Anticipo: estrictas medidas de seguridad para montar las acuarelas de Turner en Bellas Artes

Anticipo: estrictas medidas de seguridad para montar las acuarelas de Turner en Bellas Artes

Clase Ejecutiva tuvo acceso al montaje de las 85 acuarelas del maestro inglés que se exhiben hasta febrero. Las secretas medidas de seguridad en la previa de una de las muestras más importantes del año.

El discreto aplauso marca el final del trabajo. Durante cuatro días, todo el personal del Museo Nacional de Bellas Artes se abocó al montaje de la exhibición más importante del año, que puede visitarse entre el 26 de septiembre y el 17 de febrero de 2019. “J. M. W. Turner. Acuarelas” mostrará 85 acuarelas del maestro del paisaje inglés provenientes de la Tate Collection de Londres tras dos años de negociaciones entre las instituciones.

Seguidos de cerca por dos enviados de la Tate a Buenos Aires encargados de supervisar el traslado de las obras, el personal del museo trabajó durante tres días en el colgado, iluminación y ploteo de las paredes de la sala de exhibiciones temporarias.

Foto: Antonio Pinta.

Las cajas con los Turner arribaron al museo el jueves 13 de septiembre por la noche, pero recién se procedió a su apertura el sábado. Sucede que las obras, con más de 100 años de antigüedad, necesitan un tiempo de reposo en un mismo espacio para evitar posibles daños producto del cambio de clima.

Foto: Antonio Pinta.

El lunes temprano se comenzó con el colgado de las acuarelas. Curada por David Blayney Brown, quien arribó al país para la inauguración, recorre 6 estadíos de la carrera de Turner: Obra temprana, de la arquitectura al paisaje; Los años en Inglaterra (1805-1815); Dentro y fuera de Inglaterra (1815-1830); Luz y color; El turista británico; Obra tardía: mago y maestro.

Foto: Antonio Pinta.

Clase Ejecutiva participó en exclusiva, durante una tarde, del trabajo de montaje. Las medidas de seguridad determinadas por la Tate fueron estrictas, pero necesarias: no se pueden fotografiar las cajas en las que llegaron las obras ni los procedimientos de colgado. Buscan así evitar brindar información que, de caer en las manos equivocadas, podría ser utilizada para planificar atracos.

Foto: Antonio Pinta.

Algunas de las piezas están cubiertas con delgadas telas blancas para protegerlas hasta el día de la inauguración. Por convención, todas las obras realizadas en papel, como el caso de las acuarelas, solo pueden exponerse a una intensidad de luz máxima de 50 lx.

Foto: Antonio Pinta.

Las obras de arte, similar al cuerpo humano, soportan cierta cantidad de luz por año, explican los montajistas. Cumplida esa cuota vuelven a la reserva hasta el año siguiente en total oscuridad.

Foto: Antonio Pinta.

Entre los requerimientos de la Tate estuvo la instalación de deshumidificadores, pequeños aparatos eléctricos a partir de los que se puede regular la humedad del ambiente, para una mejor conservación de los Turner.

Foto: Antonio Pinta.

Joseph Mallord William Turner (1775-1851) es considerado el maestro del paisaje inglés. Sus obras reflejan el romanticismo imperante en su época con la inevitable irrupción de la industrialización de la que era contemporáneo. La naturaleza perdida por el devenir de la Historia toma forma de lugar mítico en sus trabajos.

Foto: Antonio Pinta.

Ni la polémica en la que quedó envuelta la exhibición luego de que la secretaría de Cultura de la Nación decidiese establecer una entrada de $ 100 para su recorrido –poniendo punto final, así, a una tradición de gratuidad de las muestras temporarias del museo de gestión estatal más importante del país– detiene el fervor de los porteños por esta ocasión inédita de acceder a la gran obra de Turner.

Foto: Antonio Pinta.

“J. M. W. Turner. Acuarelas” podrá verse en el Museo Nacional de Bellas Artes, Av. del Libertador 1473 desde el 26 de septiembre hasta el 17 de febrero de 2019.