DESTINOS EN EUROPA

Esta es la playa más chica del mundo: es una de las más cuidadas y populares

La playa Gulpiyuri, en España, fue declarada monumento natural el 26 de diciembre de 2001 y forma parte del Paisaje Protegido de la Costa Oriental de Asturias.

La Playa Gulpiyuri en la región de Asturias, España, es uno de los monumentos culturales más conocidos del mundo por su curiosa geografía: no tiene conexión visible con ningún mar o río cuerpo de agua y sin embargo tiene un hermoso y pequeño cuerpo de agua.

En otras palabras, es una playa interior sin salida al mar: está formada por arena blanca como porcelana y agua salada, pero el Cantábrico se bate a unos metros y sólo se cuela por debajo de los acantilados. La playa registra un fenómeno denominado desagüe cuando comienza la bajamar que hace del lugar todavía más mágico.

Chipre: la isla paradisíaca que ofrece hospedaje gratuito a quienes la visiten

LA POPULARIDAD DE LA PLAYA GULPIYURI

Mario García, técnico de la Oficina Municipal de Turismo de Llanes, en diálogo con el foro Traveler de Condé Nast, dijo en 2019: "A juzgar por el volumen de consultas en la oficina de turismo y por la afluencia observada, el interés por Gulpiyuri ha crecido de forma exponencial en los últimos tres o cuatro años, posiblemente a raíz de anteriores publicaciones que la tildaban como 'la más pequeña del mundo' y de diversos reportajes de la costa oriental asturiana que la destacaban".

La playa mide aproximadamente 40 metros de largo, pero más allá de la particularidad de su tamaño, la mayor singularidad de está suerte de accidente geográfico reside en que está completamente cerrada al mar por un acantilado en el que existe una cueva que permite el paso de las mareas y del oleaje.

CÓMO LLEGAR A LA PLAYA GULPIYURI

Llegar a este pequeño paraíso no es tan complicado como podría parecer: una opción es caminar unos diez minutos desde la cercana playa de San Antolín por una pista llana de unos tres metros de ancho, un camino donde priman los colores verdes que llevar hasta la peculiar orilla de Gulpiyuri, que debido a la protección que le brinda el acantilado se encuentra en estado virgen, es decir, sumamente protegida.

En la playa no hay servicios de ningún tipo y es muy probable que tampoco haya señal de celular. Quien la visite estará rodeado solamente del acantilado que protege Gulpiyuri y los extensos prados que quedan frente al pequeño y accidental mar. Lo más lindo son los sonidos y rugidos que llegan desde el Mar Cantábrico, con su brisa inconfundible.

Importante: debido a que la formación de la playa depende exclusivamente de las mareas y el viento, es indispensable saber si hay marea bajo alta el día que se desee visitarla, por lo que hay que consultar antes la tabla de mareas y vientos del Ayuntamiento de Llanes de ese día.

OPCIONES CERCA DE LA PLAYA GULPIYURI

La localidad más próxima a Gulpiyuri es la aldea de Naves: la visita no sólo merece la pena por la Iglesia de San Antolín de Bedón - un templo benedictino del siglo XIII - , sino también por sus hórreos y paneras tradicionales, los antiguos y más clásicos graneros asturianos.

Por otro lado, también pueden visitarse los géiseres que brotan de los acantilados cuando el mar golpea con fuerza durante la pleamar y que hace que el agua salga despedida hacia arriba por las chimeneas naturales produciendo un sonido inigualable. Plan ideal para los días donde la marea este brava: están los de Pría al oeste de Gulpiyuri y hacia el este los bufones de Arenillas, ambos declarados también Monumentos Naturales del Principado.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios