MIÉRCOLES 13/11/2019

Puro lujo: así es el nuevo aeropuerto de Estambul con 5,4 hectáreas de Free Shop

El nuevo aeropuerto de Estambul, inaugurado hace un año, ocupará una superficie de 7600 hectáreas y tendrá capacidad para 200 millones de personas por año.

Costó 10 mil millones de euros y tiene 5,4 hectáreas de Free Shop. Estará completo en 2028 y tendrá capacidad para 200 millones de personas por año. Cuenta también con 17 mil metros cuadrados de retail de las mejores y más exclusivas marcas, 34 mil metros cuadrados de locales gastronómicos, hotel con 451 habitaciones, y un extenso y exclusivo lounge, de 2,9 hectáreas. Estos son sólo algunos de los números, instalaciones y lujos que se destacan del nuevo aeropuerto de Estambul.

Ubicado a 35 kilómetros de la ciudad de Estambul, el nuevo Istanbul Grand Airport (IGA) fue inaugurado en octubre de 2018 y representa al ambicioso proyecto que lo hizo posible. Es que el gobierno de Turquía decidió por fin sacar provecho de su extraordinaria ubicación geográfica (Estambul tiene 60 países y 130 importantes destinos a unas 4 horas de vuelo de distancia) y ordenó construir un aeropuerto internacional que lo sitúe como uno de los centros de conexión más importantes del mundo, que una a Oriente y Occidente. Para ello, encargó una obra a la altura de tamaño objetivo, y el aeropuerto se encamina a convertirse en el de mayor capacidad del mundo –tendrá casi el doble de capacidad que el aeropuerto internacional de Hartsfield-Jackson, de Atlanta, Estados Unidos, que tiene capacidad para 107 millones de pasajeros anuales–.

Las obras del IGA comenzaron en mayo de 2015. Y 42 meses después, en octubre de 2018, recibió su primer vuelo. Seis meses más tarde, con la primera etapa de la obra culminada –se realizará en cuatro fases–, ya se encuentra plenamente operativo, reemplazó al antiguo Aeropuerto Internacional Atatürk, y cuenta con capacidad para unos 90 millones de pasajeros.

Pero más allá de las cifras, las proyecciones y los récords, resulta interesante recorrer la terminal que se extiende por 1,4 millones de metros cuadrados –140 hectáreas–. Es que en ella, la más grande del mundo bajo un mismo techo, abundan la oferta y las posibilidades.

Llama la atención, al ingresar al edificio, el moderno diseño de la terminal. También sus altas columnas, los techos, las plantas que decoran y dan vida al ambiente, y hasta el tamaño y la definición de los carteles, tanto los que brindan información al pasajero como los publicitarios. También la cantidad de locales de Free Shop, con siete sectores temáticos diferentes y que ocupan 54.358 metros cuadrados dedicados a los perfumes, chocolates, bebidas alcohólicas, anteojos y tecnologías varias, entre otros.  

También se distinguen los 34.061 metros cuadrados de restaurantes, bares y cafés, y los 17.338 metros cuadrados de locales de las cadenas de retail más importantes del mundo. Entre ellas, informaron desde IGA, están presentes o en camino a abrir sus puertas en los próximos meses, marcas de la talla de Emporio Armani, Hugo Boss, Salvatore Ferragamo, Samsonite, Swarovski, Mont Blanc, Longchamp, Ermenegildo Zegna, Louis Vuitton, Gucci, Fendi, Prada, Hermes y Dior, entre otras.

En el entrepiso, hacia uno de los costados y reparado por plantas, se encuentra el lujoso lounge. Allí la oferta es todavía mayor. Metros y metros de la más variada oferta gastronómica, desde los tradicionales platos locales hasta sushi, tablas de quesos y fiambres, pastelería, tortas y bombones.  También bebidas, variedades de tés, cafés, y vinos varios.

El lounge de Turkish Airlines brinda, además, la posibilidad de dormir en salas de descanso equipadas con camas y baños. O incluso de relajarse en camastros, de trabajar dentro de salas de reuniones, o de rezar (ofrece espacios contiguos para diversos credos).  Los que accedan allí podrán también observar las pinturas colgadas en la galería de arte, o hasta sentarse a tocar el piano.

Otra parte destacada del lounge es el espacio destinado a la diversión y el entretenimiento. En él sobresalen un juego con tobogán y escalera en forma de avión, una pista de carreras de coches miniatura a tracción eléctrica al estilo Scalextric, y un juego de golf en el que se realizan golpes reales contra una pantalla de tela que proyecta el tiro.

Pero más allá de los lujos y comodidades, de su extensión o su parking de 62,4 hectáreas y con capacidad para 40.000 autos, o de sus avances tecnológicos de última generación que incluye hasta una APP con información en tiempo real para los pasajeros, es probable que nada distinga al nuevo aeropuerto de Estambul como su curiosa torre de control. Con una altura de 90 metros, la Torre de control del IGA fue diseñada en forma de tulipán, en honor a la flor característica de la cultura turca. La particular torre fue incluso galardonada con un premio en el Festival de Arquitectura Mundial (WAF) en 2016.

Desde que está plenamente operativo y hasta mediado de septiembre, es decir en sus cinco primeros meses, autoridades del aeropuerto informaron que más de 32 millones de pasajeros ya pasaron por allí para abordar o desembarcar  de vuelos internacionales o domésticos. En ese período, además, el flamante aeropuerto operó un total de 200.815 vuelos, lo que representa un total de 1240 despegues o aterrizajes diarios.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping