Pipa y Natal: 10 playas imperdibles al nordeste de Brasil

Pipa y Natal: 10 playas imperdibles al nordeste de Brasil

El nordeste de Brasil es uno de los destinos vacacionales preferidos de los argentinos. Con playas paradisíacas y vegetación abundante, son accesibles en distancia y amigables con el bolsillo.

Brasil es el país más grande de Sudamérica y el sexto más extenso del mundo, superado en tamaño únicamente por Rusia, Antártida, Canadá, China y los Estados Unidos. Haciendo honor a sus más de 8.500 kilómetros cuadrados, su territorio nunca deja de sorprender con nuevos destinos que se instalan entre los viajeros como los 'paraísos-que-hay-que-conocer' en determinado momento.

Actualmente, en un contexto económico en el que las vacaciones deben ser, ante todo, cada vez más cerca; hay una zona en particular que se convirtió en la idea fija de gran parte de los argentinos: el nordeste. Con Natal, capital del Estado de Río Grande del Norte, como gran puerta de entrada a un recreo de playas extensas, aguas turquesas y abundante vegetación, esta zona se instaló como uno de los destinos favoritos para las vacaciones 2020.

A continuación, 10 imperdibles en Natal y Pipa para disfrutar en el próximo verano:

Genipabu 

Aquí convive una enorme laguna de agua dulce, dunas móviles que cambian el paisaje por acción del viento, playas de agua cálida y cristalina, y un área de protección ambiental (APA). Todos estos atractivos –sumados a los paseos en camello por las dunas– conforman la postal vacacional más famosa de Rio Grande do Norte.

Ponta Negra

Es una de las más playas más bellas integradas al entorno urbano de Natal. Está enmarcada al sur por el Morro do Careca –un emblema de la ciudad– y al norte por la Via Costeira, una carretera que la conecta con otros importantes balnearios de la ciudad. Una de las marcas registradas de Ponta Negra son las jangadas, los tradicionales botes coloridos de los pescadores locales.

Parque das Dunas

Con sus 1.172 hectáreas, es el segundo parque urbano más grande de Brasil detrás del Parque Nacional de la Tijuca, en Río de Janeiro. Es un área protegida poblada de dunas y mata atlántica que alberga más de 270 especies de árboles y más de 180 especies de mamíferos, reptiles, aves e invertebrados.

Forte dos Reis Magos

En una de las orillas del río Potenji se levanta la construcción más importante de Natal, cuya inauguración marcó el momento de la fundación de la ciudad el 25 de diciembre de 1599. Más allá de su importancia histórica, este monumento colonial ofrece hermosas vistas del río y del mar.

Praia dos Artistas

Es uno de los puntos de la ciudad con mejores olas para la práctica de surf. Además de sus aguas azules y sus arenas blancas, esta playa cuenta con incontables restaurantes y bares donde comer frutos de mar, puestos de artesanías típicas y una rambla para hacer largas caminatas por la costa.

Pipa

A 80 kilómetros de la ciudad de Natal se encuentra la pequeña localidad de Pipa. Más allá de sus hermosas playas, este sitio convoca a los turistas por su calma de pueblo, sus posadas rústicas y su alegre vida nocturna.

Praia do Amor

Desde el cielo, las costas de la playa más famosa de Pipa recortan el mar con la forma de un corazón, de allí viene su nombre: la Playa del Amor. Más allá de su belleza y su interesante propuesta turística, este es otro de los balnearios más famosos del nordeste brasilero para practicar surf y otros deportes acuáticos.

Bahia dos Golfinhos

Es otro de los grandes imperdibles de Pipa. Como su nombre lo indica –golfinhos en portugués es delfines-, aquí es posible avistar delfines que se acercan a nadar y jugar en sus aguas. Los acantilados y la vegetación tropical completan el paisaje de esta extensa playa desierta.

Praia do Madeiro

Por su belleza y tranquilidad, es una playa perfecta para distintos perfiles de viajeros: amigos, parejas y familias con niños. Cuenta con distintas opciones para comer y alquilar reposeras, tablas de surf o kayaks, por lo tanto, dispone de todo lo necesario para pasar un verdadero día de playa sin regresar al alojamiento hasta que caiga el sol.

Praia das Minas

Por la vegetación circundante, es la playa preferida de los amantes de la naturaleza y las caminatas. El mejor momento para visitarla es cuando la marea está baja, ya que se forman impactantes piscinas naturales. Cuando las olas son más grandes no se recomienda nadar en el mar.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping