Road trip por la Patagonia: 7 paradas obligatorias en una travesía por la Ruta 40

Road trip por la Patagonia: 7 paradas obligatorias en una travesía por la Ruta 40

San Martín de los Andes, Villa La Angostura, Bariloche, Lago Puelo, Esquel, El Chaltén y El Calafate son algunos de los puntos imperdibles. Qué hacer, cuándo ir y qué ver en cada destino.

Emprender un road trip por la Patagonia argentina, siguiendo el camino de la emblemática Ruta Nacional 40, supone sumergirse en uno de los escenarios naturales más privilegiados de la Tierra: inmensos lagos azules, imponentes glaciares, volcanes y montañas con picos nevados y extensos bosques que se tiñen de amarillo, naranja y rojo depende la estación.

La Ruta 40 dibuja una línea que parece infinita sobre la Argentina. Sólo en su tramo patagónico, recorre cuatro provincias y unos 2.700 kilómetros. A lo largo del camino, la geografía y las sensaciones van cambiando radicalmente.

En Río Negro y Neuquén, el Camino de los Siete Lagos nos regala postales de película. En Chubut, los bosques petrificados nos sorprenden. En Santa Cruz el paisaje empieza a cambiar y se vuelve más solitario, incluso, a veces, desolado. Como si fuese un territorio inexplorado. Ya al final, la experiencia de hacer trekking sobre el glaciar nos enamora por completo.

Para quienes se animen a hacer la travesía completa, desde San Martín de los Andes hasta El Calafate, pasando por Esquel y Lago Puelo, un recorrido por los puntos imperdibles de la mítica Ruta 40.

 

Parada #1: San Martín de los Andes

Esta pequeña ciudad de montaña al borde del Lago Lácar combina relax y una gran cantidad de circuitos turísticos en un entorno natural de bosques milenarios, balnearios y lagos de origen glaciario.

Acá hay actividades para todos los gustos. Se puede elegir entre cabalgatas y senderismo en el Parque Nacional Lanín, o un momento de relax en las termas Lahuen Co (aguas milagrosas en lengua mapuche).

San Martín de los Andes es uno de los puntos turísticos más importantes de Neuquén y el puntapié para iniciar el Camino de los Siete Lagos, uno de los tramos más hermosos de la Ruta 40.

El camino comienza en el lago Lácar y continúa por el Machónico, Falkner, Villarino, Escondido, Correntoso, Espejo y el inmenso Nahuel Huapi en Villa La Angostura. Se trata de un circuito de 112 kilómetros totalmente asfaltados que atraviesan un paisaje natural deslumbrante.

La mítica Ruta 40. El kilómetro 0 de la ruta más larga del país arranca en Cabo Vírgenes (Santa Cruz), el confín continental más austral de la Argentina, y termina en La Quiaca (Jujuy), muy cerca del límite con Bolivia. En total recorre 5.194 kilómetros, conecta 11 provincias de norte a sur y atraviesa 21 parques nacionales. Y si bien la mayor parte del trayecto está pavimentado, todavía quedan algunos kilómetros de ripio.

Parada #2: Villa La Angostura

El entorno natural no puede ser mejor: un frondoso bosque de ñires, lengas y coihues alrededor de lagos de aguas cristalinas. Así es la encantadora Villa La Angostura.

Esta pequeña aldea cordillerana es la puerta de entrada al Parque Nacional Arrayanes, el único bosque de esta especie en el mundo, y el lugar perfecto para recorrer los senderos del Parque Nacional Nahuel Huapi.

Si hace calor, la extensa bahía del lago Correntoso es el lugar ideal para pasar el día a puro relax. Rodeado de montañas y arena de origen volcánico, es el lugar elegido por turistas y locales para darse un chapuzón debido a que sus temperaturas son más cálidas que las del Nahuel Huapi.

A la hora del almuerzo, el emblemático Correntoso Lake & River Hotel, fundado en 1917, es el spot perfecto para descansar, degustar un plato típico y obtener una de las vistas panorámicas más espectaculares de la villa.

Parada #3: San Carlos de Bariloche

Bariloche no necesita presentaciones. Es uno de los destinos más tradicionales y emblemáticos de la Patagonia. Sin embargo, la gran mayoría de la gente lo conoce cubierto de blanco. Lo que no saben es que debajo de la nieve se esconde un paisaje increíble.

En primavera/verano Bariloche se transforma. Cuando la nieve se va, las playas y los deportes acuáticos se convierten en protagonistas.

El Parque Nacional Nahuel Huapi ofrece un gran camping y muchas caminatas. En el lago, además de los clásicos paseos en catamarán, se puede practicar pesca deportiva, kitesurf, windsurf y kayak.

Quienes busquen una actividad para toda la familia pueden optar por hacer rafting en el tranquilo río Limay o en el río Manso. Otro plan es visitar la confitería giratoria del cerro Otto o conocer la otra cara del Cerro Catedral.

Por la noche hay más propuestas. Bariloche cuenta con un importante circuito cervecero que ofrece más de 20 fábricas de cerveza artesanal. Estos brewpub proponen degustar picadas de ahumados, chucrut – un clásico barilochense-  y platos típicos de la región.

Cuándo y cómo ir. La mejor época para realizar la travesía es entre noviembre y marzo, cuando la temperatura sube, los días son más largos y los vientos menos fuertes. Debido a las grandes distancias, una alternativa podría dividir la ruta en dos partes: hacer Neuquén y Río Negro por un lado; y Chubut y Santa Cruz por el otro. Se puede llegar en avión (Aerolíneas Argentinas, Latam, Flybondi y Andes) y alquilar un auto en el aeropuerto.

Parada #4: Lago Puelo

Muy cerca del El Bolsón, y a 120 kilómetros de Bariloche, esta pequeña localidad es llamada “Refugio de la naturaleza” por sus pobladores. Alberga el Parque Nacional Lago Puelo, donde uno de los paseos más concurridos es el “Bosque de las Sombras”.

Este bosque es sumamente húmedo y cuenta con muchos árboles arrayanes, helechos, y enredaderas en el camino. Aunque haya sol, siempre está oscuro, por eso una sensación de suspenso constante. Es un sendero corto y muy fácil de realizar con niños.

Además, si se busca una experiencia más cercana a la naturaleza, a orillas del lago hay un área recreativa con dos campamentos. El Parque también cuenta con una zona llamada “La Playita” con temperaturas muy agradables por la poca profundidad del lago.

Otra opción desde Lago Puelo es visitar la pequeña localidad de Epuyén, a tan sólo 40 kilómetros de distancia, donde se encuentra la bodega más austral de Argentina (Patagonian Wines).

Parada #5: Esquel

Esquel sin dudas merece un stop en este road trip. Ubicada a los pies de la precordillera andina, esta ciudad se encuentra rodeada por el bosque andino y la estepa patagónica.

Con un paisaje majestuoso, que atesora bosques milenarios, el Parque Nacional Los Alerces es uno de sus grandes atractivos. Otro de ellos es “La Trochita”, conocido oficialmente como Viejo Expreso Patagónico, el famoso tren de trocha angosta que revive la mítica de la Patagonia.

Pero si hay que elegir una experiencia imperdible, es la de cabalgar por la zona del Valle Chico y el cerro Nahuel Pan. La geografía de Esquel, compuesta por imponentes cerros y valles, constituye el escenario perfecto para disfrutar de una excursión guiada a caballo.

Varias chacras ofrecen cabalgatas, que arrancan con un desayuno tradicional y luego coronan con un cordero al asador.  

Parada #6: El Chaltén

Es un pueblo muy pequeño y joven, fundado en 1985. Sus calles están llenas de vida y albergan a muchos turistas que llegan de todas partes del mundo para conocer sus tesoros más preciados.

Una opción para quienes se animen a llegar en auto desde Esquel es hacer una parada en Los Antiguos, una pequeña localidad al norte de Santa Cruz.

Desde El Chaltén, pueblo bautizado como “la capital nacional del trekking”, se pueden caminar los senderos más espectaculares de la Patagonia. La mayoría de ellos son autoguiados y se realizan dentro del Parque Nacional Los Glaciares, pero otros, para los más experimentados, requieren varios días y acampar en el camino.

