VACACIONES 2021 en MAR DEL PLATA: Ariston, el parador y secreto mejor guardado de Playa Serena

Llegan las vacaciones de verano 2021. Y Mar del Plata es uno de los destinos de playa preferidos de los argentinos. En la zona de Playa Serena, hay un parador único en la Argentina y América latina. Dónde está y cómo visitarlo

Las vacaciones de verano 2021 se aproximan. Y, sin dudas, las playas y los balnearios dela costa argentina son la primera opción, a pesar de los protocolos por la pandemia de coronavirus. Pero también Bariloche, Córdoba y Ushuaia rankean entre las preferencias para la escapada en enero y febrero.

 

 

En el extremo sur de Mar del Plata, a pasos de la Ruta Provincial N°11 que une las localidades de Punta Lara y Mar del Sur, se levanta una edificación que difícilmente pase desapercibida: el antiguo Parador Ariston. Más allá de su estado ruinoso, detrás de los escombros y las paredes corroídas por la cercanía con el mar y la ferocidad del viento, cualquier mirada perspicaz advierte que allí hay algo más. Sin embargo, no muchos conocen la importancia de esta auténtica obra maestra del modernismo, excepcional en la Argentina.

Esta construcción es el único legado del arquitecto y diseñador industrial húngaro Marcel Lajos Breuer en América latina. Breuer fue uno de los principales exponentes del Racionalismo, también llamado Movimiento Moderno, un estilo que se desarrolló en todo el mundo entre 1925 y 1965.

 

 

Esta tendencia, probablemente la más importante de la primera mitad del siglo XX, perseguía una arquitectura fundamentada en la razón: líneas sencillas basadas en un diseño funcional, formas geométricas simples y materiales de origen industrial como el acero, el hormigón y el vidrio.

En Mar del Plata, la Casa sobre el Arroyo -también conocida popularmente como Casa del Puente- diseñada por Amancio Williams y Delfina Gálvez Bunge y construida en el período 1943-1946- es un claro ejemplo del Movimiento Moderno Argentino. Y año tras año es visitado por turistas, aficionados y estudiantes de arquitectura de todo el mundo.

Emplazado en el barrio de Playa Serena, el Parador Ariston fue construido entre 1947 y 1948 por iniciativa de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires (UBA), que confió a Breuer el diseño y la realización de un espacio social que aportara vida y movimiento al sur de la ciudad de Mar del Plata.

 

 

Situándonos en contexto, esta zona ya había comenzado a cobrar importancia pública con la construcción -iniciada en 1945- de los 19 hoteles que integraban el Complejo Turístico Chapadmalal bajo la órbita de la Fundación Eva Perón.

Para llevar a cabo el proyecto Ariston, Breuer contó con la participación de los arquitectos argentinos Carlos Coire y Eduardo Catalano, siendo este último quien diseñó el plan general para la Ciudad Universitaria de Buenos Aires y la Florális Genérica situada en la Plaza de las Naciones Unidas, entre muchas otras importantes construcciones en la Argentina, Estados Unidos y el Reino Unido.

El diseño de Breuer estuvo inspirado en las formas curvas que se aprecian en las costas de la zona sur de Mar del Plata. Por lo tanto, lo primero que se destaca en el parador son las sinuosas curvas que constituyen el contorno de la estructura desarrollada en una planta elevada, cuya losa de hormigón con forma de trébol se apoya en cuatro columnas. Además, el proyecto original contaba con ventanales de vidrio desde el suelo hasta el techo para aprovechar la luz natural y las vistas panorámicas del mar y las playas circundantes.

El Ariston cumple con 4 de los 5 puntos de la arquitectura moderna creados en 1926 por Le Corbusier: elevación sobre pilotes (el edificio se apoya sobre 4 pilares que dejan despejada la planta baja), planta libre (al sustituir los muros de carga por las columnas el edificio no tiene restricciones en su uso interior), fachada libre (la estructura se retrasa de la fachada) y ventanas horizontales. Por lo tanto, no quedan dudas: este es un fiel exponente del Racionalismo en la Argentina.

El Ariston fue inaugurado como restaurante y salón de fiestas, pero también funcionaron en esta construcción una cafetería, una discoteca y una parrilla, hasta su cierre definitivo en 1993. Desde aquel entonces, su destrucción fue pronunciándose hasta la actualidad; sin embargo, aún parece haber una luz de esperanza para el futuro de esta joya arquitectónica.

 

 

A fines del año pasado, las investigadoras del Conicet Marcela Vázquez y María Beatriz Valcarce hicieron -a pedido de sus propietarios- un estudio de estructura que determinó que la calidad de la construcción es excelente, los materiales son muy nobles y el deterioro estructural es leve y muy localizado. Por lo tanto, este diagnóstico permitió a los amantes de la arquitectura entusiasmarse con la restauración del Ariston. Asimismo, a raíz de este renovado interés por su recuperación, el Parador Ariston fue declarado en noviembre de 2019 Monumento Histórico Nacional.

Sin embargo, la historia actual del Ariston no estaría completa sin incluir a otro personaje clave en su puesta en valor: la periodista y curadora Vanessa Bell, nacida en Inglaterra y radicada hace una década en Buenos Aires.

Especialista en arquitectura y apasionada por la historia de esta obra en particular, Bell Tal es así, que días atrás presentó el proyecto en Londres con el apoyo de la embajada argentina para buscar inversores decididos a solventar esta cruzada por salvar un patrimonio arquitectónico único en América latina. Para estar al tanto de las novedades, recomendamos Especialista en arquitectura y apasionada por la historia de esta obra en particular, Bell Tal es así, que días atrás presentó el proyecto en Londres con el apoyo de la embajada argentina para buscar inversores decididos a solventar esta cruzada por salvar un patrimonio arquitectónico único en América latina. Para estar al tanto de las novedades, recomendamos 

Especialista en arquitectura y apasionada por la historia de esta obra en particular, Bell lanzó una campaña para comprar y restaurar el parador, actualmente valuado en 250 mil dólares. Tal es así, que días atrás presentó el proyecto en Londres con el apoyo de la embajada argentina para buscar inversores decididos a solventar esta cruzada por salvar un patrimonio arquitectónico único en América latina. Para estar al tanto de las novedades, recomendamos seguir la cuenta de Instagram @savetheariston_arg

Luego de años de abandono y desidia, la restauración del Parador Ariston y la revalorización del legado de Breuer en el sur de Mar del Plata parece un sueño cada vez más posible. Que se haga realidad. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Nombre