San Pablo para ejecutivos: un recorrido de negocios, arte y gastronomía

San Pablo para ejecutivos: un recorrido de negocios, arte y gastronomía

La capital económica de Brasil es una de las ciudades con mayor movimiento de viajes de negocios en el mundo. Las opciones necesarias para quien necesita trabajar con la máxima comodidad.

Sin las playas de Río, ni las postales de Bahía, San Pablo aparece como una ciudad sin demasiada gracia a los ojos del turista. Pero detrás de la imagen abigarrada que plantean sus más de 12 millones de habitantes, fluye una corriente de actividad incesante que domina tres áreas fundamentales: los negocios, el arte y la gastronomía.

Esta última descolla en lo que se refiere a pescados y, particularmente, al sushi, con sitios de gran categoría, especialmente los que se ubican en el barrio Jardim Paulista.

En cuanto al arte, el Museo de Arte Moderno es la primera escala para visitar. La oferta cultural es impresionante por su variedad y calidad: 28 museos de arte, más de 30 galerías y dos decenas de centros culturales en constante actividad.

Hay sitios, como la galería Thomas Cohn en los que es posible encontrarse con los pintores jóvenes brasileros que también dan vida a este menú. Ubicada en la Avenida Europa, que cada seis o siete cuadras va cambiando de nombre y fisonomía. Rua Colombia se llama en la zona en la que los Porsche, las Ferraris y los Jaguars adornan las vidrieras; Augusta es el nombre que adopta en el cruce con la Avenida Paulista, el centro neurálgico de la ciudad, donde los edificios superan casi siempre los 30 pisos y se coronan con un helipuerto, una marca registrada en San Pablo.

Museo de Arte Moderno

Tránsito por aire y tierra

Uno de los rubros que más ha crecido entre los servicios que se ofrecen en la ciudad es el de transporte, tanto aéreo como terrestre. Ambos están asociados a dos conceptos que se valoran en San Pablo: velocidad y seguridad. Los alquileres de autos y vans blindadas con chofer están a la orden del día, pero lo intrincado del plano paulista hace que la mejor opción sea moverse por el aire. Además, es la manera más agradable de conocer la ciudad.

Un breve trayecto hasta los hangares donde duermen decenas de aparatos: policiales, ambulancias, ágiles Robinson, pretenciosos Bell, monstruosos Sikorsky. Uno de los servicios más requeridos es el traslado desde alguno de los tres aeropuertos de la ciudad hasta el destino deseado, pero también hay vuelos turísticos como el que sobrevuela la elegancia de Morumbí con sus casas bajas, su estadio y su verde; luego atraviesa el río Tieté y automáticamente empiezan a aparecer enormes edificios que dan cierta sensación de vértigo. En el medio, se ven aparecer las agujas góticas de la catedral en la plaza de Sé, el centro histórico de San Pablo. El parque Ibirapuera se aprecia en su mejor dimensión, así como el trabajo del ilustre Niemeyer que diseñó los diferentes pabellones.

Catedral de San Pablo

El San Pablo de Caetano

Otro punto imperdible en la ciudad es el cruce de las avenidas Ipiranga y Sao Joao, corazón del antiguo epicentro de San Pablo, uno de los más intensos de la ciudad. Mitificado en las letras de Caetano Veloso, representa el núcleo político y comercial, el de las grandes edificaciones coloniales, las casas de teatro y los cafés históricos. Es el sitio de confluencia del mundanaje paulista portador de tanto encanto. Algo parecido sucede con la Avenida Paulista, uno de los primeros paseos de quienes llegan a la ciudad y buscan disfrutar de sus tiendas y las librerías más grandes de la urbe. Es literalmente una llanura de edificios cuya mera contemplación es capaz de producir mareos.

Placeres paulistas

Para contrastar, bien vale un paseo por Vila Madalena, el barrio más bohemio y chic de la ciudad, situado en el distrito de Pinheiros. Hay ferias artesanales, librerías, exposiciones artísticas y musicales, pero ha ganado mayor fama por su agitada vida nocturna, sus bares y discos.

Y cuando se habla de placeres, imposible no disfrutar de la gastronomía del Restaurante Dom, sin dudas el mejor de Brasil y uno de los más prestigiosos de América Latina. Productos brasileños con técnicas internacionales son la clave, además del talento sin igual de su chef, Alex Atala, un cocinero de película.

Vila Madalena

Datos útiles

- Las opciones para viajar a San Pablo son variadas tanto en precio como en calidad de servicio. Latam tiene varios vuelos diarios con precios que empiezan en los u$s 190 ida y vuelta. www.latam.com.

- San Pablo tiene hoteles para todos los presupuestos, desde hoteles de súper lujo como el Sofitel (sofitel.accorhotels.com) hasta alojamientos más económicos de u$s 40 la noche. Una excelente alternativa es el Tivoli Mofarrej São Paulo (www.tivolihotels.com)

Comentarios1
J.O. Nordeno
J.O. Nordeno 07/10/2018 04:09:25

Puaj! Veo esa foto y me acuerdo del olor fétido de la marginal pinheiros y sus islas de basura, además de los cientos de vagabundos durmiendo en la calle en la Av. Berrini... y eso que es supuestamente una zona ¨linda¨de la ciudad. Un ASCO!!

Shopping