Miniturismo

Escapada al campo por el día: Ministro Rivadavia, un pueblo rural y agroecológico a una hora del Obelisco

Antes se llamaba Monte Chingolo. Es el pueblo más antiguo del partido de Almirante Brown, en la provincia de Buenos Aires. Está a una hora del centro de la ciudad porteña. Hay granjas y laguna. Se puede hacer parapente y astroturismo.

Aroma a leña de las panaderías de campo. Almacenes de ramos generales y pulperías detenidos en el tiempo. El trino de los pájaros como banda sonora del amanecer y al atardecer. El rocío dando brillo a las hojas que tapizan las calles empedradas. Y ese sosiego de hora de siesta que, en los pueblos rurales, tiñe todo el día con su calma chicha.

Para despejarse durante un fin de semana cualquiera, pero también para alejarse de la vorágine de la ciudad durante las vacaciones de invierno, hay pequeñas localidades en la provincia de Buenos Aires que ofrecen un cambio de aire total a apenas una a tres horas en auto desde el Obelisco, corazón de la ciudad 'de la furia'.

Escapada al campo: 5 pulperías y almacenes de ramos generales cerca de Buenos Aires para visitar este finde

Es el caso de Ministro Rivadavia. Se trata del pueblo más antiguo del municipio de Almirante Brown, donde ahora hay un boom de huertas agroecológicas que completan la experiencia de un día de campo para compartir en familia.

Durante el siglo XIX, se llamaba Monte Chingolo. Hasta que se le cambió el nombre en homenaje a Martín, nieto de Bernardino Rivadavia (primer presidente de la Argentina) y ministro de Marina durante la segunda presidencia de Julio Roca.

Qué hacer en un día de campo

Una visita imperdible es a la Granja Educativa Municipal, donde se pueden observar diferentes especies de aves de corral como pavos reales, palomas de collar, canarios, diamantes y calafates. En el área de la laguna hay gansos, una pareja de cisnes australianos, patos criollos y pekín. También en el predio hay caballos, vacas, llamas, ovejas, cabras, chanchos, abejas y un tambo donde conocer el proceso de ordeñe.

Escapada a Los Toldos: la ruta del queso y un monasterio famoso por su hostería "de silencio"

El recorrido guiado incluye una huerta orgánica, donde se cultivan hortalizas libres de agroquímicos: alrededor de la superficie sembrada se colocan plantas que cumplen la función de atrapar o repeler insectos y se utiliza el método de rotación de especies para cuidar el suelo. Se pueden comprar allí, directamente a los productores, para comer en casa.

Otra granja ecológica abierta al turismo es Don Facundo, cuyo casco y caballerizan datan de 1840. La propuesta es participar de actividades productivas como la apicultura y la elaboración de quesos y dulce de leche. También se puede tomar clases de parapente y, por la noche, hay encuentros de astroturismo.

Los mejores lugares para ver lluvia de estrellas y meteoritos en el país

Pasear en tractor, cosechar verduras de la huerta, caminar entre animales de corral, ordeñar vacas y amasar pan casero son parte de la visita guiada en la granja Don Mario, un predio donde también hay parrillas, quinchos, canchas, juegos infantiles y un parador donde desayunar, almorzar y merendar.

Otro imperdible es Ripalda al Campo: a orilla de la laguna, son famosas sus hamburguesas a la parrilla, pero también las cabalgatas y salidas en kayak que organizan. 

Por su parte, el campo histórico y familiar Los Medina tiene como productos estrella a los quesos, los chacinados, las conservas y las mermeladas, no sólo para degustar y comprar: los visitantes pueden participar de la elaboración artesanal de esos manjares criollos.

Flamencos, salinas y playas: tres lagunas bonaerenses para escaparse el fin de semana

Lugares con historia

La panadería Rivadavia es uno de los íconos del pago. Fue fundada por Bernardo Iturralde, panadero mayor del ejército de Juan Manuel de Rosas, quien llegó a estas tierras buscando refugio cuando era perseguido por las tropas de Urquiza, luego de la derrota de la batalla de Caseros.

Por su parte, el Bar de Lippi, en el acceso a Ministro Rivadavia, fue posta de descanso y aprovisionamiento de las carretas que viajaban por el Camino Real rumbo a Chascomús, San Vicente y Azul. 

Finalmente, se impone hacer un alto en la parroquia Nuestra Señora del Tránsito, donde se destaca la imagen de la Asunción de María, tallada entre 1860 y 1870 por un santero español.

Una laguna con cisnes de cuello negro y la mejor vista del Paraná, a 2 horas del Obelisco

Tags relacionados