El sendero a la Laguna de los Tres es el más recomendado. Todo el camino hasta llegar a los pies del Cerro Chaltén (o Fitz Roy) es una aventura: hay que atravesar bosques, cruzar lagos y subir montañas. El último tramo es bastante exigente porque se hace en subida, pero no imposible. En total se caminan unos 20 kilómetros, y aunque la vuelta cueste por el cansancio, cada uno de ellos es una belleza.

Otro imperdible es el sendero que conduce al Cerro Torre, considerado una de las montañas más bellas y difíciles de escalar en el mundo. Este trekking arranca con una leve pendiente, pero pasado el primer tramo el camino se vuelve mucho más llevadero.

Al atardecer la actividad sigue a un ritmo muy relajado y tranquilo. Se encienden las luces de cervecerías artesanales y grupos de mochileros se juntan a disfrutar de los happy hours. Por la noche, los restaurantes invitan a recargar energías para el día siguiente con platos típicos como cordero patagónico, asado criollo y conejo cordillerano.

Parada #7: El Calafate

A orillas del gran lago Argentino, El Calafate nació en 1927 como puerta de entrada a los grandes glaciares patagónicos. A tan sólo 80 kilómetros del pueblo se encuentra la entrada al Parque Nacional Los Glaciares, hogar del monte Fitz Roy, el lago Viedma y el imponente Perito Moreno, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Dentro del Parque hay un circuito de tres pasarelas de madera para conocer todas las caras del glaciar y presenciar en primera fila los desprendimientos de pequeños y grandes bloques de hielo.

Para quienes busquen una experiencia distinta y conocer al Perito Moreno desde adentro, hay dos excursiones. Un mini trekking, que dura aproximadamente una hora y media sobre el hielo, y otra llamada Big Ice, que dura tres horas y media.

Ambas arrancan con una navegación de 20 minutos por el Lago Rico y siguen con una pequeña caminata por el bosque magallánico hasta los pies del glaciar. Después llega el momento de ponerse los crampones y emprender la emocionante aventura sobre el hielo.

La experiencia es cara pero inolvidable. Allí arriba pueden verse grietas, sumideros, pequeñas lagunas y las increíbles tonalidades de azul que cobra el hielo según cómo le impacta la luz. Una verdadera maravilla.

Si se dispone de tiempo para volver otro día, en el Parque también se puede realizar una navegación por el Lago Argentino para ver de cerca la belleza de los glaciares Upsala y Spegazzini.

Comentarios8
Carlos Scimone
Carlos Scimone 07/08/2018 04:39:39

Se comió por lo menos una docena de lugares imperdibles, solo en en el tramo sur.

Sergio Burgos
Sergio Burgos 07/08/2018 04:04:51

se puede hacer en un vehiculo que no sea 4x4 , o es necesario este tipo de vehiculo?

Fabián Fernández
Fabián Fernández 07/08/2018 03:29:20

y como que estarían faltando algunos lugares, Los antiguos, las cuevas de las manos y trevelin, entre otros

Andrea Gomez
Andrea Gomez 07/08/2018 02:45:59

Yo quiero ir al Lago Escondido, pero un tal Joe Lewis (judío) me impide el acceso porque está creando un nuevo asentamiento (la nueva Israel), parecido a lo de Gaza.

Julio Molina
Julio Molina 07/08/2018 10:42:56

Los unicos que quieren armar otro pais en la patagonia, son los mapuches terroristas

Jose Maria_Baldoma0 Baldoma
Jose Maria_Baldoma0 Baldoma 07/08/2018 02:00:39

Muchas paradas propuestas en un corto tramo, y luego un tirón larguísimo hasta El Chaltén.- ¿ Y la Cueva de las Manos, y el Lago Posadas?.- Parece que el cronista conoce poco...

Gustavo Mondaini
Gustavo Mondaini 07/08/2018 01:31:59

Está pavimentada en su totalidad la ruta 40?

Diego Waisman
Diego Waisman 07/08/2018 02:00:32