoral, esta a las puertas de la gloria: el próximo 26 de noviembre, en Mauricio, África, sesionará el Comité Intergubernamental de la Unesco que decidirá si acepta la solicitud argentina para que sea considerado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

El optimismo y la ansiedad se palpitaron días atrás, en el Salón de Honor del Centro Cultural Kirchner, donde se presentó la 29° Fiesta Nacional del Chamamé que se llevará a cabo entre el 11 y el 20 de enero de 2019 en Corrientes. Allí, escoltado por el secretario de Medios Públicos, Hernán Lombardi, el gobernador Gustavo Valdés agradeció el acompañamiento de la Nación a la postulación: de ser aprobada, reposicionará a la cultura chamamecera, al festival, al turismo y a los ingresos económicos derivados por este de la provincia.

“Trabajamos mucho en las cuestiones técnicas y en las acciones sociales. Cuando hablamos de que nos sentimos acompañamos por el Gobierno nacional es porque hay una sola postulación por el país y esa es el chamamé”, sostuvo Gabriel Romero, presidente del Instituto de Cultura de Corrientes en diálogo con la prensa tras la presentación.

El chamamé es la expresión artística cultural que abarca la región litoral argentina, el sur de Brasil, parte de Paraguay y el noroeste de Uruguay. Aunque su mayor difusión proviene del ritmo musical, se extiende también a la poesía y la danza. En total, se calcula que 30 millones de personas se consideran parte de esta cultura y se definen como miembros de una “nación chamamecera”.

Su origen se remonta al siglo XVII, cuando las misiones jesuitas se asentaron en la zona tras el desembarco español en tierras guaraníes. La fusión de culturas y ritmos habría engendrado lo que hoy se conoce como chamamé, actualmente atravesado por mitos paganos, santos católicos, curanderos, fauna y flora del lugar, devociones locales, el río Paraná y el orgullo de pertenecer.

Si el próximo noviembre la Unesco lo selecciona para ingresar a la lista de elementos considerados Patrimonio Intangible de la Humanidad, sería la tercera postulación exitosa de la Argentina luego de conseguir el reconocimiento del tango (2009) y el filete porteño (2015).

“Implicaría, por un lado, un reconocimiento global y, por otro lado, esta todo lo relacionado a las economías vinculadas a la industria cultural del chamamé así como comenzar a pensar en políticas a largo plazo. Si bien en estos 8 años hemos trabajado fuertemente en fortalecer la fiesta y en visibilizarlo, todavía falta pensar en la enseñanza del chamamé en las escuelas”, explica Romero.

La Fiesta Nacional del Chamamé del próximo año tendrá como lema “Chamamé de la Humanidad” en reconocimiento a la unión de distintas regiones de Latinoamérica que deviene de este y en pos de ser un puente de paz y comprensión en tiempos de violencia e intolerancia.

Se llevará a cabo durante diez días en distintos escenarios de la capital correntina que convergen en el Anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola” donde los organizadores prometen todos los estilos del chamamé y una puesta en escena al servicio de la espectacularidad.  

Comentarios1
carlos arce
carlos arce 07/10/2018 08:37:56

Ay, ay!!!! habiendo tantas cosas importantes.....

Shopping